Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Jueves, 28 abril 2016 | Leída 181 veces

A Europa, y es una orden

Marcar como favorita

Fotos varias, estrechones de mano, palmaditas en la espalda, guiños, rictus graves empatizando preocupación… Paripé. ¿Dónde está la pasta? Ni las promesas cotizan ni las palabras de aliento son pagarés ni los compromisos se transforman en cheques en blanco por arte de magia. Al IES La Orden está a punto de sonarle la bocina.

Sus dirigentes llevan desde enero encalleciendo sus nudillos aporreando puertas sin parar y algo menos de un mes (desde que ganaron la Liga) mendigando, sí, implorando con huchas a la caridad de los onubenses para poder disfrutar de un derecho que se adjudicaron en las pistas.

 

La realidad es clara, se precisan un mínimo de 12.000 euros para cubrir los gastos básicos que permitan acudir a la próxima edición de la Copa de Europa de clubes. Un dinero que urge no para mañana, sino para ayer, y no es ninguna exageración. La preinscripción a la competición debía ser efectiva el miércoles, un trámite que el IES La Orden ha decidido ejecutar a pesar de no cumplir en estos momentos con los requisitos económicos que exige. No piensan rendirse ni bajar los brazos, no lo han hecho en el parquet y tampoco lo contemplan en los despachos.

 

Sin embargo, la decisión no es gratuita, es decir, si el 8 de junio, plazo definitivo para oficializar la participación en el torneo, finalmente el conjunto onubense carece de los recursos necesarios, no solo se quedará fuera de concurso, sino que además deberá abonar una multa por haber concurrido a la convocatoria y haberse retirado. Y no olvidemos que está en juego también la viabilidad de la entidad en el campeonato liguero para la próxima temporada, algo que ni mucho menos está garantizado; cualquier sanción podría resquebrajar las ajustadas cuentas del equipo onubense.

 

La situación del Recreativo de Huelva (uno de los principales patrocinadores), que posibilitó la llegada su flamante estrella, Pablo Abián, tampoco despeja un horizonte plagado de sombras. El jugador aragonés sufre los mismos impagos que el resto de trabajadores del Recre, lo cual complica aún más el futuro. Posee un gran cartel en Europa y es considerado el mejor jugador nacional; no le faltarán novias. Con el pan no se juega y sin él, tampoco. Abián, pese a su identificación con Huelva y el club, es profesional y vive de un deporte que a día de hoy no le genera ingresos o, al menos, no los que corresponden a su rendimiento y desempeño. Huelga decir que, sin él, este proyecto perdería un amplio porcentaje de posibilidades de éxito.  

 

Y, mientras tanto, ¿dónde están nuestras empresas e instituciones? La misma pregunta se deben hacer, por ejemplo, el Club Baloncesto Conquero o el Sporting de Huelva de fútbol femenino. Recepciones a bombo y platillo, toda suerte de loores, frases de admiración, caricias en el lomo y calma. Pulgar levantado, pero puño cerrado, eso ha sido todo de momento. Porque las administraciones insisten en que las posturas están cercanas, que todo se va a arreglar y milongas varias, pero hace falta mucho más que golpes defensivos en el fondo de la pista, hay que subir a la red a rematar el punto que encarrilaron los jugadores.   

 

¡Estamos hablando de 12.000 euros, no de una obscena millonada! Y no es un regalo o una donación, es una inversión. Se trata de inyectar capital en nuestro mejor club deportivo (tricampeón de Liga), para que el nombre de la ciudad figure fuera de nuestras fronteras. El IES La Orden es un escaparate de lujo, un moderno expositor a través del que promocionar nuestros baluartes (turismo, gastronomía, etc.) en Europa. Insisto, hablamos de sinergias, de un beneficio común, no de limosnas.

 

El bádminton es un potente activo con un componente diferenciador muy beneficioso para Huelva. Podemos presumir de haber acunado a la mejor jugadora de la actualidad (aunque ha tenido que ser la UCAM quien beque a Carolina Marín) y de albergar al equipo campeón nacional de la modalidad; un prestigioso tándem que no está al alcance de ninguna otra ciudad del continente.

 

Es una oportunidad de negocio, una suculenta veta comercial y publicitaria que deberían estar rifándose las entidades locales. Pero los puñetazos se dan sobre la mesa y a base de convenios y subvenciones, no en el pecho, escenificando un apoyo incondicional a las cosas de aquí sin mover un dedo.

 

A día de hoy, se han reunido unos 1.200 euros, una décima parte de lo necesario, gracias, en gran medida, al aporte individual de los aficionados. Los dirigentes del club ya han manifestado que se plantean enviar dossiers y documentación a empresas de fuera de la provincia para probar suerte. Luego recurriremos a la manida farsa de que en “Huelva no hay nada”, pero cuando lo hay, lo abandonamos a su suerte y permitimos que se marchite.

 

El IES La Orden es nuestro tren de alta velocidad directo a Europa en primera clase, sin escalas y sin trasbordos. Se trata de una ruta segura y confortable a un destino atractivo y con múltiples posibilidades. La lanzadera está lista, aparcada en nuestra estación, y anuncia la última llamada a un ilustre pasajero que no debe quedarse en tierra.

 

@ManuelGGarrido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)