Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carmen Canterla
Sábado, 18 febrero 2017 | Leída 848 veces
sexología

Eyaculación retardada

Marcar como favorita

Es frecuente oír hablar en diferentes foros sobre la eyaculación precoz, sobre cuánto tiempo tarda un hombre u otro, sobre los grandes esfuerzos que hacen algunos por retrasar el momento de la eyaculación, etc.; lo que no es tan frecuente oír es que hay algunos hombres que sufren justo lo contrario, la tardanza para que llegue ese momento, la eyaculación, y esto les ocasiona un gran malestar emocional y, en muchas ocasiones, malestar físico tanto a él como a su pareja.

Quizás hay personas que piensen: ¡Qué bien! Así tenemos más tiempo para disfrutar del placer sexual”; pues no, nada más lejos de la realidad. Dado que estos hombres sienten excitación, desean eyacular y no lo consiguen, por lo que pueden llegar a sentir frustración, molestias físicas en el pene e incluso se ve deteriorada su autoestima y puede ocasionar problemas en su relación de pareja.

 

¿Qué es la eyaculación retardada?
Es un trastorno del orgasmo masculino. El hombre tiene dificultad para eyacular a pesar de haber tenido una buena estimulación sexual, sentirse excitado y presentar una erección adecuada. Este retraso en la llegada de la eyaculación puede presentarse solo durante el coito o el sexo anal y que si pueda alcanzarse a través de la masturbación o sexo oral; pero también puede ser generalizada presentando un retraso no deseado para eyacular en cualquier contacto sexual.

 

[Img #170825]¿Causas que la pueden provocar?
Las causas que pueden originar esta disfunción sexual pueden ser físicas, farmacológicas o psíquicas.

 

Entre las físicas están:

 

- Lesiones medulares, neuropatías diabéticas o alcohólicas, etc.
- Obstrucción de las vías seminales.
- Algunas alteraciones hormonales
- Hipertonificación del suelo pélvico, debido al excesivo control para el retraso previo intencionado de la eyaculación durante periodos prolongados de tiempo.
- Algunas cirugías como por ejemplo la cirugía abdomino-pélvica.
- Etc.

 

Entre las de origen psicógeno se encuentran:

- Actitudes sexuales negativas.
- Relaciones sexuales traumáticas.
- Falta de confianza en sí mismo, especialmente en materia sexual.
- Miedo a cómo va ser evaluado sexualmente por su pareja (“mal amante”)
- Problemas de pareja.
- Deseo de no tener hijos.
- Problemas psicológicos (por ejemplo, algunos hombre con un trastorno obsesivo-compulsivo)
 

Con respecto a la influencia que podrían tener algunos medicamentos sobre el desarrollo o mantenimiento del retraso persistente de la respuesta eyaculatoria no deseada están:

 

- Algunos psicofármacos.
- Algunos tratamientos para el control de la presión arterial.
- Etc.

 

[Img #170826]¿Cómo tratarla?

Lo primero es acudir a un especialista en Urología para que realice las pruebas necesarias con objeto de descartar la posibilidad de que exista una causa física que pueda estar provocando el problema sexual o si están tomando algún fármaco valorar si este puede el que cause el retraso no deseado de la eyaculación.


Una vez descartada causa física, acudir a un especialista en psicología y sexología que los guíe en cómo afrontar y superar el problema. 


¿En qué consiste el tratamiento psico-sexológico?
El objetivo es enseñar al hombre a tener una respuesta sexual sana y satisfactoria, recuperando la respuesta eyaculatoria deseada. 


Hay que evaluar la aparición y evolución de la disfunción sexual, las creencias y actitudes que tiene el hombre y su pareja frente al problema y las “estrategias” que han usado para superarlo, con objeto de reestructurar falsas creencias y expectativas negativas.


Al iniciar el tratamiento se les indica que es necesario que durante un tiempo no mantengan relaciones de penetración (coita o anal). Reconducir la atención del hombre a reconocer y disfrutar de las sensaciones placenteras que se van despertando en su cuerpo, que la excitación debe ir apareciendo de forma progresiva. En principio, no debe centrar las caricias solo en el pene (todo tu cuerpo es una fuente de placer, sólo tenemos que conocerlo). Posteriormente se pasará a la autoestimulación genital (es aconsejable el uso de lubricantes) para ir aproximándonos al objetivo, conseguir eyacular en el tiempo deseado. A continuación, incorporar a la pareja y compartir con ella la autoestimulación del pene alternando la mano de uno y de otro u otra miembro de la pareja.

 

Superada esta fase se pasará a orientar a la pareja para iniciar la inserción progresiva del pene en vagina o en el ano, siguiendo unos pasos que el especialista les irá marcando. Conseguidos los objetivos marcados en esta fase, se inicia la última fase de tratamiento en la que deben mantener relaciones sexuales pero con las pautas marcadas hasta que la respuesta eyaculatoria sea la deseada. Es importante continuar practicando estas últimas pautas marcadas por el especialista para que el momento de la eyaculación deseado, se repita durante un tiempo medianamente prolongado (en torno a 3 meses). Y a partir de aquí… a disfrutar de las relaciones sexuales libres!


Hay algunos casos en los que es conveniente que el hombre acuda a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, para que valore el estado del suelo pélvico por si existe una hipertonía que pueda dificultar la evolución del tratamiento. Si existe hipertonía, el fisioterapeuta realizará unos masajes en la zona pélvica y enseñará a la pareja a realizarlos para devolver el tono muscular adecuado.


Como ya os he dicho en artículos anteriores, cuando se tiene pareja la actitud de ésta frente al problema que viven (ambos) es muy importante para el buen desarrollo del tratamiento y que los resultados de éste sea los deseados. Superar el problema es un beneficio para los dos, que les llevará a disfrutar de su sexualidad de forma sana y satisfactoria. 


No dejes de vivir tu sexualidad satisfactoriamente, si tienes algún problema que te lo impida busca la ayuda del profesional necesario y soluciónalo. 

 

Y recuerda: Disfrutar del sexo es una experiencia muy saludable.

 

Carmen Canterla
Psicóloga Sexóloga
Co-Directora del I.S. Vidacer Huelva.
NICA 44915
                    C/La palma, 10 Local Bajo. Huelva. Tlf: 959 54 40 11

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress