Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Ubric
Miércoles, 12 septiembre 2018 | Leída 233 veces

Salmerón es la diferencia

Marcar como favorita

El fútbol no tiene memoria. Cambia de la noche a la mañana. De ahí por cierto su grandeza. El actual Recre huele de manera distinta. La afición ha vuelto a ilusionarse y de golpe y porrazo ha eliminado de su mente las tres anteriores temporadas de penurias en Segunda B. Hay que tener los pies en el suelo pero también licencia para soñar. Hay una plantilla decente y, sobre todo, un técnico con conocimiento de la categoría. Y además la intención del club es la que de una vez por todas el pago de las nóminas esté al día. Eso se antoja vital para poder vivir un año diferente a la época reciente y en el que principalmente se hable del balón y no de los despachos.

No me creo del todo las palabras de Óscar Carazo en las que señaló que el Decano tiene el sexto o séptimo presupuesto de la categoría. Pienso que está entre los tres o cuatro primeros. O eso, o que el trabajo del director deportivo ha rozado el sobresaliente (que también puede ser). El caso es que la plantilla albiazul es de las más compensadas del grupo y hay jugadores que son posiblemente los mejores de su puesto en el grupo IV de Segunda B, y hablo por ejemplo de Marc Martínez, Tropi o Alberto Quiles. Y principalmente se ha acertado en la contratación de José María Salmerón, un técnico ‘perro viejo’ de la categoría que sabe lo que se cuece. Se acabaron los experimentos en el banquillo. La experiencia es un grado y el capitán de barco tiene que ser un líder y no alguien al que le tiemble el pulso, porque esas dudas durante la semana y en los partidos se transmiten al vestuario. Ahora si hay que ser prácticos e ‘italianizar’ los partidos se hace sin problemas. Más vale un punto para el casillero que marcharse de vacío.

 

En las tres pasadas temporadas partidos como el Cartagena se habrían declinado del lado rival y sin embargo el Recre supo amarrar un empate que a la larga seguro que tiene su importancia. Con cierto aburrimiento, pero es un punto que ya nadie le va a quitar de su casillero. Y además estoy convencido de que el míster albiazul acabó más contento con la imagen dada por su equipo ante el poderoso equipo murciano que en los triunfos frente al Don Benito y el Badajoz. Así que hay que ser resultadistas pero hasta cierto punto. Es decir, que la imagen de solidez y las sensaciones también cuentan de cara al futuro. Ahora la clasificación importa pero también es anecdótica y hay que mirar también otros detalles. Que posiblemente el mejor conjunto del grupo no te cree ni una ocasión en noventa minutos refuerza seguro la confianza de un plantel que tiene muchísimo margen de mejora, sobre todo a la hora de tener ideas con el balón en los pies.

 

En defensa los deberes se están haciendo a la perfección. Y el once tipo de Salmerón se va definiendo. La portería (Marc Martínez), la defensa (Pina, Israel Puerto, Iván González y Pablo Andrade) y el hombre que da equilibrio al equipo (Tropi) están más que claros. Y parece que también Fernando Llorente, Caye Quintana y Alberto Quiles cuando ya pueda jugar van a tener una plaza más o menos fija en la alineación. Ya llevo nueve futbolistas. Y en cuanto a los otros dos puestos, van a bailar en función del rival de turno y del estado de forma. Y lo bueno es que hay mucha polivalencia en el centro del campo y el ataque. Por eso hay que tener paciencia con este Recre, ya que entre que hay 17 nuevas piezas a las que ensamblar, que el césped está como está y que los adversarios en ocasiones se encierran lo lógico es que el fútbol combinativo y más ofensivo, profundo y vertical vaya apareciendo de manera progresiva.

 

Ahora lo importante es hacer un bloque sólido y reconocible. Que los rivales sepan que este Decano muerde y que  va a ser muy difícil meterle mano. Lo demás ya vendrá solo porque calidad hay de sobra en el plantel. Además, dejémonos de milongas y no queramos ser más papistas que el Papa. Después de tres años viendo lo que es el pozo de la Segunda B, creo que ya deberíamos haber aprendido que aquí no hay ningún Real Madrid ni ningún Barcelona y que todo está muy parejo y los encuentros se deciden en pequeños detalles. Nadie se pasea. 1-0, como ante el Don Benito y 0-1 como frente al Badajoz. Y seis puntos para el zurrón sin hacer ruido. Esta es la realidad de esta categoría bonita e igualada pero también bastante mediocre. Créanme, durante el ejercicio no habrá una gran diferencia entre los cuatro que luchen por subir y los cuatro que desciendan. A veces no se sabrá quién es el chico y quién el grande.

 

Sumar semana a semana y cuando queden dos meses de competición tratar de apretar los machos. No hay otra. Y lo que ya he comentado en varias ocasiones: para ascender ni siquiera hace falta ser primero de grupo (aunque otorga muchas ventajas), y si no que se lo pregunten en la última década al Córdoba o al Cádiz. Pero no hablemos todavía de objetivos que el fútbol es muy traicionero, tan sólo llevamos tres jornadas y además ahora vienen curvas en el calendario con el Murcia, el UCAM y el Ibiza en el horizonte. Hay que seguir creciendo y construyendo un bloque bastante compensado y que a poco que vaya cogiendo confianza en ataque seguro que nos va a dar alegrías. Vendrán malos momentos y la liga es eterna, pero si hay comunión entre los diversos estamentos y no se habla demasiado de lo extradeportivo (algo que se antoja complicado) todo será más fácil. Así que no nos volvamos locos ni catastróficos si de repente el Recre se sitúa en la zona media de la tabla y no en la alta. Porque seguramente pasará y hay que estar preparados. Esto es una carrera de fondo.

 

Ya sabemos (yo al menos lo tenía bastante claro desde el principio) que no va a haber venta como mínimo hasta las elecciones de mayo. Para el apartado deportivo seguro que eso al final es más una ventaja que un inconveniente porque así los profesionales no trabajarán con incertidumbre. Ya parece haberse agotado el cupo de episodios surrealistas, aunque en el último lustro este club no ha dejado de sorprendernos y a saber lo que nos podemos seguir encontrando. Eurosamop seguirá engordando su cuenta corriente, el Ayuntamiento de Huelva tirando balones hacia adelante y pidiendo préstamos a diestro y siniestro y Krypteia Capital estando pero sin estar. Todo de lo más normal, vamos. No era una empresa fiable, y nuestros ‘hermanos’ de Córdoba ya nos habían hecho estar alerta. Pero tampoco es de recibo el ridículo del propietario del Decano de seguir sacando pliegos y más pliegos cuando las cuentas de la entidad albiazul no están ni siquiera auditadas y cuando hasta las elecciones esto no se le quería vender a nadie. Después ya veremos lo que sucede. Ahora el club está mejor que cuando se le expropió a Gildoy. Pero no sabemos cómo estará en mayo si no se logra ascender. En fin, que toquemos madera y que ojalá que Salmerón, nuevo ídolo del recreativismo, sea capaz de llevar a buen puerto esta difícil papeleta. Su suerte será la nuestra.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 1 octubre 2018 a las 09:00
MARIANO
La fecha del artículo es 12 de septiembre ¿Escribirías hoy, 1 de octubre, lo mismo? El Recre desaparece, me temo. Va contra natura y no hay fórmula que lo salve. Dinero tiene, entrenador tiene, plantilla..., Estadio tiene. Solo le faltan aficionados. Me refiero a aficionados de verdad, de la afición que se enfada y pita a los jugadores y les exige y paga y les obliga a partirse el alma cada domingo. Ahora lo que hay es que si mi abuelo, que si seña de identidad, que si decano. Hay adictos al Recre, buenas gentes, maravillosas, que no se merecen lo que la plantilla les está dando. Tienen una ilusión que entre todos estamos destrozando y que empieza a manifestarse en cansancio y pereza en ir al Estadio. A ver si
arreglamos esto.

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress