Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Miércoles, 2 enero 2013 | Leída 1579 veces
recreativo > ¿qué pasó con?

Benítez, del estrellato y las lesiones a dirigir a un equipo de prebenjamines

Marcar como favorita

11.30 h. Sólo las lesiones impidieron que Benítez hubiese sido jugador de Primera División para muchas temporadas. Logró dos ascensos a la máxima categoría con el Recre y se retiró tras pasar después por el Hércules, Rayo, Cartagena y Ayamonte. Ahora forma parte del cuerpo técnico del prebenjamín B del CD La Amistad.

[Img #54976]José Ignacio Benítez Castañeda nació en el barrio de La Hispanidad de Huelva el 29 de diciembre de 1978, por lo que acaba de cumplir 34 años. De pequeño le apodaban ‘El Chino’ y pronto empezó a despuntar en la cantera del Recreativo por su enorme calidad técnica desde el interior zurdo, lo que le permitía llevarse a los rivales por velocidad en la banda y colocar excelentes centros para sus compañeros. Militó en el filial albiazul entre 1998 y 2000 hasta que con 20 años dio el salto al primer equipo.

 

El técnico Lucas Alcaraz siempre tuvo una fe ciega en Benítez y le hizo subir a hacer toda la pretemporada con el primer equipo en el verano del año 2000. Aunque se lesionó durante la disputa del Trofeo Colombino, el futbolista onubense amplió su contrato con el Decano y debutó ya en la Segunda División como titular en la primera jornada, en un encuentro ante el Badajoz en el viejo Colombino que concluyó sin goles.

 

[Img #54980]En dicha temporada disputó 29 encuentros en la categoría de plata, 18 de ellos como titular, marcando tres goles. Pero su explosión llegó en la siguiente, que culminó con el segundo ascenso del Recre a la Primera División en toda su historia. Benítez disputó 40 jornadas ligueras de las 42, 39 de ellas desde el inicio, anotando cuatro dianas. Su cotización subió como la espuma y en la mayoría de los partidos dio auténticas exhibiciones desde la banda izquierda, destacando siempre por su rapidez, humildad, sacrificio y buen golpeo del balón.

 

Ya en la élite, jugó 32 partidos y marcó dos goles, ambos en dos triunfos albiazules en la segunda vuelta del campeonato liguero, uno por 2-3 frente al Athletic de Bilbao y otro por 3-0 contra el Atlético de Madrid. Pese a que el Decano descendió, ese año logró jugar la primera y única final de la Copa del Rey de su historia, perdiendo por 3-0 ante el Mallorca. Benítez fue titular en ese partido y en la mayoría de los de la competición, logrando dos goles fundamentales en los partidos de semifinales frente a Osasuna. Uno fue en el 2-0 de la ida, que se lo dedicó a su padre, recientemente fallecido, y el otro en el emocionante 2-2 de la vuelta en El Sadar.

 

[Img #54977]Ese verano el Valencia de Rafa Benítez pujó fuerte por hacerse con sus servicios, pero el consejo de administración del Recre no aceptó la oferta y el jugador de La Hispanidad no pudo continuar su enorme progresión futbolística. Una decisión de la que ambas partes se arrepentirían años después. Esa siguiente campaña 2003/04 el Recre no pudo lograr su objetivo de retornar a la Liga de las Estrellas, pero Benítez siguió ofreciendo un buen nivel y una gran regularidad, jugando 35 encuentros y marcando un gol.

 

Pero a partir de ahí comenzó el calvario de las lesiones para él, un lastre que acabó dinamitando su carrera pese a que era todavía muy joven. En la temporada 2004/05, sólo disputó 14 jornadas de Liga, logrando dos goles, y sufrió una lesión en el menisco de su rodilla. Y en la siguiente, culminada con un nuevo ascenso del Decano a Primera División, Benítez contó muy poco para Marcelino García, disputando un total de ocho partidos, de ahí que al final de dicho ejercicio se tuvo que tomar la decisión de rescindir el año de contrato que le quedaba en Huelva y se enroló en el Hércules, conjunto que por entonces militaba en la categoría de plata. El Decano, por si acaso el jugador remontaba el vuelo, se guardó una opción de compra.

 

[Img #54978]Empezó sin contar para Pepe Bordalás en el conjunto alicantino. Sólo jugó un partido, mientras que tras la llegada de Josu Uribe disputó cinco, logrando dos goles, pero un malentendido (le dijo al técnico que había tenido algo de fatiga durante un encuentro) provocó que volviese al ostracismo. En el mercado invernal, el Hércules cedió a Benítez al Rayo Vallecano, que estaba en Segunda B y que buscaba el ascenso a Segunda con una plantilla en la que estaban otros ex compañeros del onubense en el Recre, caso de Pedro Baquero, Cubillo o Albiol. Allí disputó 13 encuentros y marcó dos goles. El equipo madrileño no ascendió y además en el tramo final de la campaña Benítez sufrió una lesión en el tobillo que le hizo estar tres meses de baja.

 

Eso provocó que comenzase la pretemporada 2007/08 a un bajo nivel físico con el Hércules, que decidió no hacerle la ficha. El interior izquierdo tuvo que esperar al mercado invernal para encontrar equipo, y de nuevo lo halló en uno de los gallitos de la Segunda B, el Cartagena, con el que tampoco pudo lograr el resto de ascender y en el que disputó 13 encuentros, marcando un tanto.

 

[Img #54979]Ese verano del año 2008 decidió ejercitarse con el Ayamonte para no perder la forma física y a la espera de que le llamara algún equipo. Pero no le convencieron las llamadas de conjuntos como el Melilla o el Cádiz y acabó enrolándose en el conjunto fronterizo, que militaba en Tercera División, que era entrenado por Manuel Juan Limón y en cuyo plantilla había infinidad de ex recreativistas, como Gregorio Molina, Puntas, Pavón, Barba, Canterla o Chuchú, entre otros.

 

Esa fue la última experiencia de Benítez, ya que después no acabó de convencerle el ofrecimiento de clubes de categorías más inferiores, caso por ejemplo del Olont, y decidió colgar las botas sin haber llegado ni siquiera a cumplir los 30 años de edad. Hace algunos meses el onubense volvió a retomar el gusanillo del fútbol, pero ahora desde otro prisma, ya que forma parte del cuerpo técnico de un equipo de la categoría prebenjamín B onubense, concretamente el CD La Amistad de su barrio de La Hispanidad. Quizás comience a gestarse la semilla de un futuro entrenador de los buenos.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress