Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manu López
Lunes, 14 marzo 2016 | Leída 255 veces

El problema no pasa por el banquillo

Marcar como favorita

La derrota ante el Cartagena ha hecho mucho daño. Una nueva decepción que ha levantado en armas a un importante sector de la afición contra el técnico, Alejandro Ceballos, y eso lo complica todo. Las redes sociales arden buscando culpables y no son pocos los que señalan al técnico recreativista, con la esperanza de que un cambio en el banquillo sirva de revulsivo para que el equipo consiga las cuatro victorias que necesita para certificar la permanencia.

No soy yo nadie para hacer cambiar de opinión a nadie, pero si voy a mostrar la mía, de manera razonada y por puntos.

 

Para empezar, es cierto que el rendimiento del equipo tras la llegada de Ceballos no ha influido en una mejora de puntos. El equipo pasó de estar en tierra de nadie a pelear de lleno por evitar el descenso y la crisis institucional del club ha terminado por llevarse por delante al equipo. Una crisis que queramos o no merma cualquier posibilidad de continuidad, y que justifica cualquier bajón anímico y de juego. Por mucho que hayan intentado aislarse, que lo intentó el técnico sevillano tras su fichaje, los enormes problemas con los que tienen que lidiar día tras días terminan por salir a flote.

 

Estamos asistiendo a la etapa más dura para el club, con dos frentes abiertos que pueden conllevar a la desaparición. Por un lado la venta, que de no concretarse antes del mes de junio terminaría con el descenso administrativo del Decano a Tercera y con ello el peor de los desenlaces. Y por otro lado el deportivo, que el que está tratando de sacar adelante una plantilla limitada, tanto en el aspecto mental por lo anteriormente dicho, como en el aspecto de planificación. Se armó una plantilla corta de efectivos y cuando surgió la plaga de lesiones, además de la salida de algunos activos por el tema de los impagos, terminó por desnudar las carencias que todos conocemos.

 

Con eso tuvo que trabajar Ceballos, un entrenador con sus carencias y sus virtudes. Un modesto entrenador que está ante su gran oportunidad, ya que es la primera vez que dirige a un club del nivel del Recreativo de Huelva, pero su experiencia en la categoría le sirvió de gran aval. Sabe lo necesario para competir en un fútbol alejado de los focos mediáticos y aunque desde el primer momento reconoció que no vino engañado, porque sabía dónde venía, lo cierto es que no ha podido reforzar el equipo como él esperaba.

 

Está claro que por números, en otras circunstancias se hablaría de cese con total naturalidad, tanto dentro como fuera del club. Pero no estamos en esa realidad. Ya ocurrió algo similar la pasada campaña con Oltra. No se trajeron los refuerzos necesarios, ni en verano ni en invierno, y contra esa losa fue imposible lidiar.

 

Como tampoco se puede lidiar con el poco gol que tiene el equipo. La dependencia con Arthuro y Núñez es total, y si estos dos jugadores, ya veteranos, no tienen su día, las opciones de victoria se reducen al mínimo. Es un problema de planificación, de jugadores llamados a tener otras cifras y que no están cumpliendo las expectativas, en gran medida porque están superados por la caótica realidad del club. Cambiar a Ceballos por un técnico de la casa no garantiza goles. Nadie llegará con una varita mágica.

 

Soy defensor a ultranza de Pavón y fui de los primeros que puse el grito en el cielo cuando le dieron la patada en el club por un novato como José Domínguez. Pero estamos ante muy pocos partidos, con un riesgo muy algo de error y con el fantasma de ese ‘informe interno’. Estoy seguro que si le preguntan, es el primero en preferir la continuidad del actual equipo técnico.

 

Pero ya se conoce el refrán de que al final la cuerda se rompe por el lado más débil. En el caso del Decano ni en esas se rompería. El actual vacío de poder impide que se tomen decisiones de ese calibre. Ya lo explicó el propio Toledano. Sin un dueño autorizando un cese, con la negociación consiguiente, Ceballos seguirá salvo que se plantee una dimisión.

 

No creo que ese sea el caso. Ceballos asumirá el rol de capitán de este barco llamado Recreativo de Huelva y ni hundiéndose se marchará. Solo queda apretar los dientes y emular tardes del pasado. Tomar el pulso a la ciudadanía y que secunden en los cuatro partidos restantes que quedan en Huelva. Pueden ser los últimos cuatro que juegue el Recreativo como Decano y merece que toda Huelva apoye a una de sus señas de identidad. Si más de 10.000 personas salieron a la manifestación a decirle a Comas que la afición del Decano no es facilona, es hora de gritar a los cuatro vientos que a las malas también están con su equipo y no solo los incondicionales.

 

Muchos dirán que problema está en Ceballos y sus alineaciones, otros en culpabilizar a los jugadores.. Yo pienso directamente en la solución, que pasa porque Pablo Comas acepte la oferta de Infotelwi, y se comience a trabajar en pro de la salvación del club. Aún hay tiempo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Lunes, 14 marzo 2016 a las 22:14
Manu López
Toda la razón ALBIAZUL
Fecha: Lunes, 14 marzo 2016 a las 21:55
onuba
El que no vea, que ceballos es un gran problema, es que esta ciego, desde que este hombre esta a cargo del club, esto va a la deriva nos queda una bala, que dimita Ceballo, y Pavon se haga cargo del equipo, si esto no sucede, estamos en tercera, lo que supone desaparecer.
Fecha: Lunes, 14 marzo 2016 a las 21:31
ALBIAZUL
Manu, lamentablemente el tema deportivo es secundario, si no se soluciona primero lo institucional. Ya tu colega Ricardo ha dejado muy claro con su artículo la pasividad del Sr. Cruz y compañía en un caso extremo. El alcalde está obligado a buscar una solución YA.
Fecha: Lunes, 14 marzo 2016 a las 20:11
Manu López
Puede haber una oportunidad siendo todo el mundo una piña, volcándonos todos en los 5 partidos que quedan en casa y que haya una solución institucional para ya mismo.

Cambiando de entrenador no arregla el problema del gol o la baja forma de algunos jugadores.

Ceballos ha cometido muchos errores, pero en la situación actual del club no es el problema. Al menos yo lo veo así, el que opine lo contrario siempre se agradece una réplica con argumentos.

Un saludo.
Fecha: Lunes, 14 marzo 2016 a las 18:18
yo mismo
los destrozosw con las alineaciones,el no jugar a nada,el salir sin delanteros,eso lo arregla infotelwi comprando el club,no es culpa de ceballos,tela,telita,tela lo que hay que leer

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress