Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Miércoles, 27 julio 2016 | Leída 524 veces

Comas miente y el Conquero se tambalea

Marcar como favorita

Si el verano pasado tuvimos que sufrir la vil mentira de los heroicos salvadores mexicanos con su músculo económico, ahora ya tenemos nuevos episodios del surrealismo que envuelve al Recre desde la llegada de Gildoy. Pablo Comas se erige en el salvador del club gracias al BIC y desde las redes sociales sigue ejerciendo de cuarto poder intentando dominar a la masa social albiazul. Hasta que un juez no le diga que tiene que hacer las maletas y marcharse a Madrid, no va a parar. Esperemos que lo haga cuanto antes y sin arrancarle mucha pasta a un Decano moribundo. Mientras tanto, y me temo que hasta mediados o finales de agosto, la plantilla estará entre algodones y tocará comenzar el campeonato con lo puesto, o sea, con un nivel para estar en la zona baja de la tabla.

El Recre se revalorizó algo en el último tramo del pasado campeonato por la fuerza que hizo la afición llenando en varios partidos el Nuevo Colombino. Eso podría haberse aprovechado para atraer a nuevos inversores y para hacer una de las campañas de socios más potentes en la historia de cualquier club en Segunda B. Pero he ahí que el enterrador del Decano, Pablo Comas, seguía al acecho y no estaba por la labor de concederle un respiro al ‘club de sus amores’. Al enemigo ni agua, que diría Bilardo. En cuestión de semanas ya se ha encargado otra vez de que el Recre vaya a arrancar la liga escribiendo en renglones torcidos. ¿Qué más le da a él si lo único que quiere es que alguien llegue para darle varios millones de euros? ¿Alguien pensaba que este hombre tenía sentimientos? Sólo le moverán de Huelva y de la poltrona albiazul el dinero o algún juez. Y es que cada vez que pienso que el Ayuntamiento se opuso en un principio a la querella presentada por el Trust me doy chocazos contra la pared. Todo se podría haber agilizado en el tiempo. La unión siempre hace la fuerza contra los malvados.

 

Si no se encuentra una solución institucional y económica a los graves problemas que acechan al Recre en las próximas semanas, el Decano ni siquiera se sabe si podría a nivel legal competir en Segunda B porque tiene muy justitas las fichas profesionales e incluso a lo mejor tendría que hacer algún truco. Y lógicamente con lo que hay el equipo sólo podría aspirar a la permanencia. Y por si fuera poco, el filial quedaría bastante desguarnecido de hombres de calidad porque a la fuerza, y para completar, tendrían que quedarse muchos de sus futbolistas en el primer equipo. La resultante podría ser, y ojalá me equivoque, que de nuevo el equipo se arrastrara por la Tercera División, como ya sucedió hace dos temporadas por culpa del tándem Peña-Comas. Es una categoría con rivales muy potentes y a la guerra no se puede ir con balas de fogueo.

 

Por cierto que el madrileño sigue culpando a José Luis Oltra del descenso a Segunda B. En todo lo que sea enmierdar ya ven ustedes que es el número uno. Pero de autocrítica anda cortito, qué se le va a hacer. Hasta donde yo sé, cuando comenzaron los impagos en la segunda temporada de Sergi Barjuan el equipo pasó de ser líder a quedarse fuera de los ‘play-off’ de ascenso; después, con Oltra en el banquillo cuando comenzaron los impagos el equipo pasó de acabar el primer tercio liguero en puestos de ‘play-off’ a meterse en zona de descenso; cuando el equipo empezó a tener una seña de identidad y a remontar el vuelo tras la llegada de Juan Manuel Pavón, el figura del madrileño se inventó un convenio internacional raro rarísimo para colocar como entrenador a un buenazo con un ‘currículum soberbio’ como era José Domínguez. Y encima en el mercado invernal nos quedamos con Braulio y se fue Joselu. En fin, que el culpable fue Oltra. ¿Parece que está bien claro, no?

 

Y también anda el verano muy revuelto con el Club Baloncesto Conquero, en el que irremediablemente no me queda otra que hablar de dos asuntos bien diferenciados a la hora de hacer un análisis. La entidad ya llevaba varios años jugando con fuego. No es casualidad el plantón de todas las jugadoras días antes de disputar la Copa de la Reina, como tampoco es normal la espantada de gente que se viste por los pies como Itziar Germán, Salvi Quintero o Rafa Mora o el hecho de que a fecha de hoy la plantilla no cuente con ninguna inquilina. A nivel deportivo, pocos o ningún pero se le puede poner a un club modelo y que se ha ganado las simpatías de toda Huelva, como podía verse cada 14 días los viernes en las gradas del Andrés Estrada. Pero quizás, y como ha pasado en infinidad de clubes en este país, cuando un humilde vive por encima de sus posibilidades el tiempo acaba siendo el inescrutable juez y poniendo a cada uno en su sitio.

 

Hasta ahí el primer análisis, pero después estaría también el segundo, que creo que también entenderá mucha gente. Y me refiero a que no es normal que un equipo que acaba de ganar la Copa de la Reina no cuente con el interés de las instituciones y empresas de Huelva capital y provincia y de toda Andalucía. Y me refiero a que no es normal que el Ayuntamiento haya peleado todo y más de lo que podía hacer por el Recre y sin embargo haya dejado al Conquero como segundo plato y casi como postre. Y me refiero a que en la Federación Española de Baloncesto hay bastante más compadreo con los plazos y las fechas que en la de Fútbol, así que si hubieran obrado como en muchas otras ocasiones habrían dialogado con el Conquero para ver qué sucedía realmente con el aval y con el dinero y le habrían concedido algunos días más de moratoria para pagar. Algo se mueve muy arriba a nivel institucional para que le tengan esa inquina al club onubense y no es nada normal teniendo en cuenta que a nivel deportivo le ha dado un salto de calidad y de emoción a la lucha por el título, ya que ahora ya sí que alguien podía toserle a Perfumerías Avenida. Todavía no pueden tirar la toalla, aunque tiene muy mala pinta su futuro. Del encierro de Rosa Espada nunca más se supo, posiblemente porque se dio cuenta de que no iba a hacer fuerza con esa medida. A ver qué ocurre. Toca luchar en los despachos, y si hay milagro administrativo después hay que hacer autocrítica y comenzar de cero con humildad y sabiendo que en la vida no se puede vivir por encima de las posibilidades que cada uno tenga.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress