Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ricardo Ubric
Lunes, 16 enero 2017 | Leída 143 veces

Cien días con nota

Marcar como favorita

Cumple Manolo Zambrano cien días como presidente con una nota bastante alta y con las señas que se le presumían en esta etapa tenebrosa, dura y de transición que le ha tocado vivir al Decano. Ha trabajado en la sombra, sin ruido, sin entrar al trapo de cosas que le han dolido y demostrando que su recreativismo está por encima de la popularidad o de apuntarse medallitas. Eso lo deja para otros. Y los frutos saltan a la vista. Enhorabuena. Que siga así y que continúe contribuyendo a la resurrección tras la devastadora obra que le dejó Pablo Comas como herencia.

Se apuntaba el mes de enero como absolutamente decisivo para el devenir presente y futuro del Recre y por ahora en una balanza podría decirse que está arrojando más noticias positivas que negativas. No hay que lanzar las campanas al vuelo porque queda mucho que hacer a todos los niveles, pero no estaría mal que los críticos con los movimientos actuales del Decano recuerden como había dejado esto el innombrable. Hecho un solar, y a un muerto no se le resucita de la noche a la mañana sino con muchas horas de trabajo y tomando decisiones a veces impopulares. Claro que se pueden hacer críticas constructivas, pero también hay que ponerse en la piel del Ayuntamiento de Huelva y de los miembros del Consejo de Administración del club onubense y analizarlo todo con meridiana perspectiva y cierta objetividad. Quizás, a mi juicio, están yendo algo lentos con el tema de la venta, pero por lo demás están actuando con paso firme y, lo más importante, sin las mentiras y el oscurantismo de la etapa de Gildoy.

 

El que tenga un problema puede acudir a Manolo Zambrano. Es un hombre temperamental. Lo vive, lo siente y lo sufre porque es un recreativista de los pies a la cabeza. No está aquí para hacer negocio, como el lamentable personaje llegado desde Madrid hace un lustro, sino para tratar de que las cosas marchen con meridiana tranquilidad y transparencia en el Decano. Cuando le digan que hasta aquí ha llegado, se marchará como vino, es decir, sin hacer ruido, tal y como hizo cuando le destituyeron como entrenador en 2008. Y mientras tanto, los futbolistas pueden tener un trato cercano con él (ahí están los casos de Dani Molina, Iván Aguilar o Ubay Luzardo), y también los técnicos de la casa y los empleados. Puede estar equivocado en algunas cosas, porque es humano como todos, pero no te va a tratar con prepotencia como el innombrable sino que va a razonar contigo las causas de por qué toma una u otra decisión. Claro que ha recibido críticas y las seguirá recibiendo, eso va en el cargo, pero hace bien en no entrar al trapo y además creo que buena parte de ellas son inmerecidas. Ha sumado más de lo que ha restado en estos cien días y las perspectivas son halagüeñas con temas como los del acuerdo con Hacienda, con Alejandro Ceballos, con los empleados del club y con los futbolistas para que levanten las denuncias ante la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y el Decano pueda reforzarse en el mercado invernal.

 

El asunto de los trabajadores del Recre es bastante peliagudo. Pero es que no quedaba otra que coger el toro por los cuernos y afrontar el problema. Los propios empleados en el futuro se darán cuenta de que lo que va a pasar en las próximas semanas, aunque sea traumático, debía haberse acelerado bastante en el tiempo para no haber vivido en esta permanente agonía durante tantos meses. Aunque sea duro decirlo, cuando el Decano bajó a Segunda B en el verano de 2015 debió haber una gran rebaja en sus sueldos o una limpia bastante amplia de personal. Pero Comas no hizo ni una cosa ni la otra. Total, le daba igual, no tenía en mente pagarle a nadie. Después despidió a seis empleados por rencor y una vez iniciada la temporada. No tenía ningún sentido en ese momento. Ahora el Ayuntamiento, que por cierto desde que tomó las riendas del club le ha pagado varias nóminas a los empleados, despedirá a la mayoría de ellos y el Recre se amoldará a los tiempos que corren. Está en una grave crisis económica y en Segunda B, donde apenas hay ingresos, así que los trabajadores se contarán con los dedos de una o dos manos y pare usted de contar. Lo importante, como ya dije antes, es que se vaya con la verdad por delante y sin falsas promesas. Si lo que hay es negro, se dice que es negro, y no vale decir que es blanco y que la papeleta ya me la solucionarán otros, ¿verdad Pablito? También comprendo el enfado de los empleados porque ven que el Ayuntamiento ha sacado dinero para traer a un gerente para Huelva Deporte mientras que ellos han pasado una negra Navidad sin cobrar la nómina que esperaban. Ojalá que todo sea pronto un mal sueño y los que se queden se queden lo hagan estando al día y los que se vayan lo hagan también con su cuenta corriente al menos engordada para un tiempo.

 

Es tan ardua la tarea de los consejeros que más de la mitad se marcharon a los dos meses y medio de llegar. No es fácil trabajar tantas horas diarias por el club sin llevarse un euro a cambio. Es la peor etapa de la historia del Recre. Eso conviene recordarlo. Gabriel Cruz y su Equipo de Gobierno son conscientes de que son días claves. En el horizonte está la venta del club, que debe llegar más pronto que tarde, y para eso será vital el acuerdo con Hacienda, que no debe demorarse. El Decano sigue asfixiado y herido de muerte y sólo desbloquear sus embargadas cuentas le dará opciones de vivir a partir del día 30 de junio. En lo deportivo, me reitero en mi opinión de que si la plantilla no se debilita creo que se lograría la permanencia. Pero ya se ha ido Dani Molina y es muy probable que también lo hagan Ubay Luzardo e Iván Aguilar, así que deben llegar dos o tres refuerzos de garantías porque la segunda vuelta va a ser dramática y de infarto, con muchos equipos implicados en la lucha por la permanencia que darán guerra hasta el final. Parece casi descartado ya de la pelea el Atlético Sanluqueño, ante el que el Decano no puede fallar este domingo. Si el Recre gana ese partido, arropado por su fiel y ejemplar afición, se colocará fuera de la zona de descenso y ya con 25 puntos en la tabla. Es decir, que después quedarían 16 jornadas del campeonato de las cuales hay que salir victorioso en seis. Tan cerca, tan lejos. Estamos en el ecuador de enero, el mes clave de la temporada. Por ahora la cosa pinta bien, pero no hay que dormirse en los laureles.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress