Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Javier Berrio
Lunes, 23 mayo 2016 | Leída 147 veces

Abandonen a los políticos

Marcar como favorita

Los políticos parlotean. Hablan tan rápido como sus mentes inventan. Saben que muchas de sus propuestas son falsas y que otras no se podrán cumplir mientras mantienen normas ad hoc para su beneficio. Siempre tienen respuestas porque sus argumentarios están listos para cualquier eventualidad. Y caso de que no sea así o nos le interese contestación alguna, hablarán de otra cosa.

La mayoría de los periodistas no insistirán porque solo informan de lo que dice el político sin preocuparse por sacarle la verdad. Aunque, bien visto, los políticos no tienen verdades que contar, excepto la magnificencia de sus pensamientos, proyectos, voluntad de cambio, etc., etc. etc. Todo mentira, todo ego, todo proyección de su ambición mal disimulada tras la búsqueda del bien común. El político únicamente tienen mente, ego y órganos fonadores bien engrasados, pero carecen de ser: sus almas están dormidas tras el Narciso que les vive. Narcisos sin belleza alguna, pero capaces de convencer a propios y extraños de la bondad de sus ofertas, como el Felipe González aquel, último caudillo y hoy esperpento de sí mismo. La peor forma de cerrar el círculo de su vida dedicada a decir lo que no decía y todo lo contrario también.

 

Los políticos necesitan a los electores porque con ellos cuentan con la justificación última para sus andanzas. Los políticos precisan la asistencia masiva de seres humanos a votar como una romería romeros que justifiquen el paseo de sus imágenes. No se engañen ustedes, porque los políticos de los partidos emergentes son tan parloteantes o más que los políticos de los partidos clásicos; tan cínicos unos como otros, tan faltantes a la verdad estos y aquellos, pero consiguen levantar pasiones entre los que antes no votaban, o vivían bien y ahora no o, sencillamente, a quienes cansados de la mentira continua de la clase política y su corrupción, piensan que votando a otros las cosas van a cambiar en sentido democrático y regenerador. Pero yerran.

 

El político necesita el voto y no votar es el mayor desprecio que se les puede hacer a esta clase social específica de  las democracias del mundo. Por eso, los políticos sienten miedo cuando el nivel de voto baja mucho, por más que gobiernen de todos modos con una participación del 50% que con la del 80%. Existe una gran dificultad en entender que el cambio de sistema, de régimen, del modo de ejercer la administración pública en beneficio de las personas, solo vendrá cuando las urnas sean escasísimas en votos y la fuerza de la realidad deje a los políticos y sus mentiras tan en evidencia que haya que hacer algo distinto para conseguir que lo nuevo llegue de verdad. La transformación, además, exclusivamente va a venir con el trabajo sobre nosotros mismos para crecer como personas, para recuperar el sentido de la vida, para ser fieles a los valores hoy tan perdidos y denostados en el conjunto social. El renuevo de las cosas  acompañará al rebrote del ser humano en otro estado evolutivo; de otro modo, no. Si una vez fuimos valientes para cambiar las cosas, seámoslo de nuevo sin miedo y lanzándonos con confianza al enfrentamiento al régimen. El no voto masivo es la única solución y un camino interior y relacional nuevo, la última posibilidad de llegar a algo diferente que también espero mejor. Ustedes tienen la fuerza para hacerlo, pero no creo que aún posean el valor. Compruébenlo y láncense al progreso que se esconde tras abandonar a los políticos a su propia suerte y dejen de votar. Ese es el camino.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Domingo, 12 junio 2016 a las 17:42
Aurelio Pino Domínguez
Ahora que los bolivarianos han puesto de moda el revocatorio e incluso los "violeteros" de Podemos pretenden un referendum si quién gobierne en España no cumple con su "programa político " pregonado en la campaña de Elecciones Generales, para echarlo a patadas del poder, si fuere preciso. Yo creo que la imagen del mejor revocatorio tanto para los venezolanos como para nosotros los españolitos de a pie, es recordar la famosa "Defenestración de Praga" y se acabará el problema del político mentiroso.
Fecha: Domingo, 29 mayo 2016 a las 19:36
lkn
Los nuevos serán igual que los clásicos cuando tengan la oportunidad de gobernar. Me da un tufillo fascistoide al leerlo...como si alguien le instigara a escribir esto. El no votar facilitará las cosas al más votado. Entonces no podemos meter a todos en el mismo saco, es injusto, aparte de tener el mismo tufillo. Recordemos aquello de todos son iguales.
Fecha: Sábado, 28 mayo 2016 a las 10:47
eire
Lamentable articulo, lo criticas todo, pero no aportas ninguna solucion, nunca el no votar fue la solucion.
Los politicos son el reflejo de la sociedad, interesa mas el futbol que un vecino con necesidades, interesa mas aparentar con deportivo que ayudar a un familiar, se critica al otro para hacer lo mismo por detras, no se pagan impuestos a todos los niveles porque otros lo hacen, etc. etc. etc.
Pero claro la sociedad tiene la escusa perfecta "TODO ES CULPA DE LOS POLITICOS"
Si mañana un politico dice la verdad "este sistema no tiene futuro hay que vivir peor, para poder vivir todos mejor"
???QUIEN LO VOTA???
Fecha: Lunes, 23 mayo 2016 a las 13:14
Un Parado de Huelva
No podía estar más de acuerdo contigo Javier, y me alegro que te hayas dado cuenta, aunque un tanto tarde. La política es un gran negocio, una forma de vida para muchos que llevan toda su vida viviendo de la política vendiendo humo, tenemos ejemplos claros aquí en Huelva, algunos son momias políticas, que no permiten regenerar los partidos y ya de paso el sistema, y solo nos están dejando miseria sobre miseria. Pena de Huelva, que no termina por darles una buena patada en el culo (metafóricamente hablando) a todos estos que se sirven de la política y del ciudadano en base a mentiras en tiempos electorales. Yo voto a RECIO.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress