Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Esperanza Gómez Harriero
Sábado, 13 mayo 2017 | Leída 115 veces
psicosalud

Miedos infantiles en el primer año de vida

Marcar como favorita

Hace unos meses publicaba en mi blog este artículo donde hablaba, en general, de los temores durante la niñez. Hoy me gustaría centrarme en las formas más comunes en que se manifiesta el miedo durante el primer año de vida.

Como ya comenté, el miedo es una emoción natural que sirve para ponernos alerta en situaciones amenazadoras y que nos ayuda a protegernos de posibles peligros. Es decir, el miedo existe para garantizar nuestro bienestar físico y psíquico. Tiene, pues, una importante función. Además, esta emoción nos ofrece la oportunidad de aprender a enfrentarnos a situaciones difíciles que nos vamos encontrado a lo largo de nuestra vida.

 

[Img #177438]Por tanto, más que pretender que los niños eviten sentir el miedo, es más adecuado que les enseñemos cómo afrontarlo para que no les paralice ni obstaculice su vida futura. En el artículo que he mencionado al comienzo aparecen unas indicaciones más concretas a este respecto.


El miedo va evolucionando con la edad, en función de la madurez que vamos adquiriendo. A lo largo de la infancia aparecen temores propios de cada etapa del desarrollo. Son los llamados miedos evolutivos, y en mayor o menor medida, todos los niños los tienen. En concreto, de los 0 a los 12 meses, las reacciones de los bebés a estímulos que le asustan son de sobresalto y/o llanto.


Miedo a ruidos extraños y objetos que aparecen bruscamente
Los ruidos fuertes o extraños pueden ser el sonido del teléfono, el timbre de la puerta, el despertador, una voz fuerte, una bocina, etc. En cuanto a los objetos que aparecen bruscamente, por ejemplo, nos referimos a alguien que se acerca de manera rápida sin que lo vea venir, o a un muñeco que le mostramos de forma repentina.


Para entender este miedo, hay que tener en cuenta que el bebé viene de un entorno muy protegido, sin sobresaltos, escuchando únicamente sonidos como la voz de su madre o sus latidos. Pero una vez nace, todo eso desaparece, y ahora tiene que adaptarse a un ambiente desconocido donde experimenta algunas sensaciones desagradables que alteran su tranquilidad.


[Img #177439]El sentido del oído lo tiene formado desde antes del nacimiento, lo que hace que sea muy sensible a todo tipo de ruidos.


Su vista, en cambio, aún es inmadura; no identifica figuras ni rostros hasta bastante avanzado el primer año. Teniendo esto en cuenta, es normal que se asuste cuando surge de repente un objeto inesperado que no reconoce pues podría ser una fuente de peligro.


Cómo ayudar al bebé. Cuando los bebés se alteran mucho (lloran, chillan) ante un ruido fuerte o un objeto que aparece de manera brusca ante ellos, lo que necesitan es que los calmemos. Podemos abrazarlos, hablarles con voz suave, acercarnos de forma relajada… en definitiva, transmitirles tranquilidad. Aunque sean pequeños y aún no entiendan las palabras, sí que notarán el tono con el que se las decimos.


Es importante (sobre todo cuando son algo mayores) que no nos burlemos de lo que les ocurre, sino que actuemos con respeto hacia el miedo que siente. Una vez estén más calmados, podemos llevarlos hacia la fuente del ruido y explicarles de dónde procede, o enseñarles más detenidamente ese muñeco con el que se han asustado para mostrarles que es inofensivo.

 

Miedo a los extraños
Entre los 6 y los 9 meses el bebé comienza a diferenciar el rostro humano de manera más profunda. Ya es capaz de reconocer a sus padres y a las personas que suelen estar a menudo a su lado. Hasta ahora, el bebé sonreía ante cualquier rostro, pero a partir de estos momentos solo lo hará con las personas a las que conoce.
Ante un rostro extraño o poco conocido, el bebé se siente inseguro y tiene miedo al considerarlo una posible fuente de peligro.

 

Cómo ayudar al bebé. Puede pasar que llore un rato, o que se muestre intranquilo si no está en brazos de sus padres (o personas con quienes tiene un vínculo de apego). Como hemos dicho, es un miedo normal y forma parte de su evolución, pero eso no significa que no podamos ayudar a que lo supere.


Cuando estemos con otro adulto al que no conoce o no ve tan a menudo, es importante que nuestro bebé nos vea próximos a esa persona. A través de nuestros gestos, nuestra voz, gestos de cariño, etc. podemos mostrarles que es una persona amigable y que no tiene por qué sentir miedo.

 

Por ejemplo, al encontrarnos, es buena idea dejar que primero esa persona nos salude a nosotros y después al bebé. También podemos contarle quién es, que es una amistad nuestra, que ha venido a vernos porque nos quiere, etc. Así se irá acostumbrado a situaciones desconocidas y personas extrañas de una manera paulatina, a su ritmo y sin forzar las cosas, simplemente estando a su lado en momentos así.

 

[Img #177440]Miedo a la separación
Este miedo suele ser conocido como la angustia de los 8 meses, ya que se da entre el sexto y el octavo mes de vida. Habitualmente se manifiesta con llanto y gritos cuando ve que sus padres se alejan.
Esto es debido a que ya está establecido el vínculo de apego con sus padres. Gracias a ello, se siente seguro para empezar a desplazarse por sí mismo y comenzar a descubrir el mundo que lo rodea. Ahora bien, cuando la separación es forzosa o son los padres quienes se alejan del bebé, se produce en este un sentimiento de inseguridad. Se ve indefenso y desprotegido y siente miedo.


No puede entender aún que sus padres volverán, todavía no tiene la concepción del tiempo que poseemos los adultos. Para el bebé, la supervivencia y seguridad depende de sus principales figuras de apego y es perfectamente natural que sienta mucho miedo cuando las pierde de vista.

 

Cómo ayudar al bebé. En la medida de lo posible, para el bebé lo mejor es que sus principales figuras de apego estén a su lado. Esto no siempre es posible, normalmente porque los padres tienen que trabajar, así que resulta conveniente que haya otras personas con las que pueda establecer un vínculo de seguridad, como por ejemplo sus abuelos.


Muchos expertos recomiendan que nos despidamos del bebé siempre que vayamos a dejarlo. Esto implica, con casi total probabilidad, que se pondrá a llorar ante nuestra marcha. Sin embargo, parece ser más adecuado hacerlo así que desaparecer de repente sin que haya habido una explicación de por medio para que su confianza en nosotros no se vea deteriorada.

 

Una manera de ir habituándolo a las separaciones, si tenemos la posibilidad, es ir aumentando el tiempo paulatinamente. Primero irnos unos minutos, e ir tardando más cada vez. En muchas guarderías esto se hace durante el periodo de adaptación.

 

También existen juegos que pueden ser útiles, como el escondite o el “cu-cu-tras” con los que se va comprendiendo lo que se conoce como la constancia del objeto. Es decir, que aunque no siempre pueda ver a mamá o a papá, ella o él siguen allí.

 

Cuando estamos en casa y tenemos que ir a otra habitación sin posibilidad de llevar al bebé con nosotros, siempre podemos hablarle. Al menos al oír nuestra voz se sentirá algo reconfortado.

 

Conclusión
Lo importante es comprender que estos miedos son parte de su desarrollo, que son naturales y no hay nada de lo que preocuparse. Si le transmitimos seguridad, si le hacemos sentir que estamos a su lado para protegerlo, los temores irán pasando de una manera mucho más llevadera y sin ninguna complicación.

 

Referencias:


• Berazaluce, E. y Diego, E. A qué tienen miedo los niños. Síntesis. 2003.
• Faber, A. y Mazlish, E. Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen. Medici. 2005.
• Guía Los miedos en la infancia de Edukame.com.

 

[email protected]
Esperanza Gómez Harriero
www.esperanzaharriero.com
https://www.facebook.com/EGHarriero
Twitter: @EGHarriero
Telegram: telegram.me/egharriero

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress