Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Martes, 22 noviembre 2016 | Leída 345 veces

Critica que algo queda

Marcar como favorita

Se avecina un final de año incierto y decisivo para el Recre, aunque esos calificativos ya llevan acompañando al Decano desde hace mucho tiempo. El club se debate entre la vida y la muerte y lógicamente siempre habrá gente crítica con lo que se está haciendo. Si ya la había incluso cuando la entidad albiazul rozaba los puestos UEFA en Primera División, sería de ingenuos pensar en que, pese a lo mucho que se ha sufrido para echar a Gildoy, no iba a haber ahora que estamos en puestos de descenso a Tercera División gente despotricando sobre todo lo que sucede en torno al equipo más antiguo del país.

Y el caso es que habrá cosas que se estarán haciendo mal tanto en lo deportivo como en lo institucional, pero también otras en las que se estará acertando, lo que pasa es que estas últimas tienden a minimizarse. No se puede echar a los leones a Gabriel Cruz, Manolo Zambrano, Manolo Toledano o Juan Manuel Pavón sin analizar con un poco de perspectiva todo lo que lleva sucediendo en los últimos meses en torno al Recre. Lo bueno, si se me permite la licencia, es que hay más voces críticas en el periodismo que en una afición que está bastante tranquila pese a ver al equipo abajo en la tabla. Seguro que están esperanzados en que tarde o temprano el Recre va a escalar posiciones, y también seguro que son conscientes, y no olvidan, que el Decano tuvo pie y medio en el cementerio el pasado verano. El que no quiera ver que si no se logra echar a Pablo Comas el club estaría ya muerto es que no sabe de qué va esto. El madrileño ya dijo hace un año que no iba a poner un euro y vaya que si lo cumplió. Ahora está bien calladito y esperando a ver si su futuro está o no entre rejas. El Trust no va a parar hasta conseguir que se haga justicia y que se sepa toda la verdad. Afortunadamente el Recre no ha desaparecido, pero tampoco se puede cantar todavía ni mucho menos victoria porque quedan bastantes deberes por hacer.

 

Claro que hay que vender las acciones, pero sin caer en el error de la última vez. Es complicado que estando el equipo como está a nivel deportivo, y arrastrando la deuda que arrastra, aparezcan compradores que además para empezar tendrían que desembolsar de golpe y porrazo cinco o seis millones de euros para negociar con Hacienda y los acreedores y para saldar todas las deudas que hay que abonar para que al Recre no le suspendan los derechos federativos y pueda fichar en el mercado invernal. Unos fichajes que hace unos meses hubiera hecho el hipotético nuevo dueño para aspirar al ascenso y que ahora se verá obligado a hacer para lograr la permanencia. Aunque yo creo que si no se va nadie de la actual plantilla, que eso también está por verse, no va a haber problemas para lograr la salvación. El gol acabará llegando, y por lo demás el equipo está compitiendo y a punto de llegarse al final de la primera vuelta liguera muy pocos adversarios han pasado por encima del Decano. Esta plantilla es mejor que la de la pasada campaña, sobre todo en el centro del campo, pero también hay que analizar que desde mediados de mayo a mediados de julio no se hizo ninguna operación y todo estuvo empantanado por culpa de Pablo Comas. Así que el que piense que se iba a poder luchar por el ascenso en el presente ejercicio no creo que lo haga con justicia ni enjuiciando todo lo que hay que enjuiciar. En dos años todavía no sabemos si Toledano es o no buen secretario técnico, ya que hasta ahora siempre ha estado atado de pies y manos.

 

Hay que hacer el pliego de condiciones, hay que hacer la auditoría, hay que convocar la Junta de Accionistas, hay que sacar las acciones a concurso público… Son muchos pasos y todo eso no se puede hacer de la noche a la mañana. Además, las prisas no son buenas consejeras y el Decano no se le puede dar al primero que llame a las puertas del Ayuntamiento, y más teniendo tan reciente el ejemplo de Gildoy, donde se cayó en ese error de hacerle un traje a medida en el concurso público y al final el tiro le salió por la culata a Pedro Rodríguez. Lógicamente esa fue una de sus tumbas en las elecciones y Gabriel Cruz tiene la lección aprendida. Es verdad que no está radiando todos los movimientos que están haciendo tanto los miembros del Ayuntamiento como del Consejo de Administración albiazul y por eso habrá gente que esté hablando de oscurantismo y falta de transparencia. Pero lo importante al fin y al cabo es que las cuentas estén claritas y que el que compre sea alguien de garantías. Cunde el nerviosismo, pero hay que actuar con templanza y mucha cabeza.

 

Para empezar, los futbolistas y empleados ya han percibido una nómina. ¿Qué es poco? Está claro. ¿Qué pueden sentirse engañados y decepcionados? También. Pero los que hay ahora ya han pagado más que Comas en toda la temporada pasada, y encima esto les está costando tiempo y dinero. Al Recre se le están abriendo varias puertas que estaban cerradas con Gildoy a la hora de negociar. Pero esto es un arma de doble filo, ya que también por ese motivo están llamando antiguos acreedores para preguntarles aquello de ¿qué hay de lo mío? ahora que saben que al frente del club hay gente seria y responsable y que va a intentar cumplir todo lo que vaya prometiendo. Zambrano se está moviendo sin hacer ruido, créanme, y algún día todo eso se sabrá. Pero por ahora es mejor actuar así. Dando pasos cortos pero firmes y seguros y haciendo recreativismo sin necesidad de apuntarse medallas ni de aparecer en las fotos. Devolver al club los ideales y la filosofía que siempre tuvo a lo largo de su historia. Ese es el reto. Humildad, esfuerzo y nada de prepotencia y mentiras.

 

Y mientras tanto sigue el ‘culebrón Ceballos’. Tengo claro que el asunto va a acabar en los tribunales. En el Comité de Conciliación y Jurisdiccional de la Real Federación Española de Fútbol. Una pena, porque el técnico sevillano siempre había sido un señor. Ya se ha cerrado para siempre las puertas del Recre. Si hubiese firmado en verano con el Ayuntamiento, pues a lo mejor sí que estaba en su derecho de reclamar los dos años de contrato pese a ser muy consciente de que el club no tiene liquidez y pese a saber que hay familias mileuristas ahí dentro a las que les deben 14 mensualidades y que al Decano a veces hasta le han cortado la luz y el agua. Pero habiendo firmado con Comas, tendría que renunciar sí o sí al segundo año y aceptar que le pagaran el primero a plazos. Al menos es mi opinión. No negoció el día antes desde la playa. Era todo un paripé. Desde mucho antes sabía que iba a ser el técnico del Recre esta temporada. Lo tenía todo más que pactado con Comas, que además le dijo que le firmaría dos años porque a él no le quedaba casi nada de tiempo en el club y ya lo que quería era solamente ‘putear’. Así que ahora es tiempo de una venganza de ambos y el Recre tiene otro marrón por delante. Uno más. Hasta José Luis Oltra o José Domínguez, bastante criticados en su día, negociaron con condiciones más favorables para el Decano. Ceballos se ha cerrado en banda. Se ha contagiado de las malas artes de Gildoy. Lo dicho, una pena y una decepción.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress