Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Lunes, 8 octubre 2018 | Leída 432 veces

El que llegue en mayo ya cargará con el muerto

Marcar como favorita

Cada vez hay más hastío entre la afición. Lo deportivo es el Día de la Marmota. Parece que sí pero no, y no deja de ser extraño porque los futbolistas no tienen presión y porque esta temporada hay calidad en la plantilla y buen entrenador. Y en lo institucional nos siguen engañando día tras día. A este ritmo van a hacer buenos a todos los anteriores. Mentiras, oscurantismo, multitud de préstamos y la deuda que sigue creciendo año tras año pese a que el club en la clasificación siempre está más cerca de bajar a Tercera División que de regresar a la categoría de plata.

La última ingratitud que ha habido que presenciar, y seguirán saliendo bastantes más de aquí a las elecciones de mayo, es la de que se pudo cumplimentar el segundo pago semestral a Hacienda gracias a que un intermediario abonó sobre la bocina 350.000 euros. Tuvo que ser un medio de comunicación, Ser Deportivos Huelva, el que diera la noticia, porque el propietario está enfrascado en la Feria de la Tapa, el Festival de Flamenco y demás jaranas en vez de dar la cara ante la masa social albiazul y los partidos de la oposición y explicar qué es lo que está pasando aquí. Porque el tema se las trae y es más grave y serio de lo que parece. Estamos hablando de una entidad gestionada con dinero público a la que cada vez se le destina más y más dinero y aquí no pasa nada. Y como nadie nos cuenta nada de manera oficial, no se sabe si las cuentas del Recre se bloquearon la semana pasada porque se le debe dinero a una aseguradora de la época de Pablo Comas o porque hay denuncias por ahí puestas por varios extrabajadores del club o por cualquier otro motivo. El caso es que el Decano sigue viviendo al límite, jugando con fuego y no contando ni una verdad a su gente pese al gran desembolso económico hecho en los últimos tiempos por los ciudadanos con el millón de euros de la campaña de salvación Líberos del Decano y los cerca de diez ‘kilos’ puestos por Huelva a través de nuestros impuestos. Lo de recuperar tanto una cosa como la otra ya queda simplemente para las hemerotecas. Y vayan olvidándose del tema. 

 

Habiendo elecciones municipales es imposible que esta campaña haya ninguna venta y que se vaya a hablar de impagos. Faltaría más. Eso es lo único que estaba claro desde la pretemporada. Hay que dejar todos los cabos atados y bien atados. Los de arriba se juegan cuatro años en la poltrona, que ahí se está muy bien y se manejan los hilos. Y el que llegue en mayo ya cargará con el muerto y con la losa que dejen los actuales dueños. Porque nadie nos está explicando cuánto se están llevando Juanma López y Eurosamop pese a su deprimente gestión de este año y medio; o si Krypteia Capital está o no dentro, que todo hace indicar que sí; o por qué se ficha a un jugador, Ejike Ikwu, en agosto y llega en octubre; o por qué están ensuciando hasta límites insospechados el buen nombre de un evento otrora señorial como era el Trofeo Colombino; o  por qué el césped del estadio albiazul sigue estando de aquella manera; o por qué no está a día de hoy en el club gente como Jesús Vázquez, Núñez, Toledano o Pavón; o por qué con Ismael Benkitb ya van 18 fichajes, lo que da a entender que lo de la pasada temporada fue un experimento, un lanzar una moneda al aire para especular con el fútbol negocio en vez de haber intentando hacer un proyecto serio a medio-largo plazo sentando unas bases y manteniendo una parte del bloque… Todo es improvisar, todo son patadas hacia adelante en un Recre ingobernable. Con más jefes que indios porque aquí nadie sabe quién manda y, lo que es mucho peor y a algunos nos hace hervir la sangre: no sabemos cómo se está invirtiendo y gestionando el dinero que hemos puesto en el club. Y créanme que no es simplemente calderilla. Pero claro, el que alce la voz para quejarse de eso y de cosas similares es que es antirecreativista...

 

La única que está aprobando, y no es un discurso demagógico, es la afición. Más de siete mil personas en la grada ante el Jumilla, un rival simplón pero que en la última media hora del partido incluso pudo llevarse los tres puntos. Está mal el equipo. No fue lógico (y ahí debemos incluirnos la mayoría) vender la piel del oso antes de cazarlo después de ponerse líderes tras las dos primeras jornadas. Se le ganó al Don Benito y al Badajoz con más oficio que buen juego. Cuando enfrente ha habido algún rival decente que ha expuesto más en el campo han empezado a salir a relucir las carencias de un conjunto todavía verde y por hacer. El Recre está planteando los partidos de manera muy conservadora y confiado en que el escudo gana partidos, y en Segunda B esa filosofía es totalmente errónea. No hay que mirar el nombre del adversario de turno. Ya tenemos la experiencia de estas cuatro temporadas. El Decano no es de esta categoría por su masa social, pero por plantilla sí que lo es. Es gracioso el discurso de profesionales, aficionados y periodistas cuando señalan que está habiendo mala suerte en muchos encuentros porque los rivales nos empatan o ganan con la ley del mínimo esfuerzo. Digo yo que habrá que mirarse el propio ombligo, ser autocríticos y pensar que tampoco es que el Recre esté siendo ambicioso, creando fútbol y oportunidades y siendo superior a sus contrarios.

 

Por ahora reina la mediocridad absoluta de siempre, un juego plano, previsible y lento que es fácil de obstaculizar para los rivales. Traoré y Alberto Quiles van yendo a más, Pina y Marc Caballé a menos, y quizás lo más preocupante es que todavía no hay un once tipo y sí muchas dudas y vaivenes en cuanto a alineaciones y sistemas. Queda mucho trabajo por hacer y hay que estar más concentrados en defensa y tener más mala leche y ganas en ataque. En el fútbol nada se escribió de los equipos cobardes. Hay que tener más valentía. Si no, lo que nos quedará es vivir otro año instalados en el aburrimiento y con la idea de sacar 42 puntos y echarnos a dormitar. Aún hay tiempo para todo, pero el tufillo que hay en lo deportivo y en lo institucional no invita precisamente al optimismo. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 22 octubre 2018 a las 17:14
lkn
Que gane el Psoe como Vd,dice, Eduardo, sería más de lo mismo, pero peor sería que ganara el PP. Lo mejor sería un triple-cuádruple empate, y que tuvieran que pactar los temas importantes, no como ahora
Fecha: Jueves, 11 octubre 2018 a las 18:18
Eduardo
No sea usted ingenuo Sr. Ubric, de sobra sabe usted quién va a gobernar la ciudad a partir de Mayo. ¿Hay algún partido hoy en Huelva que pueda hacerle sombra al actual inquilino del palacio municipal? Por lo tanto lo gestione bien o mal el Sr. Cruz, la herencia será para el. No sea ingenuo Sr.Ubric, no sea ingenuo o es que su deseo oculto le delata.
Fecha: Lunes, 8 octubre 2018 a las 16:36
MARIANO
Alabo tu cariño al Recre y te respeto por ello. pero creo que fallan cosas. Efectivamente el Recre no es de esta categoría por la ayuda del alcalde (creo que van 10 millones de euros por ahora) pero por actividad deportiva es de tercera. Si desciende, la masa social seguirá llenando las gradas y el equipo por fin ganará partidos. A lo mejor la solución no es tan drástica como desaparecer, sino bajar a tercera... Pensarlo bien

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress