Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jueves, 13 septiembre 2018 | Leída 553 veces
confidencial

El runrún: ¿Espionaje en la Casa Colón?

Marcar como favorita

Vivimos tiempos difíciles para la defensa de nuestra privacidad. La ingente cantidad de medios electrónicos al alcance de quienes están dispuestos a violentarla nos convierte a cualquiera de nosotros en una potencial víctima.

[Img #211033]Y no hablamos solo del rastro que dejamos en las redes o el hecho de que no sepamos muy bien cómo están custodiados nuestros datos bancarios. Nos referimos a algo tan sencillo –y tan íntimo– como ir a un cuarto de baño. ¿Recuerdan el caso del vigilante que colocó una cámara en el baño de la Delegación de Igualdad? Pues quizás el protagonista del ‘tuit’ que hoy traemos a esta sección sí lo tiene muy presente y comparte su paranoia con las fuerzas del orden, sospechando que está siendo espiado en los aseos de un edificio público. Fue publicado el pasado fin de semana y para tranquilidad de nuestros lectores acudimos al lugar señalado, donde no detectamos nada anormal. Aunque el mensaje, hay que reconocerlo, resultaba muy inquietante. 

 

Un logotipo previsble y choquero. Sobre gustos, como todos sabemos, no hay escrito nada definitivo. Una misma prenda, por ejemplo, puede parecerle el colmo de la elegancia y la sofisticación a una persona y para otra ser una perfecta horterada. No creemos que el asunto que traemos hoy provoque opiniones tan encontradas, pero es evidente que no habrá unanimidad al respecto. Nos referimos al cambio de logotipo del Festival de Cine Iberoamericano, que desde hoy abandona el tradicional molinete que ha venido adornando la mayoría de carteles y demás documentos relacionados con la muestra desde el año 1980. No exageramos al decir que [Img #211034]formaba parte de la identidad del certamen. Sin embargo, la dirección del festival, con la aprobación del patronato que lo sustenta, ha creído necesario renovar la imagen del evento siguiendo ”los nuevos cánones de diseño” y echando mano de uno de los elementos más reconocibles de la iconografía onubense: la estatua de la punta del Sebo realizada por miss Withney que todos identificamos con Cristóbal Colón. Una silueta acompañada, para ‘redondear’ el logo, de un disco solar que da el toque de color al nuevo diseño. ¿Reafirma nuestra identidad o abunda en el tópico? Como decimos, no habrá unanimidad al respecto porque, ¿era más importante incorporar la figura colombina al logo –aprovechando también que da nombre al galardón del certamen– o respetar el que ha sido sello del festival durante casi 40 años? También aquí habra partidarios de ambas opciones. Curiosamente otro veteranísimo festival, el de San Sebastián, también ha renovado este año su imagen. Sus responsables, sin embargo, han optado por respetar la marca –la reconocible [Img #211035]concha, que también es el principal premio de la muestra–, adaptándola a los tiempos, al igual que la tipografía. El resultado es un ‘restyling’ en toda regla donde se conserva lo esencial reducido a la mínima expresión, de manera que funcione y sea reconocible en cualquier formato, desde los grandes carteles a los diminutos logos de una app de móvil. Quizá en este sentido al nuevo logotipo del Iberoamericano le falte originalidad gráfica pero de lo que sí estamos seguros es que gustará a los que son ‘más de Huelva que un choco’. También hay quién ha visto que la idea es una copia o al menos está inspirada en el logotipo original de Mesa de la Ría, como señala en Facebook el político Paco Romero y muchos comentaristas en la noticia que se ha publicado al respecto. Juzguen ustedes

[Img #211043]

 

 

Vuelve Platero a Moguer. En estos días en los que se ha puesto el acento y atención sobre los daños a obras como el monumento a la Virgen del Rocío de la Plaza del Punto, realizada por Elías Rodríguez Picón, que fue objeto de [Img #211042]una pintada, o los grafitis de Man o Matic, tapados con pintura blanca en la plaza del antiguo mercado, vuelve otro monumento a su lugar. Se trata de la escultura que el onubense Víctor Pulido hizo para Moguer sobre Platero, el burrito universal que inmortalizó Juan Ramón Jiménez. Fue dañado intencionalmente y tras una restauración ya luce en su lugar. Así lo decía feliz el autor en las redes sociales. "Hoy por fin, después de unos meses de restauración PLATERO vuelve a lucir en la plaza de las Monjas de Moguer, no hay escultura que este exenta de la barbarie y espero que no vuelva ha ocurrir un hecho similar, el que ataca a una obra de arte ataca a su pasado y destruye su futuro. Mi agradecimiento al Ayuntamiento de Moguer y a todo su equipo y por supuesto a Francisco Rejano Zapata por la excelente intervención", expresó. Que así sea y luzca muchos años para ser disfrutada por moguereños y visitantes.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 14 septiembre 2018 a las 11:45
MARIANO
La cámara grabó a un negro en el baño público que decía " algo no me cuadra ¿qué hago con esta porra si no soy mozo de escuadra?".

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress