Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

María Romero
Jueves, 28 junio 2012

Como el tocino y la velocidad

Marcar como favorita Enviar por email

Me llamo María, me gusta el fútbol y estoy en paro e indignada por la crisis. Vale, de acuerdo, una cosa nada tiene que ver con la otra, pero hay muchos sectores que opinan lo contrario. Desde el inicio de la Eurocopa, no son pocos los que han criticado la euforia que gran parte de la sociedad vive con los triunfos de la selección española. Pero como a todo hay que ponerle una “puntillita”, está mal alegrarse en los tiempos que corren.

¿Que puede ser que no les guste el fútbol a los que claman al cielo por lo que hacemos? Claro que sí, de todo hay en la viña del señor. ¿Están más indignados y comprometidos por ello? Rotundamente, no.

Tal vez, el momento ha propiciado que relacionen fútbol y crisis. Hasta hace unos años, la selección española (no la Roja, como ahora) iba a los campeonatos europeo y mundial, jugaban con más pena que gloria y volvían a casa a la primera de cambio. ¿Y la economía? Tirando, gracias. No había alegría, no había crítica.

Ahora el fútbol ilusiona, une, pero no adormece.  Me encanta quedar con mis amigos antes del partido y disfrutarlo, pero cuando acaba sigo estando en el paro, viviendo en casa de mis padres y con pocas expectativas de que la cosa cambie. 

La Eurocopa no es la cortina de humo que algunos critican.  El pan y circo que muchos relatan. No, ni muchísimo menos. El gobierno está haciendo recortes, reformas y atrocidades desde antes, lo hará ahora y seguirá haciéndolo mañana, con fútbol o sin él.  ¿Y la prima de riesgo? ¿Y el paro? Estaba por las nubes, está y, presumiblemente, lo seguirá estando. 

¿Qué mal hay en desconectar de todo para disfrutar 90 minutos cada 3 o 4 días, 6 partidos como máximo? Me pueden tildar de demagoga, pero a la generación de mis padres (personas que tienen de 55 a 60 años), que llevan toda la vida trabajando y que han sabido pasar por encima de otras crisis económicas, ¿se les va a criticar porque disfruten con el ratito de fútbol de su selección? Alegrarse con los éxitos de la Roja y estar indignado son cosas sin relación ninguna, incompatibles. Como el tocino y la velocidad. 
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
mechazxw
Fecha: Viernes, 29 junio 2012 a las 22:32
Y que los jugadores, en caso de primas, no tributen en España...qué? Ya estamos los "paganinis", que casualmente somos quienes menos tenemos y pagamos por todos.
Supermolondro
Fecha: Viernes, 29 junio 2012 a las 12:20
no se si será por la crisis, por la caló o por la selección, pero esta eurocopa hasta Sergio Ramos me gusta jugando
Ángela
Fecha: Viernes, 29 junio 2012 a las 11:23
Hola María. Estoy de acuerdo con lo que dices, como el tocino y la velocidad, aunque sí creo que el fútbol, o la Eurocopa en este caso, es una cortina de humo. Para muchos, como es tu caso o el mío, el partido es una diversión que aunque te distrae no te hace olvidar lo que está pasando. Sin embargo, para otros que no entienden qué está ocurriendo en el mundo ni quién es verdaderamente el que le está robando, la Eurocopa sirve perfectamente como ese elemento de distracción que los hace no preocuparse de los demás temas. Un saludo!

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress