Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Viernes, 19 agosto 2016 | Leída 1153 veces

El lago asesino de Huelva

Marcar como favorita

No se trata de una leyenda ni un delirio de ficción lugareño heredado por varias generaciones. En su interior no hay espeluznantes criaturas de grandes dimensiones que acechan a los visitantes, pero Huelva posee en sus fronteras un lago asesino. No es un calificativo sensacionalista ni hollywoodiense, se trata de la denominación que usan los científicos para definir un fenómeno poco frecuente, e inédito en Europa, del que escasamente se han documentado tres casos en todo el mundo, todos en África (dos de ellos se produjeron en Camerún, en los años ochenta, y fallecieron cerca de dos mil personas).

Nada que ver con el lago Ness que inspiró uno de los mitos más explotados de la ficción, el nuestro es verídico y realmente peligroso. A diferencia de la laguna situada en las Tierras Altas de Escocia, convertido en lugar de peregrinación para amantes de la ficción, no es ni mucho menos recomendable que se convierta en un reclamo turístico, más bien todo lo contrario.  Principalmente, porque en la zona de las antiguas Minas de Herrerías, en el término municipal de la Puebla de Guzmán, habita una bestia química de cuyas fauces podrían brotar unos 80.000 metros cúbicos de dióxido de carbono. La alimaña se encuentra en las profundidades de La Corta Guadiana, es impredecible, irascible y su furia altamente destructiva, capaz de expulsar una nube tóxica que exterminaría cualquier conato de vida de la zona.

 

Este temible monstruo fue engendrado por las aguas ácidas producidas por la actividad minera en contacto con los carbonatos de los suelos. Los expertos lo tienen claro, el riesgo existe. El engendro se halla inmerso en un ligero sueño del que puede despertar súbitamente si se dan una serie de circunstancias. En caso de hacerlo, al desperezarse generaría una erupción límnica por la que el dióxido de carbono concentrado en las profundidades brotaría a la superficie asfixiando a su paso a todo ser vivo que habitara en las entrañas de la laguna y sus inmediaciones.

 

La cercanía de una localidad de 3.000 habitantes al lago asesino no preocupa en exceso a los expertos ya que afirman que en gran medida la masa de gas liberada quedaría confinada en las concavidades de las paredes que rodean La Corta del Guadiana. Sin embargo, sí sería muy nocivo para todo aquel que se hallase en el momento de la hipotética liberación del gas cerca del enclave.

 

La bestia es un asesino invisible y silencioso, de manera que es una quimera tratar de neutralizarla de un modo rápido y certero. Pero sí se puede debilitar paulatinamente y erradicar la virulencia de su mortífero ataque hasta convertirlo en algo completamente inocuo. El excálibur encargado de derrotarla es una tubería, un arma que los técnicos de la Junta de Andalucía pretenden blandir conectando la parte inferior de la laguna con el exterior para realizar un bombeo sostenido que vaya eliminando progresivamente el gas. Un trabajo delicado que conlleva varias fases ya que se trata de que el dióxido de carbono brote en cantidades controladas que no sean dañinas para el medio ambiente.

 

El lago (presuntamente) asesino ya se encuentra custodiado por las autoridades tras ser sorprendido con una cantidad importante de armas químicas en su poder y será tratado para que pueda reinsertarse en el ecosistema.

 

@ManuelGGarrido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)