Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esperanza Gómez Harriero
Sábado, 18 marzo 2017 | Leída 109 veces
psicosalud

Estrategias de afrontamiento para padres y madres de niños con autismo

Marcar como favorita

La crianza de un niño diagnosticado con autismo representa un gran desafío para sus padres, y puede conducir a altos niveles de estrés y angustia como resultado de su intento de satisfacer todas las demandas de sus hijos.

Los padres de niños con TEA tienen mayor puntuación en niveles de estrés que otros grupos de padres. A lo largo de todo el proceso de crianza, las estrategias de afrontamiento desarrolladas representan una de las herramientas esenciales que les permitirán adaptarse de manera sana a diferentes situaciones y alcanzar un alto nivel de satisfacción con su vida.

 

Qué son las estrategias de afrontamiento
Autores como Lazarus definen el afrontamiento como los esfuerzos cognitivos y de comportamiento, siempre cambiantes, que desarrollamos para satisfacer demandas específicas (externas y/o internas) que exceden los recursos de la persona. Este autor diferencia entre las estrategias centradas en los problemas y las centradas en las emociones.


- Estrategias centradas en los problemas: entran en juego en aquellas situaciones que se piensa que son cambiantes, dando lugar a una serie de acciones destinadas a alterar las circunstancias actuales.


- Estrategias centradas en las emociones: se ponen en marcha en situaciones problemáticas en las que la persona considera difícil el cambio y, por lo tanto, la estrategia apunta a cambiar sus propios sentimientos y actitudes hacia el problema.


[Img #172869]Frecuentemente, el nivel de satisfacción de vida en los padres de niños con autismo está seriamente amenazado, especialmente para las madres (en general, son ellas las que pasan más tiempo cuidando de sus hijos). Los desafíos diarios en el cuidado son muchos y afectan a la salud de los padres y a su capacidad de manejar las necesidades del niño y de la familia. Algunos de los numerosos factores de riesgo que enfrentan estas familias son los niveles de sobrecarga, la vulnerabilidad a trastornos emocionales, estrés, malestar, depresión, peor salud mental y física.


Teniendo esto en cuenta, el desarrollo de un fuerte sentido de autoeficacia puede ser una variable que los proteja de las demandas del medio ambiente. La autoeficacia es definida por Bandura como la creencia o la confianza que una persona tiene en su capacidad o eficacia personal para manejar correctamente una amplia gama de desafíos que suceden en la vida diaria.


Bandura señala que esas expectativas de eficacia determinan el inicio y el mantenimiento de las conductas de afrontamiento a pesar de los obstáculos y dificultades presentes en la vida cotidiana. El desarrollo de un alto sentido de autoeficacia en los padres de niños con autismo es un aspecto clave para una atención exitosa ya que actúa como mediador entre los factores estresantes diarios y el nivel de satisfacción personal.


Las expectativas de autoeficacia se desarrollan como consecuencia de un proceso mediante el cual los padres adquieren un mayor sentido de control, ya que toman conciencia de su capacidad de tomar decisiones en el presente con el fin de tener un futuro mejor.

 

[Img #172870]Lo que sabíamos hasta ahora
En los años 2002, 2003 y 2006, Gray encontró en sus estudios de investigación que las mujeres tendían a experimentar niveles más altos de estrés que los hombres,
incluso si el número de eventos estresantes objetivos era similar en ambos casos, lo que significa que el impacto de los eventos era más fuerte en el caso de las mujeres.


Con respecto a las habilidades de afrontamiento, algunos autores afirman que hay más similitudes que diferencias, y que las diferencias son frecuentemente pequeñas y no relacionadas con el género sino con la naturaleza del estresor o con otros factores contextuales.


Hay un gran número de investigaciones que analizan las diferencias en las estrategias de afrontamiento de mujeres y hombres. Sin embargo, no han llegado a una conclusión clara o coherente. Más específicamente, Tehee y sus colaboradoras en 2009 afirmaban que, en general, las mujeres usan estrategias de afrontamiento más útiles que los hombres, tanto centradas en los problemas como en las emociones.

 

Investigaciones recientes
Según un estudio reciente, las estrategias de afrontamiento funcional muestran una mayor relación con la satisfacción vital de los padres, siendo la primordial las expectativas de autoeficacia que tengan padres y madres. Por ello, es conveniente dotarlos de las herramientas necesarias para que su autoeficacia aumente.


Además, encontramos algunas diferencias entre géneros con respecto a las estrategias de afrontamiento asociadas con una mayor satisfacción en la vida: en las mujeres, el nivel de autoeficacia percibida es la variable más importante, mientras que en los hombres la estrategia principal es la resolución de problemas.


Con respecto al nivel de satisfacción, no se ven diferencias significativas según el género. Este hallazgo es bastante interesante, ya que los estudios anteriores generalmente indicaban que las madres muestran un nivel mayor de angustia, ansiedad y depresión en comparación con los padres. Ahora parece que ya no es así.


Son muchas las dificultades que estos padres encuentran cada día. Esa es la razón por la que las estrategias de afrontamiento son una de las variables que pueden evitar que desarrollen posibles trastornos emocionales.


[Img #172871]Según los resultados obtenidos, las madres pueden beneficiarse más del apoyo social, de la resolución de problemas y de la reestructuración cognitiva. Por otra parte, parece conveniente que dejen a un lado la autocrítica, el pensamiento ilusorio y eviten el retraimiento social. La auto-culpabilidad y el aislamiento generan mayor nivel de angustia y ansiedad. Esto las aleja de encontrar posibles soluciones necesarias para problemas específicos que se les presenten. Asimismo se observa que las madres utilizan más estrategias funcionales centradas en la emoción, tales como el apoyo social o la expresión de emociones.


Los padres, por su parte, presentan más autoeficacia. Esto podría ser el resultado de estar más vinculados a su trabajo y, por lo tanto, estar parcialmente lejos de las tareas de cuidado más estresantes. En el caso de los hombres, la resolución de problemas es la estrategia de afrontamiento que mayor satisfacción les genera. Este tipo de afrontamiento suele asociarse con los hombres, ya que con frecuencia actúan de manera práctica y racional y prestan menos atención a los aspectos emocionales relacionados con situaciones estresantes.


Muchos estudios muestran que las mujeres suelen utilizar estrategias centradas en la emoción, mientras que los hombres suelen preferir las estrategias enfocadas en el problema. A pesar de haber encontrado algunos detalles distintivos entre hombres y mujeres con respecto a cómo lidiar con los problemas, también vemos que las diferencias no son tan marcadas como se podría esperar. Los resultados sugieren que hay más semejanzas que diferencias entre padres y madres en su manera de combatir el estrés diario. Lo más importante desde el punto de vista de los profesionales es saber entender los desafíos a los que se enfrentan padres y madres para facilitarles la vida en la medida de nuestras posibilidades.


Por último, y en general, las estrategias orientadas a evitar o distanciarse de la realidad disminuyen el nivel de bienestar de los padres. Esta actitud entorpece la planificación y resolución de las dificultades derivadas del cuidado de un niño con autismo.

 

Conclusiones
Podemos resumir los hallazgos con los que contamos en la actualidad de la siguiente forma:


- Las expectativas de autoeficacia son un claro predictor de la satisfacción vital tanto en padres como en madres.

- En las mujeres, aumenta la satisfacción vital cuando se ponen en marcha estrategias funcionales como la resolución de problemas, el apoyo social y la reestructuración cognitiva.
- En los hombres, aumenta la satisfacción con su vida cuando aplican la resolución de problemas y cuando expresan sus emociones negativas.
- Las altas expectativas de autoeficacia están relacionadas con una mayor satisfacción vital en ambos sexos.
- En las mujeres, estrategias disfuncionales de afrontamiento como la autocrítica, el pensamiento ilusorio (hacerse ilusiones alejándose de la realidad) y el retraimiento social hacen que disminuya la satisfacción con la vida.
- En los hombres disminuye la satisfacción vital con la autocrítica, el pensamiento ilusorio y la evitación de los problemas.
- Se dan los mismos niveles de satisfacción vital tanto en hombres como en mujeres, es decir, que no existen diferencias con respecto al género.
- Hay diferencias en las estrategias de afrontamiento que usan hombres y mujeres, pero son muchas más las similitudes entre ambos sexos.


Es importante darse cuenta de la necesidad de una intervención temprana con los padres para promover estrategias de afrontamiento y autoeficacia que eleven sus niveles de satisfacción.


[email protected]
Esperanza Gómez Harriero
www.esperanzaharriero.com
https://www.facebook.com/EGHarriero
Twitter: @EGHarriero
Telegram: telegram.me/egharriero

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress