Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lorena Martín Montilla
Miércoles, 14 diciembre 2011

Cruel error

Marcar como favorita Enviar por email

Un poco de maquillaje. Suspiro frente al espejo. Sonrisa fingida para salir a la calle. Un día tras otro; hasta que una mañana el último golpe la deja yerma en el suelo. Más de medio centenar de mujeres ha sido víctima de la violencia de género en este año 2011; muertes sinsentido, injustas, baldías, deplorables. Herida sangrante de una sociedad cobarde y acomplejada, frustrada; una furia contenida que encajan madres, esposas, hijas, amigas... Ellas.

Son manos desalmadas que roban vidas en una lucha de fuerza que crean artificialmente en sus subconscientes, dejando atrás la ira y la impotencia de quienes no lo vieron venir o no lo creyeron cierto. Muchas víctimas ni siquiera se consideraron tales; en silencio intentaban explicar el por qué de su agonía. La sociedad clama, pero en voz baja. Insuficiente.

Y como si pareciera una broma macabra, nos hemos escandalizado al saber que uno de esos agresores llevaba 13 años cobrando la pensión de viudedad después de haber asesinado a su mujer y su hijo. En 1998 decidió que su familia no era suficiente para él, o quizás era demasiado. 

Un error de más de una década que en los últimos meses suponía más de 800 euros de indemnización para el asesino, por haber enviudado. Imperdonable y cruel error que nos lleva a reflexionar sobre la efectividad de eso que llaman sistema y al que achacan los fallos de los que nadie quiere responsabilizarse.

Nada parece poner cotas a esta lacra social. A veces somos cómplices sin saberlo. Da vergüenza acordarnos sólo de esas vidas arrebatadas cuando son noticia. Todos podemos hacer algo, no nos autoengañemos. No miremos hacia el lado menos incómodo porque la indiferencia hace crecer la impunidad. Así, mientras las familias quedan desechas para siempre otros terminan cobrando la pensión de viudedad. 
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
enrique
Fecha: Martes, 20 diciembre 2011 a las 09:36
Abuso execiso de épitetos y adjetivos. Progresa adecuadamente.

Huelva24.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress