Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Jueves, 17 marzo 2016 | Leída 765 veces

Los onubenses peinan bombillas

Marcar como favorita

Hay gente con menos luces que un barco pirata. Paseando por la orilla de la playa en Punta Umbría, disfrutando del sinuoso y sutil contoneo de las olas, vi en el horizonte, balanceándose torpemente, algo que irradiaba un haz de luz al incidir sobre él los rayos solares. La marea estaba en proceso de pleamar y la forma redondeada del objeto contribuía a que cediera ante las acometidas de una corriente de agua bulímica, que parecía empeñada en volver a engullirlo para regurgitarlo después.

Era una bombilla de grandes proporciones (de unos 20 centímetros de altura), en buen estado de conservación, excepto por el casquillo, completamente oxidado. Somos animales de bellota, bípedos, pero gorrinos como nosotros mismos. Te la puede sudar la ecología pero si vas en un pesquero y te dedicas a lanzar contaminantes que pueden destruir tu medio de subsistencia, además de un incívico eres un tolai.

 

[Img #147331]Los filamentos de la bombilla son fabricados con wolframio, un metal que pasa al subsuelo y perjudica el crecimiento de plantas, provocando, además, la muerte de algunos animales marinos. Al que no lo pille, le hago un croquis: si echas mierda donde pescas, se acabaron los peces y adiós trabajo. Fin de la cita, que diría aquel. En mi cabecera de frases célebres siempre ocupó un puesto de honor una en la que nuestro poco iluminado protagonista podría verse identificado: “eres tonto o peinas bombillas”; sentencia inspirada por los creadores de “eres tonto o le pones la zancadilla a los autobuses”.  

 

Pero también hay capullos subsidiarios, los cómplices por desidia. Aquella bombilla llevaba bastantes horas fondeada en la arena, sin que nadie se dignara a retirarla para su reciclaje o a alejarla, al menos, de la corriente, evitando así que volviera al mar. Sin contar con que, si bien la ampolla (la cubierta de cristal de la bombilla) estaba intacta, en caso de ruptura era un peligro más que evidente para los viandantes. Debe ir en contra de la religión de la absurdología eso de tener comportamientos responsables.

 

Tras documentarla fotográficamente, mientras maldecía en hebreo y fusilaba visualmente a quienes pasaban sorteando sin inmutarse la bombilla transgénica, oteé el horizonte esperando localizar, iluso de mí,  una papelera. No un punto limpio, un centro de procesado, ni una cubeta de reciclado, no, una simple papelera. Ni rastro. Se ve que las papeleras son especies de temporada, estacionales, y no es tiempo de cosecha en aquellos lares. El personal es marrano sin paliativos, pero si no le rodeas de espacios para echar los desperdicios, lo será aún más. Eso es de lógica aplastante.

 

Anduve alrededor de un kilómetro con aquel mamotreto en la mano y, al final, no me quedó más opción que salir al pueblo y depositarla en un contenedor. Mi obstinación y cabezonería motivaron que me tomase tal molestia en vez de pasar de largo, un comportamiento poco habitual -a las pruebas me remito-.   

 

Adecentar y maquillar nuestra costa para enamorar a los guiris está muy bien, pero eso son ligues de verano, fogosos a la hora de rascarse el bolsillo, pero amantes esporádicos al fin y al cabo. Quienes le profesamos amor eterno e incondicional somos los onubenses y no merecemos que nuestro litoral luzca hecho un adefesio, sucio y abandonado cuando tenemos nuestro affaire invernal. Las agasajamos con menos lujos, pero somos fieles y puntuales a nuestras citas.  

 

@ManuelGGarrido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
12 Comentarios
Fecha: Viernes, 16 diciembre 2016 a las 21:00
andapapa
Muchas gracias señor Manuel, acaba usted de salvar la vida de 2 boquerones, una gamba y 5 camarones y con la cantidad de wolframio que tiene posiblemente hasta de un sunami, menos mal que entre todos los gorrinos siempre hay un iluminati, muchas gracias de corazon
Fecha: Viernes, 18 marzo 2016 a las 14:50
En fin
Rebeca, intenta eso de lectura comprensiva, lo que dice es que buscó una papelera, no un punto limpio, ni cubeta de reciclado, etc. Y las bombillas no se tiran al contenedor de vidrio. No hables de que los demás escriben chorradas si ni siquiera has leído bien el texto ni estás bien informada.
Fecha: Viernes, 18 marzo 2016 a las 10:05
rebeca
Dice que estuvo buscando un punto limpio y no lo encontró.
Eso va a reciclaje de vidrio y el resto a metales.
Nos que da mucho que aprender antes de escribir cuañquier chorrada.
Fecha: Viernes, 18 marzo 2016 a las 09:29
antes de hablar...
Por favor, lean esto, las bombillas de filamentos NO SE RECICLAN, se tiran al contenedor convencional, las que hay que llevar a un punto limpio son las de bajo consumo por su alto contenido en mercurio y plomo.
**** consorciouniverde.blogspot.com.es/2012/01/donde-tiramos-las-bombillas.html?m=1
Fecha: Viernes, 18 marzo 2016 a las 08:27
Alberto Pulido
A quien se le ocurre tirar una bombilla a un contenedor en los tiempos que estamos. Y encima va diciendolo por ahí. En fin... donde no hay, no hay.
Fecha: Viernes, 18 marzo 2016 a las 08:20
Pepe
¿La tiraste a un contenedor en vez de en un punto limpio?......
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 21:43
GALBRIT
A saber que harás tú con las bombillas...
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 16:54
Juanma
Juan , en las islas Sies , en Galicia, por poner un ejemplo, tampoco hay contenedores ni nada que interfiera tal belleza de isla. Pero la basura que alli se genera , la gente se la lleva de vuelta y la deposita en un lugar adecuado. Es cuestion de educacion. No justifico con esto la falta de puntos de recojida de basura en nuestras playas, por cierto para mi , las mejores del mundo.
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 16:23
Juan
Señor Manuel García:

Le doy una pista para un nuevo artículo de opinión: en la playa de Punta Umbría no hay papeleras durante todo el año. Usted no encontró no porque no sea verano, sino porque no las hay en todo el año.

Es más, en verano las miles y miles de personas que acuden a la playa no tienen ni contenedores de temporada. Si tienes una bolsa de basura, una botella o una lata, tienes que cargar con ella (aunque ya cuesta bastante acarrear sombrillas, sillas, cubos y palas de los niños...) hasta la avenida del Océano. Yo lo hago, pero no se le pone nada fácil a los poco civilizados.
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 13:16
Antonio
Pues si después de todo eso que usted relata, echó la lamparita en un contenedor en lugar de llevarla a un punto limpio dada su conocida toxicidad, no fue usted muy dispar de aquellos.
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 11:50
Darío
Y tu chupas cristales!!
Jajajajajajajajaja
Fecha: Jueves, 17 marzo 2016 a las 10:52
Manuel
Manuel, me parece muy lúdica e interesante tu publicación . Pero sería más impactante con una foto del artilugio, para que la gente se concienciara más. Saludos.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
(http)