Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

huelva24.com
Sábado, 30 enero 2016 | Leída 4461 veces
espacio vital

Zapatillas con ruedas: ¿son peligrosas?

Marcar como favorita

Sin duda, los zapatos con ruedas han sido uno de los regalos estrella de las pasadas navidades. ¿Quién no ha visto durante las últimas semanas por cualquiera de nuestras calles a niños y niñas deslizándose sobre sus talones como por arte de magia? Pero, ¿hablamos de calzado o de unos patines? Establecer esta diferencia es clave para evitar que este juguete termine jugando a alguien una mala pasada.

[Img #143608]Lo que cabe preguntarse en este caso es por qué con unos patines en línea se suele llevar casco, muñequeras, rodilleras y coderas, y no con unas zapatillas con ruedas. Y es que aunque las posibles lesiones sufridas por los usuarios de zapatillas con ruedas son similares a los de patinaje sobre ruedas, lamentablemente con las zapatillas no se suele hacer uso de los equipos de seguridad.

 

Como resultado de esta falta de prevención, los pediatras están comenzando a advertir acerca del incremento de los golpes y fracturas producidos por el uso de estas zapatillas. La razón no es otra que la combinación de dos variables: los niños las utilizan más y lo hacen sin protección.

 

Según publica la revista ‘Pediatrics’, expertos en traumatología y ortopedia analizaron los casos de 67 niños, de entre 6 y 15 años, que acudieron a sus consultas por lesiones debidas al uso de zapatillas con ruedas durante un período de diez semanas. El 86,5% de las lesiones afectaban a extremidades superiores y las más frecuentes fueron fracturas de muñeca y codo, dislocaciones de hombro y fracturas de mano. Además, el 20% de los accidentes ocurrieron cuando los niños probaban las zapatillas por primera vez y el 36% cuando estaban aprendiendo a usarlas (entre la primera y quinta vez de uso). Y todos lesionados compartían una particularidad: ninguno de ellos usaba casco u otro tipo de protección al momento de caer. En cuanto a la tipología de la caída, el 55% fueron de espalda y 32% de bruces. En este estudio se observó también que las lesiones eran más frecuentes entre las niñas y que la edad promedio para los accidentes era de 10 años.

 

Por todo lo anterior, incluso las tiendas especializadas son las primeras en recomendar el uso de equipos de protección similares a los de cualquier deporte que se practique al aire libre y que implique velocidad, ya sea bicicleta, monopatín, patinete, o patines, como es el caso. Del mismo modo, desde estas webs se ofrecen una serie de consejos para orientar a quienes se calcen por primera vez estas ruedas. De entrada, se explica que para no patinar hay que caminar de forma normal, pero con una ligera presión en la parte delantera del pie, apoyando más los dedos. Poco a poco, para que entre en acción la rueda, hay que tratar de levantar los dedos mientras se camina, jugando con este movimiento hasta que apoye la rueda del talón, tratando de mantener en [Img #143604]equilibrio. Al principio, sugieren, hay que separar las piernas un poco más de lo normal, para cubrir un área más amplia, lo cual mejora la estabilidad. También hay que mirar hacia adelante, no hacia abajo. Esto, que mejorará el equilibrio, se acaba haciendo de forma natural con la práctica.


En lo que coinciden los expertos es en que, pese a que se pueden usar como zapatillas normales, no debe ser el tipo de calzado habitual para un niño: se trata de un juguete para un rato o una tarde. Hay que tener en cuenta que aunque con las ruedas puestas se pueden usar para caminar apoyando más el pie en la zona delantera, no es cómodo ni recomendable andar de esta manera durante mucho tiempo. Para ello se recomienda ocultar las ruedas, en caso de que sea posible; aunque ni siquiera en este caso estas zapatillas pueden equipararse a unas diseñadas exclusivamente para andar.

 

Un poco de historia

Estas zapatillas con ruedas son fruto de la invención de Roger Adams, un aficionado que en 1998 decidió poner ruedas a un par de zapatillas. Al poco, ya estaba registrando más de 70 patentes en más de 20 países, y en el año 2000 la comercialización de las zapatillas era ya una realidad. A lo largo de los siguientes años la cuota de venta fue aumentando, llegando a triplicarse las ventas de un año para otro. Adams es dueño del 17% de la marca que las comercializa, Heelys. Actualmente se comercializan por todo el mundo y aunque las de la marca originaria se pueden adquirir a partir de 60 euros, hay otras firmas que por la mitad de precio distribuyen otros modelos igualmente válidos.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 22 febrero 2016 a las 21:57
Sonia
Efectivamente este tipo de zaparuedas hay que usarlas con casco, coderas y rodilleras. Cuando regalé unas a mi hija de 6 años le regalé el kit completo e insisto en que se lo ponga. Si no llega a ser por el casco ya se habría hecho más de una brecha

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress