Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manu López
Lunes, 20 marzo 2017 | Leída 146 veces

Razones para sonreír

Marcar como favorita

En estas últimas temporadas poco ha podido disfrutar el aficionado del Recreativo de Huelva de su equipo. Al margen de las movilizaciones y la lucha por su club, en lo puramente deportivo han sido temporadas de sufrimiento y de mucha amargura. 

No es algo nuevo para el recreativista, acostumbrado a muchos sinsabores, pero también forjado al calor de la humildad. Por eso las victorias siempre tienen un sabor especial y por eso cuando el equipo gana, los lunes son días para el disfrute relajado. Son días para sonreírle a la vida, sabiendo que  estamos vivos y que no es poco.

 

Está claro que en medio de tanta incertidumbre en el aspecto institucional, cualquier alegría por pequeña que sea es más que bienvenida. Así, días como los de ayer, en los que el Decano logró una trabajada victoria a domicilio ante un modesto Mancha Real, saben a gloria. Cualquiera diría que no hace mucho el Recreativo lograba una histórica victoria en el Santiago Bernabéu, o destacaba por ser 'cabeza de ratón' en la Segunda División A. Ahora los tiempos han cambiado y es a lo que debe acostumbrarse el club, mientras siga teniendo encima la pesada losa que dejó la ruinosa etapa de Gildoy España. 

 

El aficionado tiene el cuerpo hecho en lo deportivo. Ha visto mucho fútbol y los incondicionales han apoyado al Decano en tiempos  igual de complicados y austeros que estos. Los diez años en la anterior etapa en Segunda B curtieron mucho, pero está claro que la preocupación pasa por la tranquilidad en lo económico. Es necesaria una estabilidad a todos los niveles y que el club recupere una cierta normalidad, pero para ello el Ayuntamiento debe encontrar la fórmula que permita pagar el dinero que exige Hacienda para el acuerdo singular.  Como propietario y una vez agotados todos los frentes, no tiene más remedio que preservar uno de los emblemas de la Ciudad. El BIC, que le permitió alejar a Pablo Comas del club, ahora le exige no fallar y cumplir con todos los compromisos adquiridos.

 

Es evidente que si el club está cobrando los abonos y utilizando cuentas bancarias para transferencias es porque las negociaciones con la Agencia Tributaria van por el buen camino. Pero tampoco se sabe mucho más que lo que permite la divagación y especulación. En el club el hermetismo en este tipo de asuntos es total y se entiende cuando prefieren dosificar cualquier tipo de información al respecto. Pero estamos en marzo y ya va siendo hora de mostrar las cartas. Para saber básicamente en que escenario vamos a tener que fajarnos en estos meses que quedan tan decisivos.

 

Mientras tanto, Pavón y los suyos seguirán a lo suyo. En silencio, trabajando desde la prudencia y con todas las armas de las que disponen para conseguir que al menos, en el apartado deportivo, se pueda vivir un tramo final de temporada lo más desahogado posible.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress