Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Jueves, 4 agosto 2016

La montaña rusa veraniega del paro

Marcar como favorita

Los datos del paro son como un cuadro abstracto vanguardista, no existe unanimidad entre los expertos acerca de su valor y belleza; cada crítico tiene una versión sui generis basada en criterios subjetivos lejos de certezas universales. Una misma obra de estas vertientes modernas puede ser la repanocha para algunos o una soberana porquería vacía e insustancial para otros.

Mientras observa las cifras desgranadas del desempleo, uno siente que está frente a un collage de números de trazo irregular y difuminado, que parecen seguir un orden y su contrario. Si giras el cuello hacia la izquierda, esa amalgama de pinceladas estadísticas se traduce en un caos inconexo y que genera desasosiego y turbación. Si inclinas la mirada hacia la derecha, la escena parece equilibrada y cognoscible, transmitiendo mucho sosiego. La clave está en retirarse un poco, dar unos pasos hacia atrás para adquirir perspectiva y percibir el conjunto como un todo.


La realidad es que nuestro lienzo laboral está salpicado de manchas de paro, pegotes que devalúan un panorama social caravaggiesco con muchos más oscuros que claros. Es cierto que en julio el desempleo ha sufrido un descenso de 2.123 personas en Huelva, pero esta bajada llega tras un junio nefasto y después de meses postulando su candidatura como segunda provincia con peores cifras en este campo, solo superada por Cádiz. Nos hemos instalado y acomodado en uno de los vagones de la montaña rusa del trabajo estacionario, un espejismo estadístico que tan pronto enciende las alarmas como convierte en una balsa de aceite las publicaciones de datos referentes al desempleo.


Acaba la campaña agrícola y la provincia onubense se hunde en los más profundos infiernos de la desocupación, llega el verano y el sector servicios y la hostelería parecen conducir la barca de Caronte en sentido contrario, fondeando en aguas tranquilas sin marejada ni mar gruesa.


Es indudable que, mientras en 2015 el descenso del paro en estas fechas fue de 1.468 personas, en ese mismo periodo de 2016 la caída se ha traducido en 655 parados menos. El catalizador ha sido el sensible incremento de turismo extranjero en la provincia, especialmente de ingleses y alemanes, que ha superado las previsiones de los negocios del sector servicios, precisando más empleados en estos meses.


El motivo es sencillo, tal y como han manifestado algunas agencias de viajes, y es que el miedo al terrorismo en zonas como Argelia, Túnez, Turquía y demás destinos preferentes para esta época ha derivado a las costas onubenses a un importante número de visitantes foráneos. La prueba más fehaciente es que las pernoctaciones en Huelva para agosto han alcanzado unos precios desorbitados de alrededor de 600 euros por un fin de semana, lo que ha provocado un éxodo del turista nacional a las Islas Canarias.   


Hay un dato que desmonta el chiringuito y nos muestra que estamos inmersos en el oasis en medio del desierto de todos los años. En Andalucía hubo, el mes pasado, un total de más de 2.500.000 nuevas contrataciones. La estadística parece alentadora y muy positiva, pero si rascamos un poco la pintura superficial, se va desprendiendo con facilidad y deja al descubierto los defectos que convierten el ejemplar único en una burda falsificación de tantas que se intentan vender en la época estival. No en vano, algo más del 96% de los contratos expedidos eran de carácter temporal; esa es la clave.


En verano, los populares coleccionistas intentan colocar con calzador retórico el cuadro del paro en la galería de arte de la recuperación económica, mientras que quienes deciden comprarlo desembolsando grandes cantidades de confianza, finalmente terminan acudiendo al mercadillo del INEM a los pocos meses para intentar sacar unos eurillos por un tesoro devaluado.          

 

@ManuelGGarrido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 5 agosto 2016 a las 12:01
Andévalo es mejor por ftm.
Totalmente de acuerdo con lo expuesto, los medios más leídos y oídos del país deberían hacer reflexiones como estas, pero..
defienden intereses de los que sabemos y pagan.
Los datos triunfalistas de ahora me gustaría que se pudieran dar en Noviembre, y , todos sabemos que esto no es así.
Últimamente sólo están metiendo el miedo en el cuerpo para que todo les salga y así estámos.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress