Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel García
Viernes, 8 enero 2016 | Leída 2342 veces

Respire hondo antes de decir ‘quimiofobia’

Marcar como favorita

Quizás cuando al toser un onubense regurgite un pedazo de pulmón o al estornudar espute mucosidades fosforitas, algunos introduzcan de una vez la sinhueso donde no pega el sol y dejarán de insultar a sus cobayas, los ciudadanos. Según el gerente de la Asociación de las Industrias Químicas, Básicas y Energéticas (AIQBE) de Huelva, Rafael Romero, Huelva padece lo que define como ‘quimiofobia’. Es esperanzador enterarse de que la preocupación desmedida por la contaminación se fundamenta en nuestra naturaleza paleta, ignorante y propensa a la hipérbole en vez de en la existencia de un grave problema de salud pública real.

Porque, claro, qué exagerados somos, por una mijita de radiactividad de nada dejamos de explotar (cualquier día salimos por los aires) todo el potencial de esa paradisíaca playa de fina arena de arsénico y metales pesados que Fertiberia nos regaló depositando junto a las marismas cientos de hectáreas de fosfoyesos. Por cierto, cuando observen en el horizonte el humo que incesantemente desprenden las chimeneas de las fábricas, no piensen que es ponzoña polutiva, sino bancos de niebla manufacturados para decorar nuestra atmósfera. Además, somos unos analfabetos olfativos incapaces de apreciar las excelsas fragancias que pululan por el ambiente. No solo no reverenciamos las virtudes del ambientador gratuito con el que nos obsequian, sino que denunciamos su pestilente aroma al 112 entre picores de garganta y náuseas. No está hecha la miel para el morro del asno. ¿Azufre? No, huele a progreso, a desarrollo, a prosperidad; a ver si nos enteramos de una vez.

 

El Polo Químico, por si acaso, suele desmarcarse del asunto descartando que esa deliciosa esencia, que algunos han definido en sus llamadas a la centralita de emergencias como coliflor cocida, proceda de sus cocinas. Lo típico, congregación nocturna de amantes de la hortaliza que hacen una parrillada de verduras al aire libre y la brisa hace el resto.       

 

No olviden tampoco cuando sufran un ataque de asma que la incidencia elevada de afecciones respiratorias en la capital es anecdótica y que se trata de patologías psicosomáticas de una población paranoica, chalada y tendente a la obsesión.

 

Y qué decir del cáncer, la excusa barata de los choqueros para no dar un palo al agua y vivir del cuento, qué vagos y chupópteros ‘semos’ los de por aquí. Seguimos a la espera del famoso estudio prospectivo que complete el informe realizado por la Sociedad Española Epidemiología (SEE), allá por marzo de 2014, cuyo dictamen emplazaba a indagar de un modo más preciso y pormenorizado sobre la estrecha relación entre la contaminación y la alta mortalidad y morbilidad en Huelva. El río suena, solo falta ver qué tipo de agua lleva, pero de momento sigue estancada y los peces gordos industriales suelen nadar con destreza en esas cloacas. Suponemos que Rafael Moreno no leyó en su momento aquel estudio tan desalentador para sus teorías acerca de la esquizofrenia paranoide imperante en Huelva.


Sin embargo, este señor podrá llamarnos impunemente ‘quimiofobos’ e ironizar respecto a las lacras medioambientales, al tiempo que prosigue destruyendo nuestro entorno, escudándose, por ejemplo, en mediciones respecto a la calidad del aire realizadas por la Junta de Andalucía, un aire que se encarga de ventilar la fuerte corriente que generan las puertas giratorias, con intereses y connivencias como motor rotativo.  
El pasotismo e ineficiencia del ente regional en este sentido no es ni siquiera camuflado. Nos da la razón como a los locos cuando la alarma social se dispara y nos remite directamente a los datos que arrojan los controles realizados diariamente, orientativos pero poco fiables. No en vano, en la letra pequeña de dichos informes se indica que las cifras no pueden compararse puntualmente con los límites de referencia que establece la legislación porque no están sometidos a un proceso de validación, el cual se efectúa mensual o anualmente. ¿Para qué sirven entonces? Postureo y placebo informativo al que recurrir cuando la gente se pone pesada.

 

En efecto, don Rafael Moreno, tenemos ‘quimiofobia’ como usted la llama, pero no es un episodio de hipocondría e irracionalidad, vivir junto al mayor vertedero de residuos radioactivos de Europa y convivir con un tejido industrial altamente contaminante no provoca  aprensión, sino animadversión a lo que nos mata.        

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
21 Comentarios
Fecha: Martes, 12 enero 2016 a las 21:48
anonimo
Los que sois de alli estais ya acostumbrados al olor de las particulas o residuos que vierten al aire, pero los que venimos de fuera nos llevamos un mal olor y mala imagen tremenda. Como es posible que semejantes barbaridades toxicas se encuentren al lado del rio y lo que es peor, que todas las nubes enormes que explusan las fabricas se desplacen hacia nucleos urbandos de alta población como huelva capital, palos, etc. Es cierto que muchas familias depende de esta industria para vivir, pero tan bien es cierto de que hemos y estamos pagando un precio bastante alto.
Fecha: Domingo, 10 enero 2016 a las 23:40
A los que defendeis la quimica
Bueno simplemente deciros a todos los que, con tan "buen" criterio, defendeis la industria quimica que, como es muy probable trabajareis de manera muy vinculada a esta plaga, pues desde el campo os deseo que os llegue vuestra dedicacion y amor a la industria hasta el ALMA, y le deis trabajo a los oncologos del JRJ.... a todo cerdo le llega su San Martin!!
Fecha: Domingo, 10 enero 2016 a las 11:27
mesa de la risa
Lo que contaminan son los cochees y todos teneis cochecitos diesel, pero claro eso no os interesa porque lo utilizais, tampoco hablais de tabaquito porque fumais..... Lo que teneis que hacer es iros de Huelva si no os gusta lo que hay aqui.un saludo
Fecha: Domingo, 10 enero 2016 a las 00:35
Cualquiera
En ese caso cerremos todas las fábricas. ¿Qué importarán los trabajadores y sus familias? Al paro sin contemplaciones. ¿Que les ejecutan las hipotecas? Hay muchos cajeros libres.
¿Que tienen que ir al banco de alimentos para alimentarse a ellos y a sus hijos? Pues que corran. Está lleno de comida que dona la gente en días señalados.
¿Que no tienen para vestirse? Que vayan pidiendo por ahí.

Y los profesores y alumnos del C.I.F.P. Rodríguez Casado también a la calle, ¿para qué queremos un ciclo formativo superior de química si después no pueden hacer las prácticas donde corresponden?
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 22:21
cateto
Algún listillo nos puede contar si la esperanza de vida en Huelva distorciona la media nacional o andaluza?
Quizás sin industrias llegaríamos a los 200 años y podríamos cerrar hospitales por falta de enfermos. CORRUPTOS MENTALES.







Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 19:33
Eugenio
Lo que se hecha de menos es la voz del gremio sanitario. No se atreven a decir en público lo que dicen en privado... Por qué será...
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 19:20
Granhermano
Que van a leer y si tienen gran hermano lo más culto de España de verdad que vergüenza de ser español
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 19:14
Trabajo ayudando el medio ambiente
Siempre apoyando el trabajo en contra del medio ambiente que sepáis que ayudando el medio ambiente da más trabajo lo que pasa que no da dinero a los políticos por favor informaros pero de verdad da mucho puestos de trabajo el medio ambiente lo que pasa que los políticos no le interesan.porque será..
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 19:02
No haber votado
Lo de siempre cuando son votados hacen lo de siempre engañar y robar la culpa de los que votan al pp y PSOE bueno y ciudadanos los peores drogadictos puteros y racistas
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 19:01
Homo Ecologicus
El que se aburra que se ponga a leer un buen libro, a ver si se le pasa e igual descubre que en su cerebro tiene neuronas capaces de hacer interconexiones y pensar con nitidez. Si no se diera el caso, probablemente es porque ya es un residuo social, dilúyase.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 18:55
Sin aire puro
Yo he tenido que irme al campo a vivir recomendado por mi médico porque me asfixio y tengo suerte que mi padre vive en el campo pero los demás que no pueden que pasa¿no es justo.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 18:42
Aburrido
LLamaros "quimifobos" no es justo, no os preocupa la quimica ... sólo FERTIBERIA. Yo creo que sería mas adecuado llamaros "FOSFOPOLLAS"
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 18:40
Jose
Como se puede comprobar en este foro el comentario de "choco", está en bastante inferioridad. Conmigo somos 8 en contra de Choco. Pero es que si hiciéramos una encuesta en Huelva casa por casa el resultado sería aplastante en contra de los argumentos de "choco". Con esto qué quiero decir, que los caciques chupasangre de los onubenses estan pisoteando la democracia hace décadas. Y los políticos con excepciones estan viviendo tambien tapando las ilegalidades de quien está matando a Huelva a base de contaminantes. Confiemos en Europa y la Justicia.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 18:23
Homo Ecologicus
Residuos de un subproducto? umm! ese eufemismo me suena al argumentario como el que utiliza el tal Romero. Mírese usted la legislación en materia de residuos. Lo que tenemos en Huelva es un Vertedero, Radiactivo e Ilegal para ser más preciso. Y si, el mayor de Europa, información facilmente asequible en internet. Los limites para las radiaciones ionizantes es de 1mSv/ Año, y las últimas mediciones hechas indican 128,77mSv/Alño, o lo que es lo mismo 128 veces más de los valores permitidos.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 17:28
Maneli
Espero que el tal Rafael Romero ni nadie de su entorno padezca (seguro que a alguién tiene) niguna enfermedad relacionada con esa industria.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 17:20
Chocante
Choco, si eso es lo que extraes del texto es que te has enterado de poco. Si crees que no hay radiactividad móntate tú un chalet en esa zona y que lo disfrutes. En todo caso, si no quieres llamarlo vertedero radiactivo más grande de Europa, estás en tu derecho, pero llama entonces ignorante, manipulador y demás a los periodistas de El País, a Green Peace a WWF, medios locales, etc, que usan esa misma terminología. Preocúpate más por lanzar esa bilis contra los que nos están matando en vez de contra el que denuncia.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 17:15
jajaja
Choco vete buscando otro curro.
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 16:50
choco
La quimiofobia en muchos casos, como el que escribe este articulo, va acompañado de falta de formacion / informacion, llegando a niveles de ignorancia tales que se podria confundir se con manipulacion o mentira. Como puedes decir que vives junto al vertedero de residuos radiactivos mas grande de Europa!!. Deberias primero diferenciar que es vertedero, residuos de subproducto, que es radiactividad, cuales son los limites de exposicion y por ultimo si hubiera radiactividad en las balsas de donde provienen si del fosfoyeso o de la chatarras de acerinox guardada por la Junta en esta Huelva CATETA
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 14:39
Mal
¿chapapote?
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 14:15
regular
¿chapas?
Fecha: Viernes, 8 enero 2016 a las 13:47
bien
chapo

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress