Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carmen Canterla
Sábado, 22 septiembre 2012
sexología

Educando a nuestros hijos

Marcar como favorita Enviar por email

Comienza el curso de nuestros hijos. Para muchos de ellos supone una dificultad comenzar la rutina del día a día, levantarse temprano, horas de clase, juegos con los compañeros, tareas al llegar a casa o las actividades extraescolares. Esto además supone, en muchos casos, tener menos tiempo para poder disfrutar de los papás y de las mamás.

Los padres se ven inmersos también en su vorágine del día a día, trabajo -quien tenga la suerte de tenerlo-, tareas domésticas -que no es solo cosa de las mamás-, los deberes de los peques -y no tan peques-, llevar y traer de las actividades extraescolares... Y al llegar la noche, estamos agotados, deseando pillar el sofá y descansar un rato. ¿Dónde han quedado esos días de sol y playa? ¿Esos días de descanso, lo que nos permitía disfrutar más de los peques, de la pareja?

[Img #46935]Pues quedan muchos días para que podamos volver a disfrutar de 'esa libertad' ¿Qué hacemos? ¿Esperamos a que lleguen las próximas vacaciones para tener tiempo y disfrutar de los hijos y de la pareja? ¿Nos reprochamos sutil o manifiestamente cuánto tiempo dedica uno u otra al cuidado de la casa y de los hijos -además de al trabajo-? O por el contrario, ¿nos sentamos y organizamos bien nuestros tiempos y espacios?

Mi consejo es que nos tomemos un rato para organizarnos bien, repartir las responsabilidades entre ambos, sin olvidarnos de dejar espacios para nuestra intimidad, ya que la pareja hay que cuidarla. ¿Difícil? Puede ser, pero quizás mucho menos de lo que nos imaginamos. A veces perdemos más tiempo en reproches y discusiones que si invertimos unos minutos en desarrollar una buena organización de los tiempos; esto aumentará la calidad de vida de la familia, de la pareja y estaremos enseñando a nuestros hijos e hijas la importancia de compartir responsabilidades en la pareja: papá y mamá son iguales, nos cuidan igual, juegan ambos con nosotros. Comparten.

Los niños aprenden lo que viven
Vivimos en una sociedad cargada de roles de género, nos han educado desde las diferencias sociales a mujeres y a hombres, desde antes de nacer se diseñaba el camino correcto, los chicos eran fuertes, valientes y competitivos y las chicas éramos débiles, dulces, comprensivas y cuidadoras.

¿Nos hemos parado a pensar en lo que hemos perdido hombres y mujeres que hemos crecido bajo estos modelos educativo? Pretendían que las mujeres no fuésemos competitivas, que prevaleciesen las necesidades de los demás sobre las nuestras y esto ha hecho que muchas mujeres que no se hayan planteado si esto podía ser diferente y que simplemente asumiese 'a pie juntillas' que ellas eran las encargadas del cuidado de los hijos 

[Img #46934]

y de la casa. Si a esto unimos el hecho de que muchas son las que nos hemos incorporado a mercado laboral resulta que tenemos doble jornada. Y solo por el hecho de mujer, ¿estamos más cualificadas para desarrollar esta doble jornada laboral? ¿Para hacernos cargo de la educación de hijos e hijas? Evidentemente NO.

Y en lo que a ellos respecta, ¿no creéis que también han sido perjudicados por esos modelos de educación? Yo lo tengo claro; SÍ. A ellos se les ha enseñado que los hombres tienen que ser fuertes, no se las ha dejado que pudiesen mostrar sus debilidades, sus preocupaciones y ni que pudiesen compartirlas con su pareja o amigos. La esfera afectiva no les ha sido fácil desarrollarla, frases como 'los hombres no lloran', es como decir que los hombres no muestran sus emociones -vaya tela!- ¡Tremendo error! Pues claro que tienen emociones, pues claro que tienen derecho a expresarlas, pues claro que es sano compartir y canalizar las emociones. ¿No pueden ser ellos, por el simple hecho de ser hombres, tan buenos educadores como nosotras? Pues claro que pueden serlo, exactamente igual que las mujeres. Rompamos definitivamente con estas ideas que nos han perjudicado tanto a unas como a otros.


Y si siguiésemos analizando pormenorizadamente los cada uno de los roles sociales que se nos han transmitido veríamos como muchos de ellos siguen dejando su estela sobre nosotros y nosotras -por muy concienciados que estemos en la igualdad de género-, aunque por suerte, cada vez menos y con menos fuerza. Ahora nos toca educar a muchos de nosotros y nosotras ¿por qué no facilitarles a nuestros hijos e hijas que crezcan viendo una igualdad real entre papá y mamá? ¿Por qué no normalizar conductas independientemente de nuestro sexo? 


[Img #46936]

Si nuestros hijos crecen viendo que papá cuando llega del trabajo barre, que mamá prepara la cena, que papá limpia el baño o que mamá plancha, que hablan acerca de qué tarea va a hacer cada uno, qué tiempo van a compartir con los hijos o qué tiempo tienen para ellos, no solo mejorará la salud de la pareja y de la familia, además los peques crecerán entendiendo como normal el reparto igualitario de tareas de casa y educación de los hijos e hijas.


Si ven en su papá y mamá buenos modelos de comunicación, aprenderán a comunicarse correctamente.  Si ven en ambos buen intercambio de afecto entre ellos mismos y de cada uno de ellos hacia sus hijos, estos aprenderán a dar y a recibir afecto. Si ven que la relación entre su papá y mamá es respetuoso, que cada uno respeta los límites del otro, aprenderán a establecer sus límites y respetar el de quienes le rodean.

Aprenderán a mantener relaciones sanas e igualitarias si crecen en relaciones sanas e igualitarias.

Recordemos: ¡Los niños y niñas aprenden lo que viven! 



CARMEN CANTERLA
Co-directora del I.S. Vidacer Huelva
C/Amado de Lázaro, nº 7 local bajo. Huelva
Tlf. 959 544011 // 691 440954

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress