Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ricardo Ubric
Martes, 25 octubre 2016 | Leída 530 veces

Ceballos nunca debió haber regresado

Marcar como favorita

Me cae más bien que mal Alejandro Ceballos tanto en lo personal como en lo profesional, pero al margen de que los números cantan y ningún entrenador del planeta habría resistido en el cargo con los que lleva actualmente el sevillano en un Recre confeccionado para luchar por el ascenso, su llegada al Decano en esta segunda etapa ya prácticamente era la crónica de una destitución anunciada. Ni cayó bien entre los que iban a ser nuevos dueños, ni entre la afición, ni entre la plantilla, ni entre la prensa. Y para sobreponerse a tantos inconvenientes sólo tenía una pócima: la de ganar partidos, algo en lo que la a vista está que ha fracasado.

Así que ni campaña orquestada, ni leches. Que lo iba a tener más fácil que un entrenador que llegara de cero, evidentemente que sí. Que lo iban a señalar por ser hombre de Pablo Comas, al igual que sucedió hace un año con José Domínguez, porque vaya telita también la decisión surrealista de renovar al portugués, evidentemente que sí. Que la plantilla pese a ser mejor que la de la pasada temporada también tiene sus carencias y algunos jugadores llegaron físicamente bajos de forma al inicio del campeonato liguero, evidentemente que sí. Pero la ley del fútbol, nos guste o no, sea o no injusta, es la de los resultados.

 

Con todos mis respetos para, por ejemplo, el Mancha Real o La Roda, con los números que suma actualmente el Decano el puesto de sus entrenadores sólo correría peligro entre comillas porque por presupuesto y principalmente por plantilla son clubes que tienen la permanencia como objetivo. Pero el Recre, metiendo a ocho mil tíos en su estadio cada 15 días y después de lo que ha movido su masa social este verano, merece y tiene que estar peleando siempre por los primeros puestos de la clasificación. Es un histórico, un grande de la categoría, y por ahora se está arrastrando. Es verdad que el equipo no está muerto a nivel futbolístico y que se le ve margen de mejora y partidos en los que crea varias ocasiones, algo que lo diferencia bastante del de José Domínguez. Pero también es cierto que se ha quedado sin marcar en seis de las diez jornadas disputadas, que los cambios de Ceballos en las segundas partes de los encuentros han sido erróneos y que sólo ha ganado dos partidos, y además ante rivales de la zona baja.

 

Va a depender de que se llegue a un acuerdo económico que siga o no en el banquillo albiazul, aunque jugando en casa este sábado parece una decisión equivocada porque sería echarlo a los leones tanto a él como al equipo. Todo dependerá de las negociaciones en las próximas horas y mientras tanto Juan Manuel Pavón está a la espera. No sé si es o no mejor técnico que Ceballos, pero el onubense cuenta con el beneplácito de los nuevos dueños, de la grada, de la prensa y de la mayoría del plantel, que le conoce de haber estado a sus órdenes toda la pretemporada pasada. Además, a nivel financiero sería la operación menos gravosa para las arcas de la entidad, ya que cogería el cargo de entrenador un hombre de la casa. Posiblemente su llegada sería sólo transitoria hasta la llegada de Jesús León y Rafael Berges, pero eso sólo el tiempo lo dirá y al menos hasta entonces habrá un hombre designado por los propietarios del club y no por su enterrador anterior.

 

Nunca debió regresar Ceballos al Recre en esta segunda etapa. Si lo piensan bien, la decisión que tomó el sevillano no entra en cabeza humana. Se equivocó y con el tiempo si recapacita y lo analiza se dará cuenta de que no obró para nada de una manera correcta y que eso le va a pesar durante un tiempo. A nivel ético no estuvo nada bien lo que le hizo a Pavón, algo que no le va a perdonar fácilmente el gremio de los entrenadores, y a nivel de imagen estuvo todavía mucho peor que negociara con Comas cuando el madrileño le hizo la vida imposible a todos los jugadores y empleados del club decano la pasada campaña y Ceballos ya estaba dentro del Recre y lo sabía. Lo había visto ‘in situ’. No había dinero ni para viajar a los partidos de fuera de casa, ni para agua, ni para luz, ni para tener vendas en el vestuario. La culpa de eso, señor Ceballos, era del hombre con el que usted negoció a finales de agosto. No sé si la palabra es pesetero, o pelota o cual sería la más acertada, pero no obró usted bien y eso en buena parte le va a acabar condenando, aunque repito que la ley del fútbol es aplastante. Sus resultados deportivos están siendo decepcionantes después de diez jornadas de liga.

 

Un par de días antes del debut en Marbella el Ayuntamiento de Huelva firmó un documento exigiéndole a Comas que el técnico debía ser Pavón y no Ceballos, pero lo más grave para el míster sevillano es que también los propios futbolistas de la plantilla albiazul firmaron otro documento exigiendo lo mismo. Así que era materialmente imposible que el proyecto albiazul de esta temporada funcionase. A Pavón el dueño de Gildoy le negó que hiciera fichajes y a Ceballos le trajo cuatro o cinco antes del cierre del mercado invernal. Nunca debió volver Ceballos al Recre. En mayo era Dios, había obrado el milagro y se mereció renovar. Ahí yo me mostré contrario a la opinión del Ayuntamiento de no contar con él. No era justo. Pero a finales de agosto fue desquiciante el regreso del sevillano. Lamentable, diría yo. La pasada campaña vimos al Ceballos psicólogo, y ahí sacó un sobresaliente. Lidió con mil y un problemas y los sacó adelante. Todos esos problemas dejaron en un segundo plano el apartado táctico. Nadie juzgó en lo futbolístico ni al sevillano ni a los jugadores de su plantilla, y seguro que cometieron mil y un defectos, pero cuando no se cobra tampoco es nada fácil trabajar y todo eso quedó en un segundo plano. Esta temporada sí que se está analizando más a Ceballos en cuanto a sus planteamientos deportivos y no está acertando. Así que la resultante de ser hombre de Comas, pero sobre todo de que el Recre esté en puestos de ‘play-off’ de descenso a Tercera División, le condenarán a marcharse. A Guardiola o a Zidane les pasaría exactamente lo mismo, así que no vendamos milongas de venganzas ni campañas orquestadas. El vil metal es ya la única traba, que no es pequeña para un Decano asfixiado por Hacienda, institución con la que sí o sí hay que llegar cuanto antes a un acuerdo porque si no el futuro del club será engordar para morir. Es la crudísima realidad.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Martes, 25 octubre 2016 a las 15:00
francotirador
Jack Sparrow, ve y diselo al chaval en la cara , que dudo, que tengas los suficientes arrestos como para ello.
Fecha: Martes, 25 octubre 2016 a las 14:40
Jack Sparrow
Ubric que digo yo que alguna "tía" habrá entre 8000 tíos no.
Creo que somos personas las que vamos al estadio "machote".
Y el que escribe esto es un "tío" no una "tía".
Otra cosita,imagino que el Manolito Salazar estará cobrando una pagita?
Fecha: Martes, 25 octubre 2016 a las 12:24
sabio
Pasale las notas a Salasar, Ubric, que no se entera el hombre.
Normal , con tantos enanitos infiltrados en su estómago.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress