Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Maite Scrich
Sábado, 15 septiembre 2018 | Leída 67 veces

En septiembre, exámenes

Marcar como favorita

Septiembre abre un nuevo curso académico en la Universidad y sin embargo durante días y semanas permaneceremos evaluando alumnos de un curso anterior que no cierra todavía. 

Hace años que distintas voces vienen planteando la conveniencia de abandonar los tradicionales exámenes de septiembre. De hecho, a ejemplo de universidades españolas y extranjeras,la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo de la UHU decidió años atrás adelantar la convocatoria extraordinaria a los meses de junio y julio. Por lo que sé todavía no se han arrepentido y sin embargo al resto de la comunidad universitaria onubense le cuesta aceptar las bondades de este ajuste. El más disconforme sobre todo es el alumnado local que ve en los meses de julio y agosto una oportunidad para dedicarle a esas asignaturas que no superaron o a las que no se presentaron cuando tocaba. 


No seré yo quien niegue las bondades de un sistema de segundas oportunidades post-vacacionales, del que yo misma me beneficié en mi etapa de estudiante. Ahora bien, también resulta ilusorio pensar que en los meses de verano se podrá llevar adelante las asignaturas y trabajos pendientes, sin supervisión del profesorado, puesto queluego, con los calores, los curros, el ocio y demás, el verano no da para tanto. 


Me parece conveniente señalar otros cuantiosos inconvenientes de seguir manteniendo el calendario de exámenes actual:


Los exámenes de septiembre, con sus quince días de realización y sus revisiones posteriores, acortan por un lado el periodo con que cuentan los docentes para preparar el nuevo curso antes de su comienzo: guías, dosieres, plataforma, etc, y por el otro lado, la matrícula de los alumnos en el nuevo curso se retrasa, dejando a muchos alumnos sin clase al comienzo del cuatrimestre. Los exámenes de septiembre arrastran consigo igualmente el retraso en la presentación de los trabajos de fin de grado. Todo esto conlleva que el comienzo del nuevo curso se produzca con un alto grado de improvisación y precariedad (p.ej. alumnos sin acceso a los cursos en la plataforma), situación que en el caso de los alumnos Erasmus, los últimos a los que comúnmente se atiende, puede prolongarse semanas y hasta meses. Sin exagerar, el curso pasado se matricularon en mi asignatura en inglés una veintena de alumnos Erasmus a mediados del mes de noviembre, en un curso que tenía previsto finalizar las clases antes de Navidad.


Hablando de Erasmus, también con estos la convocatoria de septiembre conlleva un perjuicio. Hay que señalar que esta convocatoria resulta imposible de atender para el creciente número de alumnos extranjeros que visitan la UHU cada año. Elalumno Erasmus cuenta con una gran desventaja con respecto al alumnado local en este sentido, dado que regresan a sus lugares de origen al terminar los cuatrimestres. Igualmente, cada año sufrimos la presión de nuestros alumnos pidiendo un adelanto del examen de septiembre porque necesitan los certificados de notas o los títulos para continuar estudios o trabajo en algún otro lado, y esperar a septiembre a menudo les supone quedarse fuera de plazo. 


Estos desajustes se solucionarían en parte con la modificación del régimen de convocatorias de examen, a semejanza de los sistemas de los países en que nos miramos. Los periodos de matrículas también deberían aumentarse y, una vez automatizados estos procesos, no veo por qué no se podrían llevar a cabo matrículas cuatrimestrales en vez de las tradicionales matrículas por año completo. 


Aprovechando la actual ola revisionista que ha llevado a la Comisión Europea a plantear el abandono de los cambios de hora durante el año, considero que habría que acometer con determinación otros cambios de fondo y forma dentro de nuestras organizaciones. El del abandono de los exámenes de septiembre, a favor de los exámenes de recuperación cuatrimestrales, sería para comenzar uno de ellos. 
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress