Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Mario Asensio
Domingo, 20 julio 2014 | Leída 410 veces
Autor de ‘El rastro de su voz’

Antonio Sánchez: “Siempre se ha escrito sobre un libro maldito y yo he usado un disco”

Marcar como favorita

Nieva en Huelva en 1945 y un niño ingresa en un orfanato con el legado bajo el brazo de un disco único grabado por su madre, de la que ha sido apartado por estar enferma de tuberculosis. Hay un personaje misterioso que quiere ese disco a toda costa, compañeros muy particulares, luces y sombras, intriga y misterio para una novela entre el género negro y policiaco que cierra el círculo con la nevada de 1954.

Antonio Sánchez es uno de los rostros conocidos de Huelva TV, donde cada tarde en el magacín Gran Vía trata con la actualidad. Ahora este periodista también negocia con la otra realidad, la de la ficción, metido en otra piel, la de escritor, una vocación que ha tenido siempre latente, pero que ahora le ha empujado a prestarle más atención a sus inquietudes, a esforzarse por sacar de uno mismo esa amalgama de historias que ha ido archivando y sus atmósferas, que por fragmentos afloran a la consciencia o se filtran entre las líneas que crecen en número sobre el papel en blanco. De esa lucha interior ha nacido su primera novela, ‘El rastro de su voz’, que sale a la venta en diciembre con una serie de ingredientes que la hacen atractiva antes de ver la luz y que haya una interesante expectación a su alrededor. Aquí el rostro del autor deja de ser visible a la hora de contar las historias cotidianas y se convierte en un narrador que guía al lector con la palabra escrita para hacerle volar la imaginación, para que vea a su modo una historia a la que ha puesto mucho empeño, cuidando cada detalle para que encaje como una llave en su única cerradura posible. La misma correspondencia espera entre los límites de su afán perfeccionista, su aniquilamiento del riesgo a que algo escape de su lugar, y la frontera siempre inexpugnable de las expectativas de un público diverso en el que ya ha encendido el deseo. Luego cada línea revisada incontables veces será un anzuelo posible para que el lector siempre tenga el hambre de una página más.

 

[Img #99497]PREGUNTA.- ¿Qué cuenta ‘El rastro de su voz’?
RESPUESTA.-
Es una especie de intriga gótica, gótica en cuanto al tratamiento narrativo que yo le doy. Me gusta jugar mucho con los contrastes de las luces y las sombras, como siempre he visto en el cine de pequeño en el género negro, que bebe del expresionismo alemán, que también me gusta mucho, sobre todo en una ciudad que siempre está iluminada como Huelva. Está iluminada hoy día pues imagínate cómo lo estaría sin fábricas. En esa atmósfera se mueve la historia de un niño que se tiene que ir de casa porque su madre está enferma de tuberculosis y antiguamente en la época de la posguerra cuando los padres estaban enfermos los niños se iban a casa de un familiar o si no tenían los mandaban a un internado de carácter social. Este niño acaba en una especie de orfanato, una casa de niños huérfanos que se llama San Nicolás, donde trabaja su tía, la hermana de su padre, que murió en la guerra, y allí estará el tiempo que tarde su madre en curarse de la tuberculosis. Ella antes de marcharse le pide que le guarde su disco, que es el único que ella ha grabado en vida  y sólo existe ese ejemplar y quiere que lo tenga él. Le cuenta que hay un curioso personaje que lleva mucho tiempo detrás de ella porque le quiere comprar ese disco y le habla incluso de la cifra que le ha ofrecido y el niño le  contesta que por qué no lo ha venido pero ella le responde que no lo hace porque sólo somos lo que se recuerda de nosotros. “Este es mi tesoro y es lo que te puedo dejar”. Tiene su tinte de misterio y de intriga. Este niño llega con esta maleta cargada de sus cosas y su disco y allí conoce a una serie de personajes, que comprueba con el paso del tiempo que todos tienen algo que ver con ese disco y con ese coleccionista de objetos únicos que quiere hacerse con él. Tenía que crear algún tipo de personaje que fuera una especie de hilo conductor entre unas tramas y otras y ése es.

 

P.- ¿Por qué ha elegido un disco como elemento importante y de dónde le vino esa idea de darle protagonismo en la novela?
R.-
Siempre se ha escrito sobre un libro maldito y yo he usado un disco. Se he hablado mucho de un libro maldito o perdido, películas con muertes en los rodajes, discos que se escuchan al revés para desvelar mensaje ocultos y pensé escribir sobre un disco, pero basándome en cosas que realmente han podido ocurrir y hay casos de gente que hizo un disco y de repente no se volvió a saber nada de ellos. Quería hacer algo distinto y por Internet buscando fuentes me encontré que el single más caro de la historia era de un artista desconocido para el gran público, de segunda fila de la Motown, que tenía una gran voz y sacó un single y tuvo un buen éxito pero alguien decidió que no continuará. Va en la línea de eso.

 

P.- ¿De dónde le viene la inquietud por escribir y la motivación para decidirse a embarcarse en una novela?
R.-
La inquietud de escribir la tengo desde siempre. Desde muy pequeño he sido de leer libros, empaparme tebeos, ver películas antiguas y ese poso lo tengo. Algún día tenía que darle salida, pero cuando te pones dices “para esto no valgo”. Pero cuando ves cómo está la profesión, que está tan jodida y se están cayendo tantos medios y compañeros y ves que con un sueldo no te llega, dices ¿de dónde puedo sacar algo más al cabo del mes? Entonces me decidí a escribir un libro. He estado durante dos años aprendiendo a escribir, porque no les lo mismo hacerlo para un medio que hacer literatura. He hecho un ejercicio de autocrítica constante. Comencé a escribir en el puente de la Inmaculada de 2011 y pasados unos meses eché la vista atrás y dije “esto no vale para nada”, ni cómo está escrito ni lo que es. Ha sido una constante evolución. No sé cuantas versiones puedo tener en el ordenador, unas 15 o 20 seguro.  He ido escribiendo a trancas y barrancas, porque no he podido tener una rutina, sino cuando podía y más seguido en vacaciones y puentes, que es cuando puedes enlazar lo que has escrito y puedes darle una linealidad.

 

[Img #99499]P.- ¿Qué sello o estilo tiene esta obra, qué ambiente?
R.-
Siempre me han gustado mucho las historias a medio camino entre la novela de misterio y la gótica. Me encantan las películas antiguas con esa ambientación lúgubre y siempre he pensado que son elementos casi fantásticos, pero que puedo llevarlos a un terreno real y hay autores que lo han hecho. Defino la novela como un misterio, una intriga gótica, a medio camino entre lo que es la típica novela de misterio y el género negro policiaco, pero con su puntito de costumbrismo, de humor, que siempre viene bien, algo de romanticismo. Me he preocupado de que tenga muchos ingredientes y creo que me ha quedado redondo.


P.- ¿Ese anclaje a la realidad que quiere aportar es el único nexo con lo que hace diariamente en su trabajo?
R.-
Sí, porque está claro que no tiene nada que ver hablar en televisión para dar una noticia a desarrollar una novela. Por eso te llevas tanto tiempo, porque es algo distinto. Tienes que desconectar de una cosa y centrarte en otra, aunque yo estaba haciendo lo que fuera o trabajando y no desconectaba nunca del libro.

 

P.- ¿Cómo se siente una vez que contempla la obra terminada y como decía antes que ha quedado redonda?
R.-
Siento un alivio enorme. Han sido muchas veces en las que he estado a punto de darle una patada al portátil o que me decía que no iba a ser capaz con el lío que tenía. Pero gracias a dios he tenido el apoyo de mi mujer, que en ningún momento me dejó que abandonara. Cuando ya todo va cobrando forma y tienes ya el esquema en tu cabeza y tienes todo preparado para ese punto de la historia al que quieres llegar, hasta que alcanzas el final y ves que todo encaja es una gran satisfacción. Es una historia con varias tramas, es a modo de muñeca rusa, con una historia dentro de otra, historias paralelas que se van entrecruzando y cuando  ya vas llegando a esos puntos de unión sientes que por fin se va cerrando y cuadrando todo.

 

P.- Habla de lo difícil que es ese proceso de escribir y que acabe encajando y cuadrando todo ¿cómo es después ese proceso de que lo que ha hecho tenga vía de comunicación con los demás?
R.-
Eso está muy difícil. Las editoriales han pasado de hacer negocio con los lectores a hacerlo con los propios escritores. La crisis ha afectado a todo el mundo. A Planeta creo que no le hace falta comprar el Círculo de Lectores y si lo compra es por algo. No tengo dudas de que tras esos nombres y editoriales de autopublicación se esconden algunas de las grandes. Yo tenía claro que si me he llevado dos años preparando esto no le pongo dinero encima porque es una trampa. Porque a lo mejor te gastas mil o dos mil euros para que salgan ‘x’ ejemplares, como ves en estas webs de editoriales, y es una trampa en el sentido de que el dinero no lo han puesto ellos, lo ha puesto tú, y si es así y no han hecho una inversión arriesgada no se van a preocupar de recuperarla. Tuve la suerte de que me hablaron de Abecedario. Mandé el primer capítulo, que son cinco páginas, el preludio de la historia, donde que te preocupas de que enganche desde el principio y no sea muy extenso. Las editoriales no quieren el manuscrito entero, sino el principio y el final y si les gusta ya lo piden entonces. En mi caso les gustó, les mandé el manuscrito y me mandaron un mensaje diciéndome que la comisión de lectura llevaba 30 páginas y le encantaba. Es una editorial pequeña-mediana pero que tiene  distribución en toda España y al final lo que te importa es que sepas que le van a dar cariño al libro y van a conseguir que esté en todos los lugares de venta importante. Estos días es sólo el anuncio de que saldrá y la gente ya está interesada. Sale el 10 de diciembre, que es una de las fechas por las que se venden más libros. Ya en Facebook hay una página oficial sobre el libro y en redes sociales está la sinopsis, fragmentos de la obra, una pieza de música para que la gente se haga una idea de cómo es el ambiente y la atmósfera en la que se mueve la historia.

 

[Img #99498]P.- Por lo que cuenta el orfanato parece el lugar idea para ese ambiente.
R.-
La verdad es que sí. También bebo de las fotografías y postales antiguas de Huelva que sabemos el sitio actual dónde están. Este orfanato de San Nicolás le decían el chalé del sordo, en Villa Conchita, y aún hoy día todavía se conserva la entrada, que está a lado del Colegio Santo Ángel y enfrente del Instituto Rábida, fue de Rafael Morales, que fue alcalde de Huelva. Era una chalet a modo de mansión, regionalista mezclando todo tipo de elementos, con ese minarete y cuando lo vi tuve claro que este iba a ser ese sitio chungo con gente chunga para que fuera el caldo de cultivo y germen de toda la trama. Me ha llevado mucho tiempo encontrarlo.

 

P.- Qué detalles ha tocado del costumbrismo y la historia de Huelva?
R.-
La portada del libro por ejemplo es una fotografía que encontré en el repositorio de la Universidad de Huelva y tuve claro enseguida que tenía que ser esa. Me inspirado también en los chalet de los ingleses de Mackay y MacDonald, la Casa del Vigía de Mazagón, la cárcel vieja de Los Rosales, el pozo dulce de los Claus, menciono la Casa Colón, pero he huido de lo demasiado típico y monumental. Luego en cuanto a personajes, está el compañero inseparable de Martín, el protagonista, que es Carlines. Es hijo de un peluquero gitano que no quiere saber nada de los gitanos y aporta su punto de humor, el contrapunto. Es el que dice lo típico de que “eres un abombao” o “más agarrado que una vieja en un columpio”. He querido poner en su boca expresiones de aquí, palabras nuestras pero que se entiendan fuera, y creo que  en el contexto son entendibles. Históricamente la trama está entre 1945 y 1954, que son los años de las dos últimas nevadas en Huelva. El protagonista llega a San Nicolás con esa nevada del 45 y la historia terminará en la del 54. Ahí  se cierra el círculo y tiene su significado simbólico. De nevada a nevada se cierra la maldición que comienza en San Nicolás y allí se acaba.

 

P.- Está claro que no ha dejado nada al azar.
R.-
No, me he cuidado mucho de prestarle atención a cada detalle. Me he documentado bien acerca de los discos de pizarra, de quién era el actor de moda de aquella época, aunque fuera par mencionarlo en una línea, y así se ha hecho. Me he preocupado de que cada frase esté bien cerrada, que tenga su ritmo, que no sea un peñazo, Son muchas páginas pero creo que se hace llevadero para el lector. Hay referencias a obras literarias, al cine y al cómic, muchas cosas.

 

P.- Como escritor ha reunido todo los elementos necesarios, ¿cómo cree que los  va a recibir el lector para completar la historia?¿Qué esperas del público y qué reacciones le han ido llegando de quien ha podido leer la obra?
R.-
El manuscrito lo han leído ya siete personas. Se lo mandé a mis padres, que son lectores ávidos y además muy críticos, que lo que ven te lo dicen y les avisé que lo hicieran y ellos me han cogido muchas faltas. Es normal por mucho que lo revises tus ojos siempre son los mismos y necesitas que alguien lo vean desde fuera. Ellos me dieron una versión depurada, yo después se la pasé al escritor onubense Manuel Jesús Soriano, que ya se lo ha leído dos veces porque le encanta y le llegó también al comité de la editorial. El editor el otro día me dijo que tenía muy buenas referencias y no del comité, sino de un catedrático jubilado de Filología que durante 40 años estaba en la Universidad de Cáceres y colaboraba con ellos. Dice que le encanta porque esto lo ha hecho un escritor y me recalcó que ni está acostumbrado a que le digan eso ni a regalarle los oídos a nadie. La última depuración del manuscrito ha caído en manos de Alfonso Morelo que hace conmigo todos los jueves el bloque de cine en el magazine y además es crítico, analista de obras literarias y de cine y escribe en revistas. Me ha dicho que le ha encantado, que los diálogos y las descripciones están muy bien y que soy un poquito barroquista. Me van diciendo cositas pero en general a todos les ha gustado mucho. Yo lo que espero es que le guste por lo menos a la gente de Huelva. No obstante, aunque es una historia que la ambiento en Huelva se podría haber hecho en cualquier otro lado, porque no se trata de una historia puramente localista y me he asegurado de eso.

 

[Img #99496]P.- ¿Es una historia cerrada o da pie a que se pueda a hacer en el futuro una segunda parte?
R.-
Es una historia cerrada, pero tendrá una continuidad porque hay un personaje que va a servir para eso. No quedan cosas por contar, sino que da pie a que con ese personaje se puedan tejer una serie de historia paralelas y de alguna manera crear una especie de trilogía. De hecho ya estoy pensando en cómo puede ser una continuación que no tiene por qué ser una secuela, puede ser una precuela también.

 

P.- Lo que parece claro es que el gusanillo de la escritura le ha pegado fuerte.
R.-
La verdad es que sí. Esto es un negocio más, el editor quiere vender libros y el escritor, que me parece un poco pretencioso cuando se dice que soy escritor,  el que escribe, quiere seguir escribiendo y que le den la oportunidad de publicarlo. Todo esto ya es cómo las grandes películas. No se le firma a un director o a un actor para una única película.

 

P.-¿Le ha dado muchas vueltas al título?
R.-
Pues la verdad es que sí, le di varias vueltas e incluso no iba a ser ‘El rastro de su voz’ sino ‘El rastro de tu voz’. Pero era mejor lo primero y tiene su explicación. Las historias prácticamente se escriben todas desde hacia adelante hasta atrás. Tienes que tener el principio y el final. Además el problema que tenemos nosotros es que aunque tenemos muchos libros estamos muy criados en el terreno televisivo y fílmico, pensamos y vemos en formato cine, con lo cual escribir una historia es como escribir un guión con determinados nudos, transcribir las imágenes que tienes en la cabeza y elementos, implantaciones que te aporten puntos de giro y hace siempre un regate que no te esperas y hay varios a lo largo de la historia. Estás acostumbrados en el cine a saber cómo funcionan cuando aparecen ciertos objetos, como una pistola, una foto o un espejo y por muy pequeño que sea el detalle todo tiene su importancia y significado.

 

P.-¿Le gustaría que esta historia fuera llevada al cine?
R.-
Sería fácil de hacer, lo que pasa que lo que más costaría sería recrear un ambiente antiguo en esta ciudad, pero puede ocurrir la historia en cualquier otro lugar.

 

P.- ¿Quiénes son sus escritores de referencia?
R.-
Pues tengo varios autores tanto en literatura como en cine. El expresionismo alemán, el cine negro, ese de sombrero y gabardina, la típica película policiaca del género como El Halcón Maltés, cosas así. Mis referencias en cuanto a literatura ‘noir’, son Raymond Chandler y  Dashiell Hammet. Me gusta mucho Pérez Reverte, Zafón, también Edgar Allan Poe, que es lo que siempre he leído relacionado género fantástico y de terror.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 20 julio 2014 a las 13:58
Nuiiii
Que llegue diciembre ya!!! Quiero leer esta novela, tiene buenísima pinta.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress