Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fotografía enviada por Sergi98
19 de julio de 2016
Como es habitual, y a tan solo unas semanas para las vacaciones de Agosto; muchas familias, entre las cuales me encuentro; ya empiezan a acudir a los talleres para revisar sus vehículos y para cambiar aquellas piezas que son necesarias con el fin de garantizar la seguridad de cara al largo viaje que nos espera a nuestro destino.
Algo que me gustaría denunciar, y tras comprobar los negativos comentarios de clientes de diferentes comunidades autónomas acerca de esta iniciativa; es la deplorable atención y mano de obra de Norauto Alcorcón.
Ayer, tras acudir a la tienda y al taller de Norauto, para cambiar los neumáticos, las pastillas de freno y hacer el paralelo a nuestro vehículo; y tras decirnos que solo tardarían una hora y media en realizar la reparación; tardaron cuatro horas en repararnos el coche (desde las 20:00 hasta las 0:00 .Nosotros no fuimos los únicos en esperar tanto tiempo.
Aunque ese no es el mayor inconveniente; sino la luctuosa mano de obra en el taller y el cuidado que tienen los mecánicos con los vehículos de los clientes. Después de estar cuatro horas esperando a recibir nuestro vehículo enfrente del taller, viendo lo que hacían los mecánicos; comprobamos que el operario no puso las pastillas de freno ( tal y como solicitamos), ya que se le estaba haciendo tarde para ir a casa (eran casi las 23:00); por lo que decidimos ir a poner una querella al encargado de la tienda, quien con una actitud petulante desmintió todo lo que dijimos, (al menos diez personas estábamos enfrente del taller observando lo que hacían los mecánicos) por lo que decidimos poner una reclamación. Ante esta enojosa situación, no volveremos a este taller a reparar nuestro vehículo.
He aquí una fotografía del poco cuidado que tienen los técnicos con los vehículos de sus clientes. Después de que al menos cuatro personas se sentaran, entraran y salieran del coche, ninguno de ellos fue capaz de colocar el plástico de protección del asiento que se había caído; ¡para manchar la tapicería de grasa!





© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress