Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Varón
Sábado, 21 julio 2012
Noches del Foro

‘Los Evangelistas’ no son San Mateo, San Marcos, San Lucas, ni San Juan

Marcar como favorita Enviar por email

Arcángel y Soleá Morente, hija del cantaor granadino, se unieron a Los Evangelistas en un profundo concierto cargado de emociones. Un Foro Iberoamericano casi vacío recibió con solemnidad a los granadinos que vinieron a difundir el ‘mensaje’ de Morente.

[Img #42764]

Karl Popper, filósofo austríaco al que, paradójicamente, yo no he leído en su lengua original, elaboró una teoría sobre la traducción que resumidamente dice que la traducción no existe. Para Popper, la traducción es un cambio desde un paradigma a otro y eso es imposible. Armados con las enseñanzas de Morente y las suyas propias, Los Evangelistas llegaron a La Rábida dispuestos a dinamitar esa teoría y lo consiguieron. ¿O quizás la música verdadera no sea más que un idioma con dialectos y Popper lleve razón?

A las 22,40, un escenario repleto de velas y cantos gregorianos de fondo recibió a Jota, Florent, Antonio Arias y Eric Jímenez, Los Evangelistas, dispuestos a propagar el mensaje. Los versos del ‘Gloria’ de Fray Luis de León que musicalizó Morente para su ‘Misa Flamenca’ sonaban más espaciales que nunca, llenos de la mística con que se escribieron, pero también de la de Morente y la de sus Evangelistas, unos versos casi pertenecientes a este tiempo. 

El escenario fue más que nunca un altar de culto y mientras de la mano del artista lepero Emilo Fornieles se iba intuyendo la cara de Enrique Morente, las canciones fueron diluyéndose en la noche. Para cuando empezó a sonar ‘En un sueño viniste’, tan densa y oscura como en el disco, el público era consciente de que estaba presenciando algo especial y que viniera de donde viniera esa música, merecía su atención. 

[Img #42752]

Es reconocible, y en parte asumible, que este ‘Homenaje a Enrique Morente’ no es una música fácil, que ayer en el Foro hubo un concierto atípico, pero también especial. También es cierto que Enrique Morente, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León y Manuel Machado, junto al flamenco más ortodoxo, todos ellos vestidos con ropajes hechos a base de guitarras eléctricas saturadas es una combinación más que arriesgada. Pero esta música y esta idea merecen más oportunidades que el corto manojo de oídos que estuvieron presentes en el Foro. Más si cabe, yendo acompañado con un sonido de tanta calidad.

Se acercó al escenario Soleá Morente, que agarró al público desde el primer momento, haciendo suyos los versos del ‘Yo poeta decadente’ de Manuel Machado, pero con ‘La Estrella’ llegó el delirio. Parece que cuando Enrique Morente decidió grabar esta canción, en realidad estaba preparándola para que Los Evangelistas la tocaran. Parece escrita ayer, parece vigente, no moderna, ‘La Estrella’ es contemporánea. 

[Img #42756]

Pero las sorpresas no acabaron ahí. Arcángel se unió a unos granadinos que no se consideraban dignos de estar allí, pero que eran protagonistas de aquello con pleno derecho. Arcángel derramó unos fandangos que, junto a las ‘Alegrías de Enrique’, trazaron un punto culmen donde las guitarras eléctricas, junto a las voces del propio Arcángel, Soleá y Antonio Arias forjaron texturas que recrearon un ambiente místico y trascendental, mientras que Eric Jiménez, al que Enrique Morente llamó “el mejor batería del mundo”, sostenía todo aquello como si le fuera la vida en ello.

Más que un estudioso del flamenco
Morente estudió y estudió el flamenco, pero no sólo eso. Fray Luis de León, Lope de Vega, Lorca y San Juan de la Cruz están más que presente en su obra, se rodeó de músicos ajenos al flamenco y como dice Antonio Arias, cuando ellos pensaban que estaban ganando a Morente para la causa del rock, era Morente quién los estaba llevando de la mano a los más profundo del flamenco.

Enrique Morente, se empeñaba y se embarcaba en proyectos que solamente él podía llevar a cabo. Por eso, su herencia está más allá de los discos y del flamenco. Eso es lo que recogen Los Evangelistas y tiene sentido, no sólo por aquel mítico ‘Omega’. Cualquier persona un poco avispada escucha los discos de Morente y encuentra sentido a este homenaje.

Hoy puede que nadie se acuerde, porque cuando la gente se muere casi todo son parabienes y halagos, pero Enrique Morente tuvo y tiene detractores. A este disco y a este grupo de músicos le pasará lo mismo, pero “tendrá que haber un camino” y seguramente, este lo sea.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
leo
Fecha: Sábado, 28 julio 2012 a las 23:47
Vaya tela este año con el Foro; vaya fracaso de público...Esto no tiene arreglo.
aurelio
Fecha: Domingo, 22 julio 2012 a las 09:59
...que incultura e injusticia al decir "un pintor", ese pintor era onubense y además reconocido, era: Emilio Fornieles...

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress