Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

enviado por maneck
30 de mayo de 2017
Sr. Director...
Me dirijo a usted para hacer público un hecho que se está volviendo costumbre y que afecta directamente a los peatones del centro de la ciudad. Desde hace un tiempo vengo observando como la Plaza de las Monjas se ha convertido en un campo de fútbol donde los niños juegan y, en muchas ocasiones, no respetan a aquellos que se nos ocurre tomar esa dirección, estando expuestos a un balonazo que si bien, en mi caso, no creo que pasara del consiguiente enfado si es verdad que no son pocas las personas mayores que transitan por este lugar pudiéndoles provocar un importante daño. Todo ello, con la anuencia de sus padres que cómodamente toman un refrigerio sentados en alguna terraza y totalmente ajenos a las incomodidades que generan sus hijos, algunos de ellos ya con los añitos suficientes como para que sus pelotazos puedan terminar en algo indeseable. En otros municipios no está permitido el juego de la pelota en plazas y lugares públicos. Quizás se me pueda argumentar el hecho de la ausencia de lugares de ocio para los críos, cuestión ésta competencia del Consistorio, y motivo insuficiente, a mi criterio, para que los demás lo padezcamos. Atentamente.
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)