Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Jueves, 9 marzo 2017 | Leída 250 veces

¿Renovamos a Pavón?

Marcar como favorita

No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo, pero debido a la igualdad y a la mediocridad de la categoría al Recre le ha bastado con encadenar una miniracha de buenos resultados (siete puntos de los últimos nueve en juego) para encarrilar la permanencia, así que ya también es lícito que se empiece a pensar en el futuro. Por motivos propios o ajenos, el caso es que este club lleva improvisando varias temporadas, así que ojalá que de una vez por todas pueda ir construyendo con tiempo su futuro proyecto desde mayo o incluso antes.

Se va a lograr la permanencia. Incluso posiblemente con menos sobresaltos que la pasada temporada, donde hubo que sufrir y esperar hasta la última jornada. La plantilla es mejor que entonces. Ahora tiene más alternativas y más calidad. No era para luchar por el ascenso por todos los sucesos surrealistas del pasado verano, por los impagos, por las dudas en el mercado invernal o por tener a su entrenador en la grada durante 12 jornadas. Pero tampoco era para estar prácticamente media campaña en los puestos de descenso. Una vez que Juan Manuel Pavón ha podido estar dando instrucciones desde el césped, no hacía falta ser demasiado avispado para saber que el equipo albiazul iba a despegar y a sumar muchos más puntos en la clasificación. Ahí está ya el Decano con cifras de zona media-alta en la segunda vuelta liguera. En Navidad todo se veía negro y los números ofensivos del Recre eran los peores de toda su historia. A partir de ahí, nueve encuentros seguidos viendo puerta y la sensación de que la cosa no va a parar ahí porque el momento de forma que atraviesan la mayoría de los jugadores del centro del campo es excelente.

 

Evidentemente no hay que lanzar las campanas al vuelo porque ya la pasada temporada parecía todo hecho tras ganarle, de manera consecutiva, al Granada B, Algeciras y Marbella, y después el objetivo se consiguió de manera agónica. El conjunto onubense está a cuatro puntos del noveno clasificado, que es el Linares, pero también marcha a únicamente seis del colista. El cacao y el atasco de equipos que hay en un escaso margen en la tabla es tremendo y el que se duerma lo pasará mal. De ahí que sea recomendable sacar al menos adelante dos de los cuatro partidos que va a afrontar ahora el Decano ante rivales directos por la salvación, Córdoba B, Mancha Real, El Ejido y La Roda. De no ser así, regresarán los fantasmas. El gol de Miguelito ante la Balompédica Linense creó un efecto similar al de Rubén Mesa hace justo un año contra el Granada B. En el descuento y tras un encuentro sembrado de dudas y de pitos en la grada. Sin ese tanto, nunca se sabe qué hubiera pasado después en los dos difíciles desplazamientos a Murcia y Linares. Pero así es el fútbol. Todo son detalles, momentos puntuales, adrenalina, que la pelotita entre y que se genere debate. Lo demás son ventajismos, en algunos casos interesados. Hace 15 días Unay Emery era un fenómeno y Luis Enrique un fracasado, y ahora el cuento ha cambiado. Hay que vivir el momento y aprovechar los estados de ánimo. Por eso es el deporte rey.

 

En breve ya estará en la calle el debate de si hay o no que renovar a Pavón. Para empezar, es una decisión que ni siquiera se sabe si le va a corresponder tomarla a los actuales miembros del Consejo de Administración y, por ende, a los dueños del club, el Ayuntamiento de Huelva. Si no hay venta, que a este ritmo ni siquiera es seguro que la haya en verano, todo va a depender de lo que ocurra en las diez últimas jornadas, pero por ahora el balance del técnico onubense es bastante positivo. Se le criticó al principio porque ni el juego ni los resultados eran positivos, pero hay que tener en cuenta que no le dejaron fichar en verano y que estuvo 12 partidos seguidos en la grada. Una vez que ha podido estar en el césped, sus números son prácticamente de luchar por el ascenso. Así que si deja al equipo en la mitad de la tabla, que pienso que lo va a conseguir, yo ya me mojo para decir que lo renovaría. También dije el pasado mes de mayo que Alejandro Ceballos se merecía haber renovado. Después pasó lo que pasó y me defraudó tremendamente a nivel personal. El sevillano se lo curró de lo lindo en esa primera etapa peleando contra los impagos y las dificultades a la hora de entrenar y de viajar. Ahora Pavón se está topando con lo mismo y, aunque tiene una mejor plantilla que la del año pasado, también está trabajando de manera excepcional y sin hacer ruido. Son casi más psicólogos que entrenadores y no es fácil dominar un vestuario que no cobra. Es verdad que estuvo a punto de marcharse en Navidad al Málaga juvenil, pero una vez que se quedó aquí, y también pese a estar bajo la lupa de algunos de sus compañeros por no secundar la huelga de trabajadores, se ha dejado la piel por el Decano.

 

Renovar a Pavón tendría muchos síntomas positivos. La afición le quiere, aunque lógicamente cuando los resultados no han llegado se le han discutido (y con razón) ciertas decisiones técnicas. Eso pasa en todos los sitios. Es hasta sano si se hace crítica de manera constructiva y sin insultar. Además, conoce a la actual plantilla y esta base de futbolistas, reforzada con cuatro o cinco refuerzos de calidad, le permitiría al Decano pelear seguro por cotas más altas. Y también con tiempo podría ir cerrando cosas en el mercado junto a Manuel Toledano. El secretario técnico lleva casi dos años en el cargo y todavía no ha podido hacer prácticamente nada. Sería muy osado que enjuiciáramos su labor. Yo al menos aún no me puedo mojar porque casi todo lo que ha venido en este tramo lo trajeron Pablo Comas, Fernando Iturbe y José Luis Peña. Con más errores que aciertos, visto lo visto y con datos objetivos. Hay que trabajar con tiempo para no partir en inferioridad de condiciones con el resto de aspirantes al ascenso. Al Recre quieren venir la mayoría de los futbolistas que están destacando en Segunda B, pero lógicamente también habrá que ver en qué condiciones está el club a nivel institucional dentro de un par de meses.

 

Los buenos resultados de las últimas jornadas han hecho que nos estemos olvidando de algo tan importante como la economía del Decano. Al final casi todos, aficionados y prensa principalmente, nos dejamos guiar por el resultado de cada fin de semana. Pero no hay que llamarse a engaño. Sin un comprador y sin un acuerdo con Hacienda, en verano es posible que se roce otra vez la desaparición o un descenso administrativo. Los jugadores punteros de la actual plantilla se irían del Decano y los trabajadores, mileuristas en muchos casos, seguirían en su lucha agónica por sostener a sus familias. Desde aquí un abrazo fuerte a todos ellos. No están solos en su lucha. Lo deportivo lo eclipsa casi todo. Así está montado esto, pero las injusticias y el caos que sembró Gildoy, y que tarde o temprano acabará pagando, está teniendo varios nombres propios en forma de damnificados, y los empleados del club seguramente son los más perjudicados y los más olvidados.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)