Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Juan María González
Martes, 19 febrero 2013

El desastre de las becas

Marcar como favorita Enviar por email

Pagar un piso habitable, la luz que ayuda a subrayar apuntes en las noches de enero, el gas que calienta los pucheros de una madre, el agua que quita más de un sinsabor, el teléfono que une con los padres y el internet que comunica con el mundo. Pero este mes no se puede: las maletas en el rellano y de un portazo se cierra tu futuro.

Trámites burocráticos en los Ministerios de Educación y de Economía que se retrasan y asfixian a familias de miles de estudiantes, lo que acarrea que esté faltando cada mes un plato caliente en las mesas de esas familias, para de esa forma intentar cultivar un futuro profesional a sus hijos.

Problemas, retrasos y disminución de pagos en becas generales, de movilidad y Erasmus. Eliminación de la beca con la que se permite realizar un curso de cualquier titulación en otra Universidad española (Sicue-Seneca) y ahora acaban de comunicar la supresión de la beca para estudiar Idiomas por un periodo de veintiún días en el extranjero.

Recortes, recortes y recortes para intentar ahorrar unos millones de euros para las arcas del Estado que luego realmente no vemos hacia dónde va: para Bankias, Bárcenas, Urdangarines y media chusma de este país.

Pero que no cunda el pánico, que la "juventud" y el "futuro" que este país "necesita" está saliendo a flote y gracias al dinero de todos los españoles se están pagando buenos y "baratos" estudios en las mejores universidades privadas de España, y del mundo. Una juventud que, por supuesto, quieren ser como sus padres. La juventud del guante blanco y la cartera negra, herederos del trono del poder, aprendices de contabilidad en la sombra y del atraco desde arriba.

Menos mal que ocurre así y veo cada mañana estaciones y aeropuertos llenos de titulados en la pública emigrando a otro país o volviendo a casa con la maleta en la mano y la cartera vacía; porque ésa es la juventud que aquí no interesa. La juventud de currantes que despiertan al sol por la mañana y ha desangrado a su familia para poder pagar sus estudios y luego encontrarse con un futuro poco (nada) cierto.

Mientras esa juventud se levanta por la mañana y antes de lavarse la cara mira la cuenta para ver si se le ha ingresado la beca, hace números de camino y mira con recelo al calendario; la otra juventud espera la llamada de su padre para escuchar que todo está preparado, que cuando quiera puede empezar a trabajar y que no se preocupe por la carrera que ya está todo pagado (y terminado).

Esta columna la escribo desde el conocimiento y me solidarizo con muchos compañeros que tienen que vivir esta situación.

Ánimo, que no todo está perdido, que este corrupto sistema se está viniendo abajo y los del guante blanco no quieren ensuciárselo para levantarlo.

@juanmaglez
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress