Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esperanza Gómez Harriero
Sábado, 22 septiembre 2012
psicosalud

Sonrisa y buen humor = inteligencia

Marcar como favorita Enviar por email

¿Sabías que el humor es un signo de inteligencia, de buena salud y de equilibrio emocional? Retomamos el tema que abrió esta sección de PsicoSalud: la risa y el buen humor. Las personas con sentido del humor afrontan la vida de una manera más creativa; tienen menos limitaciones, menos tensiones, incluso se mantienen jóvenes durante más tiempo.

[Img #46940]

Además, establecen mejores relaciones con otras personas y, en definitiva, le encuentran más sabor a la vida.


La risa y el buen humor tienen un efecto tranquilizador, elimina tensiones de nuestro organismo. El investigador Herbert Spencer estaba convencido de que la risa es un mecanismo esencial para restaurar el equilibrio emocional, físico y biológico. Es decir, que la natural es reírse con frecuencia y a carcajadas, como hacen los niños, a pesar de que muchos adultos hayan olvidado cómo hacerlo.

Si nos fijamos sólo un poco podemos darnos cuenta de que la risa está fuertemente relacionada con el amor, la amistad y la felicidad. Reírnos con alguien crea un vínculo especial, nos sentimos próximos y empáticos con esa persona; la risa nos permite relacionarnos desde los buenos sentimientos, la complicidad, la sencillez, la autenticidad y así, sin querer, nos sentimos más optimistas, plenos y liberados.

Algo que identifica rápidamente a las personas con sentido del humor es su sonrisa. La sonrisa es una expresión de significado universal que no sólo cambia la expresión de la cara, sino que, sólo por el hecho de producirse, hace que el cerebro reciba una señal que pone en marcha mecanismos para que produzca endorfinas. ¿Y qué son las endorfinas? Pues son unas hormonas encargadas de reducir el dolor físico y emocional y darnos una sensación de bienestar.

Me gustaría compartir con vosotros un poema anónimo dedicado a la sonrisa:


Una sonrisa no cuesta nada

pero vale mucho.

No empobrece a quien la da
y enriquece a quien la recibe.

Dura sólo un instante
y perdura en el recuerdo
eternamente.

Es la señal externa
de la amistad profunda.

Nadie hay tan rico
que pueda vivir sin ella,
y nadie tan pobre
que no la merezca.

Una sonrisa
alivia el cansancio,
renueva las fuerzas
y es consuelo en la tristeza.

Una sonrisa tiene valor
desde el momento que se da.

Si crees que a ti la sonrisa
no te aporta nada,
sé generoso y da una de las tuyas
porque nadie tiene
tanta necesidad de una sonrisa
como quien no sabe sonreír.


Los investigadores han identificado varios de tipos de sonrisas. Quisiera comentar algunas de ellas.

  • La sonrisa de Duchenne: se llama así por el investigador Guillaume Duchenne; es la más común y se cree que es producida como una respuesta involuntaria a una emoción genuina, por eso se le puede llamar “sonrisa genuina”.
  • La sonrisa profesional: expresada para mostrar cordialidad; la sonrisa tiene un efecto multiplicador en cualquier cosa que hagamos, por eso utilizar esta sonrisa acompañada de un ‘por favor’ produce un efecto muy positivo en la persona a la que nos dirigimos.
  • La sonrisa telefónica: es una manera de transmitir amabilidad por teléfono; aunque no se pueda ver la expresión de la cara, sonreír repercute en el sonido de la voz, dándole un tono cálido a nuestras palabras, por lo que predispone a la persona a una actitud más afable y positiva.
  • La risa: dicen que es una sonrisa de mayor intensidad, que manifiesta alegría y bienestar; es una de las conductas que nos diferencian de los animales y, sobre todo, suele ser uno de los rasgos que identifica a las personas con un alto nivel de inteligencia emocional.


Si tenemos en cuenta que la sonrisa es un signo de buen humor, y que el buen humor nos aporta salud y felicidad, lo único que nos queda es comenzar a sonreír desde este preciso instante. Para ayudaros, ¿por qué no vemos este vídeo?


[swf object]


Espero despediros con una gran sonrisa. ¡Hasta la próxima semana!


psicosalud@huelva24.com
Esperanza Gómez Harriero
@PsicologaHuelva
https://www.facebook.com/HarrieroPsicoterapias
www.esperanzagomezharriero.com

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Abel
Fecha: Jueves, 11 octubre 2012 a las 16:56
no te vayan a llamar errata
Abel
Fecha: Jueves, 11 octubre 2012 a las 16:52
Pues si, muy interesante el comentario de "error" diciéndole a Esperanza que lea más, aunque es algo saborí@ y denota que echa en falta la sonrisa, así que, "error", menos leer sobre las ratas y más reirse, no te vayan a llamar e
Esperanza
Fecha: Miércoles, 26 septiembre 2012 a las 00:38
Gracias por leernos y compartir esa información. Un saludo.
error
Fecha: Sábado, 22 septiembre 2012 a las 18:25
Cometes un gran error. Los humanos no son más que animales, y no son únicos en practicamente nada. Desde luego que otras especies ríen. Lee más, hasta las ratas se ríen
Muchos animales podrían tener sus propias formas de reírse, advierte un informe publicado en el último número de la revista científica Science.

El autor del artículo, profesor Jaak Panksepp, asegura que algunas especies emiten sonidos que se asemejan a la risa humana.

La afirmación incluye a los jadeos de perros y chimpancés cuando juegan o los chirridos emitidos por las ratas.

Esto sugiere que la capacidad de reírse puede ser una ancestral respuesta emocional que precede a la evolución de la raza humana, señala Panksepp. La investigación sugiere que la capacidad humana de la risa sería anterior a la del habla.

Panksepp, profesor de la Bowling Green State University de Ohio, en Estados Unidos, explica en el artículo que los circuitos neurológicos para la risa existen en partes antiguas de nuestro cerebro, cuya estructura general es compartida con muchos animales.

Ratas mimosas y otras curiosidades.

Los jóvenes chimpancés emiten fuertes jadeos y chillidos mientras juegan a perseguirse unos a otros.

También durante sus juegos, las ratas producen sonidos que algunos científicos asocian con sensaciones emotivas de carácter positivo.

Cuando se les hace cosquillas a las ratas en forma de juego, ellas se muestran socialmente ligadas a los humanos y parecen rápidamente condicionadas a buscar esas cosquillas, explica el neurólogo estadounidense en Science.

Además, sugiere que los chillidos podrían ser provocados por los circuitos nerviosos del cerebro que liberan el neurotransmisor dopamina.

Estos circuitos de dopamina también se "encienden" en el cerebro humano durante situaciones divertidas.

"Este conocimiento nos puede ayudar a revelar cómo el bromear emergió en las regiones expansivas superiores de nuestro cerebro", advierte el científico.

"Aunque nadie ha investigado la posibilidad de que exista el concepto de humor en las ratas, de existir estaría probablemente fuertemente ligado con la bufonada", especula Panksepp.

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress