Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

huelva24.com
Jueves, 13 septiembre 2018 | Leída 2450 veces
Desde el 87 sólo ha habido 17 casos

Un joven onubense recibe tratamiento antirrábico tras ser mordido por un murciélago

Marcar como favorita

13.24 h. Un joven de Huelva de 19 años y una mujer de 59 años en Valladolid son los dos únicos casos en España que han tenido que recibir este verano el tratamiento antirrábico tras ser mordidos por murciélagos portadores del virus, según informa El País, que recuerda que desde 1987 sólo se habían registrado 17 casos de agresiones de murciélagos a personas.

[Img #211016]El caso de Valladolid se produjo el 21 de junio, cuando la mujer abrió un armario en su casa y fue atacada por el animal. Dos días más tarde el joven onubense vio que su gato jugueteaba con un murciélago y, al tratar de quitárselo, sufrió el mordisco. Los dos afectados se encuentran bien, ya que acudieron a centros sanitarios, donde tras lavarse la herida, le pusieron una inyección de inmunoglobulina antirrábica y una pauta de vacunas. Además los murciélagos fueron remitidos al Centro Nacional de Microbiología.

 

El último brote en España del ciclo urbano se produjo en Málaga en 1975 y causó la muerte de dos personas. Fue, tras las campañas masivas de vacunación a perros y gatos de los años 60 y 70, el último latigazo de la enfermedad en nuestro país. En 2004, sin embargo, una mujer de origen marroquí murió en Madrid tras haber contraído la enfermedad en su país, donde la rabia en perros aún no ha sido erradicada.

 

La rabia es mortal en prácticamente el 100% de los casos si llega a desarrollarse. Es importante recordarlo para que cualquier persona, ante un caso similar, se lave bien la herida con agua y jabón y acuda de inmediato a la red sanitaria pública.

 

En el resto de Europa, una docena de personas han muerto en las dos últimas décadas tras ser mordidas por murciélagos y no pedir asistencia médica hasta desarrollar los primeros síntomas, cuando el avance de la rabia ya es imparable. En los Estados Unidos, se producen unas tres muertes anuales por este motivo. Los síntomas de la rabia incluyen fiebre no muy alta, cambios en el estado de ánimo, nauseas y vómitos, fotofobia (intolerancia a la luz), babeo y convulsiones, entre otros. Cuando el virus entra en el organismo de una persona, empieza a extenderse por las células nerviosas hasta alcanzar el cerebro. El periodo de incubación va de cinco días a un año, con una media de 20 días.

 

Solo media docena de personas han sobrevivido a la rabia sin haber sido vacunadas y tras el inicio de la enfermedad. Ha sido gracias al llamado protocolo de Milwaukee, que consiste en provocar un coma farmacológico al enfermo y administrarle antivirales. El protocolo, sin embargo, no tiene éxito en la mayoría de las ocasiones.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress