Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

enviado por Carmelo Prado
21 de noviembre de 2017
Huelva... ¿milenaria?
Seguro que todos hemos escuchado alguna vez aquello de que Huelva es una ciudad milenaria, o que quizá sea la ciudad más antigua de Occidente. Es aquí cuando el sentimiento ‘choquero’ sale de nuestros adentros para afirmar que Huelva es la mejor ciudad del mundo y que ‘tiene de todo’, cuando aquellos que lo afirman seguramente nunca lo han llegado a ver. Es aquí donde me quiero detener, en el pésimo estado de nuestro Patrimonio Histórico.
Huelva es una ciudad que ha albergado a diferentes culturas como la tartésica, la romana, o la árabe, además de ser el lugar donde se gestó el descubrimiento de América. Pero al parecer, esto no es motivo suficiente para que nuestras instituciones se preocupen y hagan algo por nuestro patrimonio. Es bochornoso que se tengan que crear plataformas para la puesta en valor de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de nuestra ciudad, el de isla Saltés, sumido en un gran abandono y que podría llegar a tener una gran relevancia. Es bochornoso que una de las ciudades con más restos arqueológicos de España, pudiéndose incluso convertir en la más importante en este ámbito, tenga la mayor parte del material guardado porque no disponemos de un Museo Provincial adecuado para ello. Es bochornoso que solo instituciones como la Universidad de Huelva o Platalea, entre otras, sean las únicas encargadas de la divulgación histórico-cultural en nuestra ciudad, siendo la política en muchas casos parte del problema, en vez de la solución. Es bochornoso que durante años los que nos gobiernan hayan tenido por bandera tapar yacimientos de nuestra ciudad y darse por satisfechos colocando un cartel que ponga “aquí se encontraba…”. Es bochornoso que la Zona Arqueológica de Huelva se encuentre en riesgo de expolio, y que incluso se cometan y muchos salgan indemnes por ello. Huelva, aunque nos duela decirlo, es bochornosa. Pero no por ella mismo, si no por los que se han encargado en que lo sea.
Para finalizar, me es inevitable cerrar los ojos e imaginar una Huelva con un plan de divulgación histórico-cultural apoyado por todas las instituciones, en el que se ponga en valor lo mucho que tenemos y que sirva para revertir, entre otras cosas, el turismo en nuestra capital, ¿o no nos duele ver cómo marchan autocares a Sevilla cuando llega algún crucero? Como conclusión cito una frase utilizada en tiempos del Imperio Romano que decía “pan y circo” como método para que los ciudadanos no tengan en cuenta las atrocidades que cometían los emperadores. En Huelva, “pan y fútbol”.
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress