Sábado, 11 mayo 2013
sexología

La disfunción eréctil

Enviar por email
Carmen Canterla

La disfunción eréctil es una de las disfunciones sexuales que mayor malestar genera en los hombres, pues para la gran mayoría de ellos es sinónimo de no poder practicar ni disfrutar de las relaciones sexuales, por lo que la falta de erección supone para ellos, y en ocasiones para la pareja, el fin de la vida sexual, un estigma para la virilidad masculina.

Para ellos, la aparición de la erección es una señal visible y por supuesto palpable de la capacidad sexual, de la masculinidad, y si se pierde genera un enorme malestar, pudiendo verse afectada su autoestima. Es habitual que un hombre que acude a consulta aquejado de una disfunción eréctil haga referencia a ella como 'no funciono', 'impotente', siendo ambas alusiones al problema del todo incorrectas y peyorativas, cargadas de negatividad y dificultando mucho asumir y compartir el problema y por tanto buscar soluciones a éste.

Hay muchos hombres a los que les cuesta mucho hablar de su sexualidad con su médico
y viven durante un tiempo su problema solos, sin compartirlo con los profesionales competentes que le podrían ayudar a buscar la solución y a entender su problema. Cuando esto ocurre, cabe la posibilidad de dificultar la solución del mismo, no atender a aspectos orgánicos que sean los que están dando como respuesta una dificultad erectiva y aumentando su malestar psíquico (ansiedad, afectación de la autoestima...).

La mayoría de los hombres en algún momento de sus vidas pueden tener un fallo en la erección, que puede desaparecer de forma espontánea; si bien es cierto que estos fallos se pueden presentar a cualquier edad, lo más frecuente es que la probabilidad de dificultades erectivas aumente con la edad.

[Img #66657]La disfunción erectil y sus causas
Por definición la disfunción eréctil es la incapacidad persistente o recurrente, para obtener  o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual, que provoca un malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

La disfunción eréctil puede ser orgánica (origen físico) o psicológica. No obstante, en muchos hombres con disfunción eréctil de origen orgánico se añade un componente psicológico que la agrava.

De origen orgánico: se produce por una alteración de los mecanismos fisiológicos que intervienen en la erección. Entre los que podríamos destacar:

  • Vascular: existen dificultades para que la sangre (necesaria para obtener la erección) llegue al pene o se retenga en éste (dentro de los cuerpos cavernosos). Las causas más frecuentes son: diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión, enfermedades cardiovasculares…
  • Neurológica: cuando hay dificultades en la transmisión de órdenes que cerebro y médula espinal envían al pene para que aparezca la erección (los nervios erectores). Las causas más frecuentes son: diabetes, las enfermedades de la médula y las cirugías realizadas por cáncer de próstata, vejiga y recto.
  • Hormonal: se producen menos número de hormonas, testosterona, de las que son necesarias para obtener la erección.
  • Medicamentosa: hay algunos fármacos como los que se usan para el control de la tensión arterial y algunos psicofármacos que pueden generar dificultades erectivas.


De origen psicológico: estados de ansiedad, depresión y estrés tienen una relación directa con la capacidad de erección, y no solo sobre ésta sino también como ya hemos visto con el deseo sexual, al tener poco deseo sexual alcanzar la erección puede suponer una mayor dificultad. También tener en la cabeza otras cosas que nos preocupan hace que se esté menos receptivo a los estímulos sexuales, dificultando la aparición y/o mantenimiento de la erección.

Existen otros factores, de origen psicológico, que también pueden influir sobre la capacidad erectiva. Entre ellos cabe destacar la ansiedad de ejecución, el temor al fracaso, la auto-observación y la demanda de ejecución, entre otros.

  • Ansiedad de ejecución: ansiedad ante cualquier señal que haga pensar en que se aproxima un posible encuentro sexual y que volverá a 'fracasar su erección'.
  • Temor al fracaso: miedo a no conseguir la erección, que ésta no sea lo suficientemente consistente como para poder lograr una penetración satisfactoria.
  • Auto-observación: estar más pendiente de alcanzar la erección y de cómo es esta que de la sensaciones que se están despertando en el cuerpo, y disfrutar de ellas.
  • Demanda de ejecución: la demanda de ejecución de una pareja con disfunción eréctil puede generar unas actitudes negativas hacia la relación, el hombre prestará más atención a la dificultad para penetrar a su pareja, esto aumentará la ansiedad, pudiendo suponer una pérdida o incapacidad para alcanzar la erección. Llegando en ocasiones a evitar cualquier contacto sexual.


En muchas ocasiones la disfunción eréctil de origen orgánico termina teniendo también factores psicógenos que influyen sobre la dificultad en la erección, así como fallos ocasionales en la erección pueden 'preocupar' tanto al hombre que terminen desarrollando una disfunción eréctil de origen psicógeno.

Recordad que casi todos los hombres en algún momento de sus vidas pueden tener un fallo en la erección, sin que este suponga más que eso, algo ocasional que no tiene porque volver a presentarse. Pero si se preocupa en exceso, concentra su atención en la siguiente relación en 'a ver si me va a pasar otra vez'. Esto puede hacer que se repita y entrar así en un ciclo que haga que se vuelva a presentar un fallo en la erección y terminar desarrollando una disfunción eréctil de origen psicógeno.

[Img #66658]¿Cómo abordar una disfunción eréctil?
Toda disfunción sexual debe ser, siempre que sea posible, evaluadas y abordadas terapéuticamente en pareja. Ambos llegan a conocer mejor el problema, se resuelven las dudas que puedan surgir a los dos y ambos se implican en el tratamiento de la misma.


En primer lugar acudir al médico para que pueda realizar las evaluaciones y exploraciones necesarias que puedan determinar la existencia o no de una causa orgánica que pueda estar generando el problema. Este determinará el tratamiento médico necesario para abordar la causa que este generando como consecuencia la disfunción eréctil.


Existen algunos fármacos que pueden facilitar la respuesta erectiva y si es necesaria la toma de los mismos debe ser un profesional médico quien prescriba cual y cómo debe tomarse.


Si bien es cierto, que en algunos casos de disfunción eréctil de origen orgánico es aconsejable el tratamiento combinado, donde además de la intervención médica se acuda al sexólogo para tratar las consecuencias que puedan haber surgido del problema.


Si se descarta la causa física, debe ser el profesional de la sexología y psicología quien trate el problema (la terapia sexual es una de las más agradecidas que hay, es decir adhiriéndose al tratamiento e indicaciones que dé el sexólogo se puede superar el problema antes de lo que el individuo espera). En la práctica diaria se observa que la mayoría de los abandonos se deben a que el hombre no ve erecciones al comienzo de la terapia -y esto es un proceso, no de hoy a mañana-.


¿En qué consiste un tratamiento sexológico?
Evaluación del problema, con objeto de determinar que puede estar generando el problema y diseñar el tratamiento acorde a cada individuo.


  • Erotización sensual: búsqueda del mapa erógeno, Psicoeducación, autoestimulación, trabajar las fantasías, comunicación sexual con la pareja...
  • Erotización genital: masaje erótico, estimulación genital concentrándose en fantasías...
  • Erotización orgásmica: caricias compartidas, autoestimulación compartida, roce genital con caricias...
  • Coito controlado.
  • Coito libre de movimientos.


Si se respetan las pautas de tratamiento y la pareja se adhiere al mismo, se recupera la respuesta erectiva y se vuelve a disfrutar de la relación sexual.


Es importante para que el tratamiento sea exitoso que se acuda al profesional adecuado (psicólogo sexólogo) con formación para abordar el problema correctamente.
Superar un problema es vivir nuestra vida con mayor libertad y satisfacción.


Y recuerda: disfrutar del sexo es una experiencia muy saludable.



Carmen Canterla

Psicóloga Sexóloga
Directora del I.S. Vidacer Huelva.
C/Amado de Lázaro, 7 Local Bajo. Huelva.
Tlf: 959 54 40 11

¡Deje su comentario!
jose pedro ardanuy
Fecha: Martes, 4 marzo 2014 a las 11:07
el homoforte, tiene efectos secundarios? actualmente he tomado alguna pastilla de CIALIS ¿ que me puede decir?
George Labrada Armas
Fecha: Miércoles, 26 febrero 2014 a las 23:55
Tengo 48 años y no tengo patologías de diabetes, no soy hipertenso si he tenido alto colesterol ya controlado ahora trigliceridos altos y no estoy logrando una ereccion adecuada si manifiesto deseos eso me esta pasando hace alrededor de un año.Soy paciente sano operado de riñón de una hidronefrosis derecha congénita desde 9 años me pregunto si será causa de la disfunción eréctil o falta de testosterona
manuel
Fecha: Lunes, 22 julio 2013 a las 20:32
hola estoy tomando viagra desde hace tiempo y metomo una decien y otra de 25 asin llebo barios años y no me deja sastifecho y yo pregunto puedo tomarme la viagra y el homoforte nota tengo 74años y paso mucho desconsulo un saludo manolo
Robi
Fecha: Sábado, 6 julio 2013 a las 18:47
Estoy usando potenztabs24 y es bastante bueno y no tengo efectos secundarios. ademas se puede pedir en Internet sin receta. Yo lo recomiendo :-)
José antonio
Fecha: Miércoles, 15 mayo 2013 a las 09:56
Ha salido un nuevo producto parecido a la viagra, que contiene en exclusiva Testofen, para aumentar la testosterona llamado Homoforte, www.homoforte.es no se sí habrá oído hablar de el, puede ser uno de esos fármacos que nos faciliten esa respuesta efectiva?
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS