Jueves, 14 febrero 2013

Con el sudor del de enfrente

Enviar por email
Mª Teresa Aceytuno

Hace unos días, viendo en televisión las noticias, me vino a la mente el nombre de una antigua chirigota del Carnaval de Cádiz que, aunque fue más conocida como ‘Los ricos’, se llamaba igual que este artículo.

Y es que parece que nuestros gobernantes en España y la UE solo imponen recortes y piden sacrificios a los ciudadanos, mientras que ellos no parecen verse demasiado afectados por la crisis. Por el contrario, continuamente tenemos que padecer noticias relacionadas con enriquecimientos ilícitos, evasión de impuestos o cualquier tipo de corrupción política. Nos llegan noticias sobre los papeles de Bárcenas y sus cuentas millonarias en Suiza, sospechas de sobres con dinero negro a dirigentes del PP, EREs fraudulentos que salpican a altos cargos del PSOE andaluz, los supuestos regalos a la ministra Ana Mato y la relación de su ex marido con la trama Gürtel, la imputación del yerno del Rey en el Caso Noos y, más recientemente, las acusaciones al vicepresidente de la Patronal española de pagar parte de los sueldos de sus empleados en dinero negro.

 

Mientras, los ciudadanos nos vemos cada vez más empobrecidos, con menor poder adquisitivo y con más dificultades para llegar a fin de mes – quien puede llegar-. Se impone una reforma laboral y nos dicen que los efectos positivos llegarán, aunque de momento, un año después, sólo hemos visto EREs constantes en las empresas y casi un millón de parados más; se reducen sueldos en el sector público y privado, mientras aumentan los impuestos más regresivos como el IVA, que afectan a todos los ciudadanos por igual, independientemente de su nivel de renta; los recortes se ceban en educación y en sanidad,  e incluso se procede a la privatización de la gestión de algunos hospitales públicos, a pesar del rechazo y las protestas de los profesionales médicos.

 

Se ningunea la investigación y se dejan sin fondos importantes proyectos, aunque todos estamos de acuerdo en que es fundamental para el desarrollo económico futuro; los jubilados y los dependientes ven cómo empeora drásticamente su situación económica, a pesar de ser los más necesitados de protección por parte del Estado. Y mientras, se siguen suicidando personas ante la amenaza de un desahucio la misma tarde que el Congreso de los Diputados acepta a regañadientes discutir una iniciativa legislativa popular que ha sido apoyada por casi un millón y medio de firmas.

 

No puedo evitar pensar en el cinismo de los políticos que nos piden ‘sacrificios’ a la ciudadanía, mientras los partidos a los que pertenecen se ven incapaces de ofrecer una imagen que no se relacione con la corrupción, la deshonestidad o el aprovechamiento de cualquier oportunidad para enriquecerse ilícitamente. Sus palabras no son creíbles y la ciudadanía cada vez se aleja más de ellos.

 

En los últimos resultados del CIS aparecen los políticos como el tercer problema más grave de España, nuestro Congreso de los Diputados se encuentra atrincherado con vallas y policías, y nuestro presidente comparece ante los medios a través de una televisión para evitar preguntas. Nos dicen que es necesaria una regeneración ética de la sociedad española, pero yo me conformaría con empezar con lo que parece más urgente: que dimitan aquellos políticos que están envueltos en fraudes, sean del partido que sean, y que antes de imponernos recortes, se los apliquen a sí mismos.

¡Deje su comentario!
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS