Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Sergi98
12 de octubre de 2016
DENUNCIAR EL BULLYING ES EFECTIVO, A PESAR DE…
Tras leer carta de una lectora en la que expone los inconvenientes y los aspectos negativos de denunciar el acoso escolar; no he podido evitar recordar una mala experiencia que tuve en cuarto de la ESO, y que me gustaría compartir y debatir con ustedes.
Hace casi cuatro años, en cuarto de la ESO, justamente en el curso en el que entraba nuevo a mi instituto; sufrí acoso escolar (tanto verbal como físico) por un chico de mi clase, el típico adolescente graciosillo y problemático que se dedica a molestar a sus compañeros y profesores y a boicotear la clase con sus bufonadas y estupideces. Esta situación me obligaría a denunciar para cortar de raíz el problema, convirtiendo ese año en uno de los peores de mi vida.
En lo que estoy totalmente de acuerdo con esta leyente, es que denunciar es un lío, ya que tienes que estar yendo a la fiscalía un día sí y otro también, contendiendo continuamente con los letrados, y gastándote irrazonablemente un dineral en ellos, dado que, la mayoría parece que están de aderezo, no hacen absolutamente nada.
Desde mi parecer, estas situaciones no se producirían, y los alumnos no se verían obligados a denunciar si los docentes pusieran un poco de su parte para solventar este problema, algo que por desgracia muchos no hacen. Ante situaciones como esta la mayoría de ellos utilizan la llamada “técnica del avestruz”, ni oyen ni ven nada, ya sea para no implicarse, o para no dar mala fama al centro escolar. Me hace gracia ver, que tanto los docentes como el acosador se quedan con la boca abierta cuando se enteran de que hay una demanda de por medio; y es que si no haces esto, no le ven las orejas al lobo.
Algo en lo que discrepo con ella, es que cuando sufres acoso escolar no hay que callarlo en ningún momento, o la situación podría empeorar. Yo he denunciado, y me ha servido de mucho, ya que cuando lo hice al acosador se le quitaron las ganas de volver a meterse conmigo y con otras personas.



© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress