Domingo, 17 febrero 2013

El Recre se define

Enviar por email
@JuanmaRomeroSER

(Crónica del Recre-Racing) Nunca una tercera victoria consecutiva había sentado tan bien al recreativismo. Y no sólo por el fin, sino por la forma de conseguirlo. El triunfo por la mínima ante el Racing no hará justicia a lo visto sobre el terreno de juego, donde la mejor versión del Decano hizo acto de presencia y el balón fue lo menos importante. No hay dos sin tres y está permitido soñar.

1.- La principal virtud del Recreativo de Sergi siempre ha sido la paciencia. Virtud que prevalece sobre el tan manido, y a veces peyorativo, discurso de la 'eterna posesión'. Sin paciencia para elaborar no hay posesión posible y siempre alrededor del balón, porque por él todo pasa, desde el orden propio hasta el desorden rival. Los primeros minutos ante el Racing fueron de grandes dosis de paciencia y de posesiones largas para encontrar el punto débil del rival. Éste, parapetado, esperaba y el Decano, perseverante, obligaba a recular. 

2.- Porque con balón todo es más sencillo y el Recreativo vive mejor en la fórmula de 'si no puedo por un lado, retrocedo y vuelvo a empezar para, según nos lleve el posicionamiento rival, intentarlo por el otro lado'. Y funciona. El arranque de partido ofrece un Racing de medular robusta, con Andreu y Dorca más Óscar Pérez, y hasta Ferreiro, intentando hacer díficil la circulación de balón y un Recreativo que, con Valle por delante de Dimas y Matamala escalonados, intentaba asociarse para buscar la superioridad. 

3.-Superioridad que aparece, no por Valle, sino por la aportación inestimable de dos nuevos invitados: Pardo y Vega. El central, coloso en la anticipación y valiente en la salida desde atrás, ejecuta el plan desde la retaguardia para superar líneas de presión, y el lateral, que vuelve por sus fueros, hace suya la banda izquierda permitiendo la presencia por dentro de Alexander, socio principal de Chuli y Valle. Arana, cada vez más entonado, hace suyo el costado derecho. 

4.-Pero no existe un plan perfecto sin un eje que mantenga el equilibrio. Matamala adopta el rol de sostenedor, de equilibrista, de figura implacable en el repliegue y vital en el apoyo defensivo y ofensivo. Es Matamala quien traza el dibujo desde la base junto con Dimas, esta vez en un papel más secundario, y ambos aportan la dosis justa de pausa en una zona que los racinguistas se encargaban de minar. 

5.-El gol de Chuli hizo justicia a la mejor versión del Recre en lo que llevamos de temporada, pero antes, un cabezazo de Pardo -de alabar su capacidad para acallar con tres partidos el ruido aparecido tras su aciago debut-, y dos destellos de Valle, con un tiro al palo y un lanzamiento de falta sacado por Mario en la misma escuadra, ya dejaron claro que siendo solidarios en el sacrificio defensivo, pacientes a la hora de mover la pelota e inteligentes para saber leer el partido y sus exigencias, el Decano es uno de los rivales más difíciles de batir. 

6.-Aunque el mejor ejemplo del buen tono del Decano ante el Racing no fue ni el gol de Chuli, ni las ocasiones de Valle. Lo que definió al Recre fueron los primeros tres minutos de la segunda mitad. Tres ocasiones claras en menos de 180 segundos ejemplificaron la voracidad albiazul, la sed de un equipo convencido más que nunca de sus posibilidades y consciente de sus armas, las cuales no solo entienden de paciencia y posesión, sino también de vértigo.

7.-Valle se multiplicó en ataque, Arana dejaba de ser extremo al uso, Alexander emergía gigante y Chuli deambulaba por todas partes. Hasta Dimas se asomó al área obligando a una buena parada de Mario. Era el Recre directo, de poca pausa, alborotado y voraz, capaz de generar ocasiones por decreto y donde todos participan en ataque. Un arranque diferente al otros de infausto recuerdo. Mensaje a navegantes: la zozobra de Anduva quedaba aparcada. 

8.-Sin un gol que premiase las múltiples ocasiones, el guión marcaba tener que sufrir. Los cambios no surtieron el efecto deseado y ni Puigdollers, Rubio o Brozek mejoraron la aportación, complicado por otra parte, de Alexander, Valle y Chuli. Algo en lo que si acertó el Racing que incrementó sus prestaciones, aunque sin lucimientos, con Jairo, sobre todo, y Koné. Pero la 'cara B' del Recre, aquella que luce sin balón, aquella que ya emergió en partidos como el del Castilla, se encargó de cerrar todas las vías de acceso, incluso con el componente épico añadido al acabar

9.- Pero el Recre se define y lo hace desde la defensa. Pardo acude, de forma imprevista, al rescate y con él de titular, tres victorias de tres partidos y con un solo gol encajado. Vega suma minutos y se afianza como el lateral soñado y Matamala y Dimas, sistemas al margen, manejan el timón para que Alexander-Valle-Arana tracen desde la mediapunta el rumbo y Chuli grite "Tierra!" en cada gol. 

y 10.-14 goles. 8 de los últimos 12 de su equipo. Chuli dejó de ser la revelación del Decano para convertirse ya en una grata realidad. Ovacionado en el Colombino, el canterano lo dejó claro: "Huelva tiene derecho soñar". De momento, sus goles dan pie a ello. 
¡Deje su comentario!
juan antonio romero lopez
Fecha: Domingo, 17 febrero 2013 a las 21:03
No se puede definir mejor la trayectoria de un equipo y un técnico tan cuestionados por la afición.Una buena llamada de atención a la paciencia, que tanto nos hace falta con este proyecto de Sergi. Juanma Romero....por esa forma tuya de escribir tan positiva e ilusionadora que tanto nos hace falta, en estos tiempos en los que la noticia se reduce al ! Sensacionalismo !.
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS