Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Carmen Canterla
Sábado, 5 abril 2014 | Leída 1086 veces
sexología

Depresión y sexualidad

Marcar como favorita

En la depresión desaparece el deseo de disfrutar de cualquier cosa, la capacidad de sentir placer, de disfrutar del bienestar que nos podía generar antes el contacto con aquellas personas que forman parte de nuestra vida diaria y que queremos. La tristeza se apodera de nosotros y en la vida sexual, evidentemente, también deja su huella.

La depresión es una alteración en el estado de ánimo caracterizado por un sentimiento de tristeza profunda y vacío la mayor parte del día, llanto incontrolado, disminución del interés y/o la capacidad de disfrutar de las cosas que antes lo hacíamos, agitación o enlentecimiento psicomotores, pérdida de energía, dificultad para pensar o concentrarse, sentimientos de inutilidad y culpa, etc. Es un terremoto, que por alguna razón, llega a nuestras vidas y que provoca una alteración en nuestro ritmo diario, laboral, familiar, social y por supuesto, también en la pareja.

[Img #90438]En la mayoría de los casos pasa algún tiempo antes de que la persona entienda que le está pasando algo y acuda a buscar ayuda para poner solución a 'esto' que le ocurre y que no sabe cómo afrontar. A veces la familia no entiende el cambio que ve en su familiar, otras veces las amistades intentan animar a la persona con frases como “no te preocupes, no pasa nada” o “no hay mal que cien años dure”, y quien en ese momento pasa por ese 'BOOM' de emociones y desgana en ocasiones no se siente ni entendido ni apoyado por nadie, pues su malestar es real aunque no sea algo palpable con pruebas físicas a los ojos de quienes les rodean.

En la depresión desaparece el deseo de disfrutar de cualquier cosa, la capacidad de sentir placer, de disfrutar del bienestar que nos podía generar antes el contacto con aquellas personas que forman parte de nuestra vida diaria y que queremos. La tristeza se apodera de nosotros…

En la vida sexual, evidentemente también deja su huella, el deseo sexual desaparece, bloqueamos las fantasías sexuales, puede afectar al nivel de excitación de la persona, dificultar la capacidad de experimentar el placer, el orgasmo; y en el caso de los hombres puede provocar dificultades en la consecución y/o mantenimiento de la erección.

A veces es necesaria la toma de medicación (psicofármacos) para afrontar la situación, y poder llevar el tratamiento que desarrollaremos con el profesional de la psicología de manera más rápida y eficaz, estos fármacos también pueden afectar a la respuesta sexual (cómo responde nuestro cuerpo ante estímulos sexuales). Su efecto será transitorio, cuando la medicación ya no es necesaria y se retira desaparecen estos efectos.

¿Y ahora, qué?
Hay que revelarse contra esta situación de tristeza, apatía, desgana…pues no es definitiva y buscar la ayuda del profesional o profesionales adecuados (psicólogos, psiquiatras si fuese necesario, sexólogos), estos pueden ayudarnos a superar esta etapa de nuestra vida y salir no solo felices sino también fortalecidos. Desarrollar destrezas para afrontar las dificultades que quizás antes no teníamos, potenciar lo positivo de nosotros mismos, conocer aquellos aspectos que podemos mejorar y conseguirlo… aprender a ¡SER FELICES!

El objetivo principal debe ser tratar la depresión, si bien es cierto que un tratamiento integral donde se aborde tanto ésta como los problemas en la conducta sexual pueden mejorar los resultados de la intervención, pues iremos avanzando poco a poco en todas las áreas de nuestra vida diaria, incluida nuestra sexualidad.

[Img #90439]Algunos consejillos

  1. En lo que respecta a la recuperación de tu bienestar: debemos darnos un tiempo para comenzar a sentirnos bien, respetar las pautas de tratamiento que nos indica el psicólogo (importantísimo), diseñar un plan de actividades gratificantes tanto en solitario, como acompañados, intentar buscar los aspectos positivos de las cosas, hacer una lista de nuestros objetivos e ir caminando hacia ellos, uno a uno y poco a poco, afrontar paulatinamente los temas pendientes y tomar decisiones.
  2. En lo que respecta a la sexualidad: debemos propiciar el encuentro piel con piel, no tenemos por qué terminar en relación coital, pero si podemos buscar espacios en los que podamos compartir un ratito de intimidad, hablar sobre que nos preocupa, qué espero de la otra parte de mi pareja, acariciarnos, besarnos, buscar algunos juegos que faciliten el acercamiento, propiciar algunos cambios en nuestra vida sexual que poco a poco vaya despertando el interés, y tener paciencia con nuestra pareja pues si adoptamos una actitud demandante y exigente no conseguiremos más que aumente su malestar, pueda bloquearse y rechace el acercamiento.
  3. En definitiva, con esfuerzo, ayuda de profesionales y adherencia al tratamiento se puede salir de esa tristeza y desgana que nos roba el bienestar del que todos tenemos derecho a disfrutar


Y tener siempre presente que ponernos en manos de profesionales cualificados (psicólogos colegiados y sexólogo) es una garantía de mejores resultados, de salud.

Coger las riendas de nuestra vida y ordenarla, aprender a querernos y a ser felices son garantía de calidad de vida.

Y recuerda: disfrutar del sexo es una experiencia muy saludable.

Carmen Canterla
Psicóloga Sexóloga
Co-Directora del I.S. Vidacer Huelva.
C/Amado de Lázaro, 7 Local Bajo. Huelva. Tlf: 959 54 40 11

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress