Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Esperanza Gómez Harriero
Sábado, 18 agosto 2012
psicosalud

Vivir el presente

Marcar como favorita Enviar por email

Si tuvieras que decirme cuánto tiempo de tu vida pasas en el momento presente, ¿qué responderías? Vale. Ahora vuelve a responder, pero esta vez de forma sincera, pensándolo detenidamente. Si observas bien podrás descubrir que la mayor parte de nuestras angustias y sufrimientos vienen dadas por esa tendencia tan común que tenemos de vivir en el pasado o en el futuro, olvidándonos de disfrutar el instante presente.

[Img #44886]Con mucha frecuencia las personas nos encontramos preocupadas por problemas que aún no han ocurrido, temiendo que pase lo peor, planificando qué haremos el mes que viene, o bien recordando algún episodio pasado, reviviendo alguna emoción ya experimentada y un sinfín de posibilidades fuera del presente. Físicamente nos encontramos aquí y ahora, pero mental y emocionalmente… ¿dónde estamos?

La consecuencia de pretender 'estar' en el futuro o en el pasado cuando sólo podemos existir en el presente, es una tensión interna, una lucha interior. Y es que no puede ser de otra forma, porque energéticamente proyectamos nuestra energía hacia el pasado o el futuro, cuando la necesitamos AQUÍ Y AHORA para vivir con plenitud.

No es mi intención sermonear sobre lo importante de saborear el momento, de entender que el tiempo es oro y la vida es corta. Más bien lo que pretendo es hacerte una propuesta e invitarte a que la practiques una vez. Simplemente eso, no la rechaces de entrada ni tampoco creas que es la panacea de todos tus problemas, sólo te pido que pruebes estos pequeños ejercicios que no te llevarán mucho tiempo y que tú mismo experimentes los resultados. Si te han servido para desconectar del pasado y del futuro, si te han hecho sentir en calma y olvidar tus preocupaciones, entonces sigue utilizándolos. Si no, siempre podemos seguir buscando, ya que a cada persona le resultan más útiles unas técnicas que otras.

Respirar conscientemente
Tomar consciencia de nuestra respiración nos conecta con el presente. Observa cómo el aire entra y sale de tus pulmones, naturalmente, sin interferir en el proceso.


Mirar con intención
Dedica unos minutos a observar qué hay alrededor y ve describiendo detalladamente todo lo que ves. Por ejemplo: “veo una mesa con forma rectangular de color marrón, veo una flor amarilla con ocho pétales…”. Es un ejercicio muy sencillo que nos centrará en el ‘aquí y ahora’.

[Img #44887]Escuchar atentamente
Pon música y presta toda tu atención a la melodía, a la letra si es que la hay. Si estás en la calle busca con el oído el sonido de los pájaros, de los coches, del viento, de las pisadas de otras personas.

Agudizar el olfato
Cuando aparezca un olor agradable para ti, dedica unos instantes a disfrutarlo plenamente. Intenta averiguar qué elementos lleva ese aroma y adivinar de dónde procede.


Saborear a conciencia
Cuando estés comiendo cualquier cosa, ¿serías capaz de reconocer qué ingredientes lleva? Nuestra lengua está dividida en cuatro zonas que identifican cuatro sabores diferentes: ácido, salada, dulce y amargo. Pasa el alimento por cada una de ellas, sin prisa, hasta notar dónde la comida se hace más sabrosa e intensa.

Desarrollar el tacto
Siempre que estés realizando alguna actividad en la que las manos sean fundamentales, como por ejemplo fregar, párate y siente cada una de las sensaciones al tacto: el agua fría o caliente, el jabón, el material del plato o cubierto que estás limpiando… ¿Qué sientes?

Después de algunos minutos entregado a cualquier de estos ejercicios, pregúntate: ¿en qué he estado pensado? ¿cómo me he sentido? ¿he estado preocupado por algo que aún no ha ocurrido? ¿he estado triste o enfadada por algún recuerdo del pasado? Si la respuesta es no, acabas de descubrir la forma de permanecer en el presente, ¡aprovéchala!

psicosalud@huelva24.com
Esperanza Gómez Harriero
@PsicologaHuelva
https://www.facebook.com/HarrieroPsicoterapias
www.esperanzagomezharriero.com

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Joaquin Gorreta
Fecha: Lunes, 14 octubre 2013 a las 15:49
. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL EN LA CONDUCCION DIARIA Cada señalización luminosa es un acto de conciencia Ejemplo: Ceder el paso a un peatón. Ceder el paso a un vehículo en su incorporación. Poner un intermitente Cada vez que cedes el paso a un peatón o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia. Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día. Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia. Atentamente: Joaquin Gorreta 55 años
AGM
Fecha: Domingo, 19 agosto 2012 a las 10:33
Es maravilloso el artículo, esta muchacha entiende lo que dice de verdad, es buena en su trabajo, si señor!
Esperanza
Fecha: Sábado, 18 agosto 2012 a las 15:34
Gracias, Pepa. El sábado que viene habrá un artículo dedicado a este tema, gracias por la sugerencia. Un abrazo.
Pepa
Fecha: Sábado, 18 agosto 2012 a las 13:38
Esperanza, muy buen articulo, como todos aprendo mucho. Aprovecho para pedirte que nos dediques uno sobre la Viagra y la virilidad del hombre presente.

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress