Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carmen Canterla
Viernes, 22 junio 2012
sexología

Sexo y fútbol, ¿alguna relación?

Marcar como favorita Enviar por email

Quizás nos estemos preguntando qué relación pueden tener estas dos palabras pero, realmente, ¿la tienen? ¿Cómo afectan o influyen los triunfos de nuestra selección en nuestras relaciones sexuales? ¿Del hecho de perder o ganar puede depender una noche de pasión con nuestra pareja?

Vivmos tiempos en los que son muchos los problemas que acucian a las familias, muchas parejas estén pasando momentos de angustia, momentos que no esperaban que les iba a tocar vivir, situaciones que afectan a toda las áreas de la vida de una persona, de una pareja: trabajo, economía, sexo,… Al fin llega algo, una pequeña “aspirina” para muchos y para muchas, que hace que por unos días o por unas horas dejemos de lado todo este 'maremagnum' en el que estamos viviendo y encendamos las radios, los televisores, los ordenadores y centremos nuestra atención en ello, que vivamos momentos de euforia o de no tanta euforia y que disfrutemos del fútbol que nos ofrece nuestra selección.

[Img #40366]

¿Cómo puede influir esto sobre nuestras relaciones? Pues bien, comienza el partido y en muchas casas y bares se prepara toda una parafernalia para disfrutar juntos de esto. El balón comienza a correr por el campo y cuando son los nuestros quienes lo tienen, quienes atacan, quienes llevan el partido, comienza la euforia y empezamos a estar muy contentos. Comienza la exaltación de las emociones, tocar las manos de quienes tenemos al lado, levantar la voz. Y si llegan los goles…. la euforía se dispara: gritos de alegría, bienestar, felicidad, abrazos… Sigue el partido y siguen las subidas y bajadas en el ánimo de los espectadores en función del juego que veamos, de los goles… Y si ganamos, explosión de emociones, euforia, más abrazos, besos… Pasamos y seguimos esperando expectantes que llegue el siguiente.

Leed el párrafo anterior e intentemos imaginar: ¿Y si en lugar de ser un partido, o dos o tres, fuese el tiempo que dedicamos a la pareja? ¿Y a la preparación de nuestros encuentros? La alegría y la expectación con la que los vivimos, la predisposición que tenemos para el triunfo, las ganas de disfrutar… ¡Seguro que estaríamos deseando que llegase el siguiente!

Pues aprovechemos el tiempo y compartamos esos momentos, disfrutemos juntos de lo que nos gusta a uno o a otra o a los dos. Hagámoslo juntos y el juego y el partido sabrá mejor.

Y si nos planteamos, ¿cómo afectan o si influyen los triunfos de nuestra selección en nuestras relaciones sexuales? Es curioso, pero el optimismo, el bienestar, la alegría, el sentimiento de triunfo… todo esto, ¿Podría tener su traducción sexual? ¿El hecho de perder o ganar puede suponer, noche de pasión como premio a este triunfo? ¿Un triunfo podría suponer… dejar de lado el raciocinio y la planificación dejarnos llevar por una pasión desenfrenada? (Uuuuummm... estaría muuuy bien, ¿no?)

Ahora y si perdemos ¿Qué pasará?... ¿habrá revolcón de consolación?
Los verdaderos aficionados a este deporte saben que es parte indisoluble de sus vidas, por lo que las alegrías inesperadas pueden reportarles alguna que otra… ¿sorpresa?.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress