Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Jueves, 14 abril 2016

Una coz a la cordura con destino El Rocío

Marcar como favorita

¿Han realizado alguna vez una ruta considerablemente larga, durante varios días y con una mochila más llena de la cuenta? Es extenuante, consume energías rápidamente y nos convierte en presas fáciles de la deshidratación. Se suele recomendar no llevar en la espalda más del 10% de nuestro peso.

Para hacernos una idea, estamos hablando de que un individuo de 80 kilos no debe transportar más de unos ocho de carga de manera prolongada. A partir de esas cantidades, el riesgo de lesiones se multiplica y se somete al cuerpo a un sobreesfuerzo que puede tener consecuencias imprevisibles. Obviamente, son cifras orientativas sujetas a variables como la complexión física, desarrollo muscular y estructura ósea, pero establecen unos parámetros útiles para calibrar unos estándares recomendables.       

 

Una vez puestos en situación, imaginen lo que supondría a dos burros acarrear unos 500 kilos, redondeando a la baja, mientras recorren España entera. Los expertos advierten de que este animal, que alcanza los 250 o 300 kilos dependiendo del ejemplar, es capaz de cargar un máximo del 30% de su masa corporal sin sufrir daños ni fatigarse en exceso. Por tanto, la estimación sería que cada uno de ellos podría portear unos 90 kilos, muy lejos del cuarto de tonelada que se repartirían entre ambos y que, no en vano, representaría el 100% del peso de cada uno de los animales.  

 

Es el daño colateral que entraña el reto que cuatro abueletes sexagenarios vascos llevan gestando desde hace seis años y que pusieron en marcha el pasado 2 de abril: atravesar de norte a sur la geografía española montados en un carro tirado por Txaro y Txula, dos burritos a los que la caprichosa excursión se les va a hacer muy larga. Partieron desde Llodio, localidad de la provincia de Álava, y pretenden llegar hasta la aldea de El Rocío con la única pretensión de ofrendar un estandarte de San Roque a la patrona de Almonte, con motivo de la romería.  

 

Al lastre del remolque y sus ocupantes, hay que añadir las provisiones, el avituallamiento, los enganches, las tiendas de campaña, ropa, utensilios de supervivencia y un largo etcétera. Sin perder de vista otras consideraciones nada desdeñables que incrementan los padecimientos de los burros, tales como la orografía y la naturaleza del terreno. Los constantes y pronunciados desniveles que se intercalan por el itinerario, plagado de tramos abruptos y pedregosos, incrementan la resistencia de la carga implicando un sacrificio aún mayor. No es ni mucho menos un paseo por el campo, ya que se trata de una ruta de 45 días (intercalando varias jornadas de descanso), con 1.000 kilómetros de distancia, a razón de algo más de 30 diarios y sujeta a unas condiciones meteorológicas fluctuantes como factor agravante.     

 

Eso sí, aseguran no escatimar en cuidados, aunque entre esas atenciones no han considerado prioritario someterlos a periódicos controles veterinarios durante el trayecto, algo que vulnera la normativa sobre el bienestar animal. Solemos usar términos como animalada y burrada para definir acciones brutales de cualquier índole, creo es hora de que la RAE sea fiel a la realidad y admita una entrada que incluya ‘humanada’.    

 

Las asociaciones animalistas se han puesto en pie de guerra e incluso se ha recurrido a una campaña de recogida de firmas a través de Change.org para frenar lo que consideran un claro caso de maltrato animal. Tratan, al menos, de presionar a la Diputación Foral alavesa para que se cerciore de si cuentan con todos los requisitos administrativos como vía para detener un viaje que nunca debió realizarse con esas premisas.

 

Encomendados a San Roque y deslomando a dos burros, a Dios rogando y con el mazo dando a dos criaturas nobles. Estamos en el siglo XXI, señores, la tracción animal quedó ya como un vestigio ganadero y una reliquia del transporte. Dejemos de incluir en nuestros pasatiempos el sufrimiento de animales.    

 

@ManuelGGarrido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
7 Comentarios
Fecha: Sábado, 23 abril 2016 a las 02:37
paqui
Por favor cuidemos todos los animales que valla al Rocío a un que sean caballo, burros, son muy fuertes, pero,grandes esfuerzo, no se puede resisti son animales de carga ,de le su descanso, agua,su pienso ,mi malo, son muy agradecidos, para que no mueran ,en el camino ,elbuen rocieros tienen que demostrarlo en todos, sino una buena multaaaaa que el bolsillo es lo que duelen compacion para
los pobres animales 173
Fecha: Sábado, 16 abril 2016 a las 13:06
ANIMAL
Buen artículo, Manuel. Todos conocemos que los rocieros maltratan, castigan a los animales durante su peregrinar hasta la aldea (caballos, mulos y burros, principalmente). Una buena idea sería enganchar a la carreta al familiar más cercano, mejor el más corpulento, para que tire del carro, por supuesto dándole un poco de agua a mitad del camino y algún que otro azote cuando las fuerzas flaqueen. A estos peregrinos (un millón aproximadamente), yo les quitaba la comida, la bebida, los ateuendos típicos de las romerías, los animales, los instrumentos musicales, etc., en definitiva la juerga y el folklore. ¿Cómo quedaría el panorama?. Poquísimos devotos. Una gran mentira. Ah!, los expedicionarios simplemente están chocheando.
Fecha: Viernes, 15 abril 2016 a las 12:10
Antonio
Partiendo de la base de que no son burritos sino mulas y que estos pesan alrededor de 500kg, creo que todas la elucubraciones sobre la masa que tienen que transportar desde el norte al sur, se caen por las propias matemáticas, propiamente dichos. Sin caer en la cuenta de que este animal es un híbrido diseñado para el transporte. Sin más.
Fecha: Jueves, 14 abril 2016 a las 19:59
Juan
Muy bien "un animal, una responsabilidad". Con su comentario el que no se entera y se retrata es ud. Ah!, no hubo ningún fallo conmigo al nacer. Espero que con ud. tampoco. Ya veo también que es una persona con buen talante y demócrata que respeta las opiniones de los demás sin insultar cuando no están de acuerdo con ud. No se ponga nervioso y tómese su tiempo para redactar (hace un poco de daño tanta mezcla de tu con ud.). Para su tranquilidad soy amante de los animales y el primero que se subleva cuando ve pasar los caballos camino del Rocío llevado por ineptos que los maltratan pero no veo nada malo en utilizar un animal para tareas que pueden hacer si se hace con bien.
Fecha: Jueves, 14 abril 2016 a las 15:01
un animal, una responsabilidad
El que debería de extinguirse es el cazurro autóctono español. Juan lee el articulo primero haz el favor y si después de eso tu comentario sigue siendo el mismo es que hubo un fallo contigo al nacer y te atrasaste unos cuantos cientos de años. Eso mismo se pensaba de los esclavos negros e indígenas (si no valían para trabajar no servían) pero gracias a dios las personas evolucionaron.Pero por desgracia en pleno siglo XXI hay personas que nacieron con un pensamiento neandertal. Mi pregunta es...si usted sufriera un accidente, dios no lo quiera, y quedara inútil ¿deberíamos acabar contigo?¿o utilizarte como mascota y cogerte en brazos mientras vemos la tele?
Fecha: Jueves, 14 abril 2016 a las 13:57
Juan
Si los burros no se hubieran utilizado para transportar y cargar posiblemente estarían extinguidos hace tiempo (como ya casi lo están precisamente por eso, por haber sido sustituidos por otras formas de tracción). Solo veo una solución para que no se extingan y no "sufran" con las caminatas. Hagamos una campaña para utilizarlos como mascotas y los podamos coger en brazos cuando estamos en casa viendo la tele.
Fecha: Jueves, 14 abril 2016 a las 11:20
lkn
Muy bien dicho. Totalmente de acuerdo.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress