Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mario Asensio
Sábado, 13 octubre 2012
Cultura

El tiempo compartido, la fotografía de Sonia Hermosín

Marcar como favorita Enviar por email

La activa fotógrafa onubense viene de cerrar una exposición en Dinamarca y está desarrollando otros proyectos. Siendo descriptiva y a la vez original con una óptica contemporánea, guiada por su intuición como esencia a la hora de trabajar. Para ella la fotografía es la excusa que le propicia un encuentro y una manera de verse a través de los demás, donde sus vertientes creativas se mezclan.

[Img #48543]



La luz cubre con el capricho de su lógica mágica colores, contrastes y texturas y la fotografía juega alquímicamente con estos elementos, con escenas y objetos a través de sus herramientas, su juego de espejos, lentes, ángulos, distintos planos, perspectivas y trasfoques. Más allá de eso está el 'toque' que eleva la imagen resultante a la categoría especial de merecer causar el deseo de posar la mirada, cargada de intención, al menos unos segundos.

[Img #48537]

El marchamo de un fotógrafo es su forma de ver el mundo y de comunicarlo, de conquistar la realidad con su objetivo y compartirla, y pese a hacer cautiva una parte de ella, dotarla de un sentido, de una razón de ser independiente, crear un universo completo y autónomo de un instante. Ésa es la misión que se encomendó llevada por su pasión por la fotografía Sonia Hermosín, que sin más pretensión que la de ser y hacer feliz con lo que mejor sabe hacer ha ido engordando un gran álbum, que cuenta muchas cosas sin necesidad de articular el alfabeto. 

Es una artista muy comprometida, muy activa. Forma parte de la Asociación de Artistas Plásticos Onubenses Enrique Montenegro (Aapoem), colabora con la Plataforma Onubense de Cultura Contemporánea (Plocc), viene de cerrar una exposición colectiva en Dinamarca y ya tiene otras muestras en mente, siempre dispuesta a participar en lo que le propongan. Está en contacto permanente con fotógrafos de todo el mundo, pero ante todo explora el arte y el oficio de la fotografía que le dictan su intuición, ingenio y experiencia, ya sea en su vertiente más libre o dentro del marco de su trabajo de fotógrafa comercial.

Las imágenes de esta onubense hablan por ella y muestran su dedicación, el esmerado espíritu que imprime y la satisfacción que aporta y a la vez recibe. Trasmite el poder de hacer de una fotografía el retrato de un instante mágico y feliz, imperceptible hasta que lo atrapa, esplendorosamente bello y a la vez natural, espontáneo. Ella sabe cómo convertir en especial lo invisible y cotidiano, ser descriptiva y a la vez tan original como imaginativa, despertar la ilusión interior que produce un regalo, pese a presentarlo abierto en toda su nitidez, y ante todo, mostrar la esencia del momento compartido.


[Img #48546]

Exposición colectiva en Dinamarca
En el Centro Cultural FavrsKov de Aarhus (Dinamarca) ha expuesto hasta hace unos días, retratos y fotografías de su vida más reciente. Sonia Hermosín ha mostrado junto a Ard Stürup Jongsma (fotógrafo holandés de renombre) y Roar Lava Paaske (fotógrafo danés), tres visiones diferentes de la fotografía. La exposición, inaugurada por los príncipes de Dinamarca, ha tenido muy buena repercusión, aunque afirma que para ella lo importante es la satisfacción del trabajo bien hecho.


Reconoce que intenta aprovechar las oportunidades que le brindan. Se ha dado a conocer fuera de España y está en contacto con otros artistas. A Sonia Hermosín le encanta experimentar con diferentes materiales en sus exhibiciones, no le gustan los marcos, y suele imprimir en papel algodón de alto gramaje y adhesivar las fotos directamente en la pared o sobre algún soporte no muy convencional.

A la hora de especificar sus gustos artísticos, se declara contemporánea y sigue las huellas de fotógrafos japoneses y nórdicos, a los que toma no como maestros sino como a voces que reafirman su tendencia natural a la hora de empuñar una cámara. “Me señalan el camino, como los montañeros abren ruta, y me dan una sensación de seguridad al ver que no estoy sola. Me gusta encontrar en estos autores, obras en las que veo reflejados mis trabajos y me alientan para seguir haciendo lo que hago".


[Img #48538]

El tiempo compartido
Afirma que la fotografía le propicia encuentros, la fotografía es la excusa para ese encuentro. Considera que está a medio camino entre una facción más "agresiva" y otra concepción más poética de la imagen. Le gusta que todo fluya, y la fotografía simplemente ocurra.

En su rutina artística busca compartir su tiempo con personas que conoce poco o mucho, dejándose guiar por su intuición. Lo que ante sus ojos se revela bello, por alguna razón. Busca una vivencia espontánea, y es generosa, ante todo quiere que sean momentos que aporten algo positivo, que les haga sentir bien. No se considera competitiva, ni le gusta robar fotos, prefiere pedirlas para así recrear o construir historias con ellas.


Alberto García-Álix y Ricky Dávila, entre otros, son dos fotógrafos españoles a los que admira por su obra y trayectoria. En su enfoque está ella, no cuenta historias de otros, nos muestra su mundo y sus recuerdos. En los demás busca verse a través de ellos, rememorar vivencias, conmemorar el pasado. 

Dos vertientes
En Sonia Hermosín conviven dos vertientes de un mismo estilo personal, enfoques que se vierten el uno en el otro. "Mi fotografía personal y comercial se contaminan la una de la otra. Intento ser humilde conmigo misma. Trato de disfrutar y ser más libre. No busco que la fotografía me salve, pero de alguna forma sí que lo hace”. 

Cada fotógrafo tiene su emblema, su marca de agua en el 'click'. Unos imprimen ese sello aplicando con mecánica constancia un filtro personal a la óptica con la que enfocan y generan distintas imágenes de una misma fotografía, una receta equilibrada y lineal. Otros captan el reflejo de lo propio en la afinidad y complicidad que surge en las intersecciones entre la rutina y su ideario estético y sentimental, desenvolviendo un instinto de pertenencia recobrado. 


[Img #48548]

Hay fotógrafos que plasman con crudeza la otra cara de personas, objetos y acontecimientos, circundando las aristas de límites establecidos o autoimpuestos. Otros tienen ojos ávidos y buscan saciar con un flash la curiosidad y atracción que produce lo ajeno y extraño; otros se instalan en el costumbrismo y también hay quienes rompen clichés apoyándose en ellos... pero todos tienen en común que consideran justa la recompensa a la inversión de su tiempo, y que personifican el nexo de unión entra la realidad que vivimos, la que nos descubren y la que recordamos. 

Vuelta a la infancia

Hermosín es una artista inquieta y ya está desarrollando alguno de los proyectos que tiene en la cabeza. Uno de los ya iniciados es una serie de fotografías de elementos ligados a su niñez. Trata de rescatar recuerdos de su infancia, quiere reencontrarse con ellos, especialmente con sus miedos. Se considera como miembro de una generación de contrastes. 

En esta línea, nombra la fotografía de Alessandra Sanguinetti, en una serie en la que regresaba a la  Argentina rural, titulada 'En el sexto día', en la que se centra en la relación de la gente de campo con sus animales y la tierra.

[Img #48550]

El vínculo y el amor por la fotografía le viene a Sonia de familia y su relación con ella ha evolucionado de un modo natural. Su padre era aficionado y le dejaba las cámaras desde muy pequeña. Después fue haciendo talleres, pasó de lo analógico a lo digital pero reconoce que no tiene una formación reglada en fotografía. 

Sus estudios académicos fueron por un camino a veces relacionado y otras veces alejado de su pasión. Cursó estudios de Arte en Pensilvania, Estados Unidos, donde exploró el dibujo, la fotografía, la escultura y el tratamiento de la cerámica, y el barro, disciplinas en las que ganó varios premios. Pero pese al talento que apuntaba y una carta de recomendación dispuesta para continuar por este camino, volvió a cruzar el Atlántico para estudiar en Granada Relaciones Laborales y algunas asignaturas en Traducción e Interpretación y otras de libre configuración.

Fue en el año 2007 cuando decidió darse una oportunidad para dedicarse profesionalmente a ello. Desde entonces compagina la fotografía que ha hecho siempre llevada por su experiencia e intuición con la que realiza como fotógrafa comercial. Intenta poner un poco de ella en todo lo que hace y trasmitir energía positiva. Le gusta su trabajo y lo disfruta.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Solamenterocío
Fecha: Lunes, 15 octubre 2012 a las 09:22
me encanta cómo cuentas las historias
Tatiana
Fecha: Sábado, 13 octubre 2012 a las 19:23
Sus fotos tienen vida y siempre te cuentan algo q va más allá de la propia imagen. Te hablan. Enhorabuena Sonia.

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress