Viernes, 6 julio 2012
SEXOLOGÍA

Sexo en verano

Enviar por email
Carmen Canterla

En verano la mayoría de las personas pueden disfrutar de las tan ansiadas vacaciones, que suponen un cambio en la rutina del día a día y lo que esto conlleva: descanso, tiempo libre,más tiempo para disfrutar de la pareja, de la familia, de los amigos, diversión, etc. Todo esto, junto con la influencia positiva que el sol y la luz tienen sobre nuestras hormonas, igual que condicionan otros aspectos de nuestras vidas (mejor aspecto físico, pues descansamos más), puede determinar también un aumento del deseo sexual.

El verano es una de las estaciones del año donde estamos más predispuestos para el contacto sexual: la luz del día, las horas de sol, la playa, cuerpos con menos ropa, la propia ropa que utilizamos… Podemos ver más allá de lo que vemos y nuestra imaginación está más activa que en otras ocasiones. Por otro lado, el estrés del resto del año lo hemos aparcado y esto nos puede permitir que estemos más relajados, alegres, y que tengamos más tiempo para tocar, ver y oir… para disfrutar de todo. 

[Img #41394]

Pero ¿qué hace que en verano aumente la libido? Existen varios factores que son los responsables de ésto:

El aumento de determinadas hormonas que aumentan con el sol y el buen tiempo. La testosterona, hormona que estimula el deseo sexual, puede alcanzar niveles muy altos durante el verano pues responde a la luz. Los niveles de serotonina, y las endorfinas, implicadas en la sensación de placer, de bienestar, aumentan con el ejercicio físico o la luz, factores estos que están muy asociados a estos meses.

La vista y el cómo miramos y nos miran, puede ser una muy buena carta de seducción. Menos ropa que en otras estaciones del año, bikinis y bañadores, torsos al aire a la hora de tomar el sol, se convierten en incentivos que pueden despertar las fantasías sexuales a las que les habíamos prestado menos atención durante el resto del año.

Durante esta época la piel está bronceada y nos puede resultar más… sugerente y atractiva. Los colores de nuestra ropa suelen ser más alegres y llamativos: amarillos, naranjas, rojos, fucsias, estampados, etc. Llamamos más la atención de los sentidos de quienes nos miran.

[Img #41393]

La siestecita nos puede ofrecer muy buenos momentos para el contacto sexual, para el placer. Tras una exquisita comida, que además de lo buena que esté, la disfrutamos más dado que podemos comer con más tiempo y tranquilidad, el tiempo del que disponemos y el calor que hace en la calle nos ofrece un fantástico momento para echar un sueñecito de tarde para relajarnos… en el más amplio sentido de la palabra. ¿Qué hace mucho calor? Pues aire acondicionado puesto y a crear un ambiente propicio para el descanso y la relajación (como decíamos antes en todo el sentido de la palabra).

Viajes, actividades culturales y de ocio (esas terracitas, el fresquito de la noche, la luna iluminando la zona, la música de fondo, y el “no hay prisas”) se relacionan mucho con esta estación estival. Estas noches “turísticas” qué bien nos sientan y qué de cosas nos pueden ofrecer. ¡Aprovechémoslas!
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS