Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Bueno
Lunes, 15 mayo 2017 | Leída 87 veces
reflexión de josé bueno sobre el recre

Una tercera vez no

Marcar como favorita

Se acabó la liga, el partido ante el Cartagena fue el más tranquilo e intrascendente que recordamos a corto plazo. Daba igual, habíamos sufrido tanto que era necesario un relax. De hecho, la tensión se la llevó el Recreativo B, que consiguió con su victoria ante el Ceuta la permanencia en Tercera División.

La tranquilidad con la que el Decano viajó a tierras murcianas es sólo un necesario espejismo. Los albiazules vivimos un efímero respiro a falta de noticias. Puede parecer, si perdemos la perspectiva, que todo va bien, que la venta se hará, que hay cinco o seis interesados como dice el presidente Zambrano y que quizás lleguemos a un acuerdo con Hacienda. Todo son hipótesis, pero lo cierto es que la normalidad del Recreativo queda aún lejos para lo que un club de fútbol se refiere.

 

Si queremos estar en la vorágine del fútbol deberíamos estar hablando de descartes, renovaciones y posibles fichajes. Eso sería lo normal. Verter opiniones sobre si tal jugador ha rendido o no, poner nuestra confianza en el Secretario Técnico e imaginarnos que somos él surcando los nombres de jugadores desconocidos en categorías inferiores o mirlos blancos que aparecen repentinamente. Es ese momento de la culturilla del fútbol, en que todos sacamos la tendencia de Maldini -el periodista, no el defensa- y vivimos el otro fútbol, el de la gestión, el de la ilusión, el de hacer dibujos con la plantilla, el de desear que llegue el primer día de pretemporada y conocer a nuestros nuevos jugadores.

 

Pero no. A día de hoy el Recreativo no puede ni plantearse pensar en ello. Es un bucle hablar de lo que tenemos que solucionar previamente, pero hay que hacerlo: Hacienda, seguridad social, AFE, RFEF, FAF y empleados del club. La cuenta atrás está activa y queda menos tiempo.

 

Yo noto, en el seno del club, en el propietario, cierta tranquilidad que me hace pensar que todo llegará a buen puerto. Pero, a pesar de que reconozco la dificultad de la gesta de hacer sobrevivir al Recreativo, sería imperdonable hipotecar una tercera temporada seguida. Hipotecarla a nivel de proyecto. A día de hoy no sabemos nada, el Recreativo es una burbuja flotando al lado de una aguja: no sabemos quién será el dueño, ni el secretario técnico, ni el entrenador... Y sólo tienen en vigor contrato un puñado de jugadores (Gálvez, Marín, Sedeño, Ernesto, Manu Torres, Mesa y Aguilar, con perdón de algún jugador del que desconozco sus datos). Y aunque hay predisposición, mostrada especialmente por Núñez, Miguelito o Rafa de Vicente de quedarse en el club, a día de hoy todo son fantasías.

 

Esta temporada hemos estado torpedeados al máximo. Comas se ocupó de eso, de reventar el equipo cambiando de entrenador y fichando a quién le apetecía, ejerciendo de dueño hasta que legalmente tuvo que dejar de serlo. Ha sido un milagro sobrevivir. Lo que quiero ahora es que el dueño siga ejerciendo de dueño, porque, tras dos años más que sufridos en Segunda B un tercero podría ser nefasto. El recreativista, el aficionado, no va al campo a disfrutar, si no a sufrir. Y sí, somos un equipo sufridor, pero todo tiene un límite. Creo que seguimos siendo titanes en Segunda B, que con poco que vayan las cosas bien haremos un equipo fuerte, pero todo parte de una pequeña estabilidad.

 

Sé que lo que pido es difícil, pero necesario. Desde octubre se han hecho cosas, pero había que predecir que llegados a este mes lo importante era comenzar el proyecto, no seguir buscando el proyecto. Que sí, que lo entiendo, que empatizo... Que no queremos otro Comas. Que el Recre es un agujero de dinero que ni Stephen Hawking podría explicar. Pero también tenemos que asumir el rol de aficionado y pedir que no se cumpla, por tercer año, una temporada al ralentí por no poder planificarla.

 

Aún estamos a tiempo. Queda una cuarentena, prácticamente. Pero día que ganemos, día que mejoraremos para competir en Segunda B. Es decir, el Recre se puede vender -o que el propietario asuma la gestión de verdad- hasta el día 15 o 20 de junio. Después requiere ese plazo para mover burocráticamente el dinero. Quizás hasta el propio 30 de Junio se pueda hacer todo, aunque no sé si aguantaremos esa pesadilla otra vez. Pero si el cambio se produce en la primera semana de junio quizás si tengamos la posibilidad real de competir en condiciones en la categoría de bronce. De otra forma, no podemos engañar a nadie: El objetivo será sobrevivir, a duras penas, como esta temporada.

 

Dicen que no hay dos sin tres. O que a la tercera fue la vencida. Es como el vaso de agua medio lleno y medio vacío. Apliquen la frase como su optimismo/pesimismo desee. Yo tengo claro que cada minuto cuenta. Un minuto de más, es más positivo para todo el proyecto Recre.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress