Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Narciso Rojas
Sábado, 14 julio 2018 | Leída 224 veces
Opinión de Narciso Rojas, presidente del Recre Trust

Capitanes Intrépidos 'NuñezSeQueda'

Marcar como favorita

¿Pueden los hechos y las cosas concebirse fuera de la estructura proposicional del lenguaje? ¿Hay mecanismos para contradecir, corregir, oponerse a las ideas o a las cosas más allá del sistema de enunciados que le dan forma?

No todo en la vida es fácil de arrancar de las garras de la dialéctica, del corsé del lenguaje, de la interpretación subjetiva –incluso plurisubjetiva- pero a veces nos encontramos con ideas tan objetivas que transcienden de las experiencias individuales y nos convierten a todos en contingentes.

 

En el mundo del fútbol son muy pocas las certezas y las realidades que existen con independencia de nuestras descripciones, pensamientos y opiniones. Entidades, estas tan escasas, independientes de todo y de todos, con una vida propia y objetiva.

 

El fútbol es un mundo dado a la mitología; de hecho el fútbol necesita de la mitología para sobrevivir; y en el caso de nuestro club, el Recre, esta mitología no solo se compone de leyendas de la antigüedad. Los aficionados actuales nos sentimos como habitantes de la Grecia clásica, coetáneos de las hazañas relatadas por Homero o Virgilio, en la que los Dioses y los héroes se movían entre los mortales.

 

Algún día alguien escribirá lo que ha ocurrido y está ocurriendo en el Decano del fútbol español en nuestros días, y con la pátina de leyenda que le da a los relatos la lejanía en el tiempo, algunos reconocerán a los héroes y semidioses que ahora viven entre nosotros.

 

El trabajo de personas como Jesús Vázquez y Antonio Núñez para soportar sobre sus espaldas la base deportiva de este club en los años oscuros; su lealtad, su valentía, su inteligencia y su entrega; y su humildad ennoblecen a este escudo. Capitanes intrépidos que mostraron calma cuando más se necesitaba; mostraron enfado cuando tocó; y lideraron a sus equipos porque estos depositaron en ellos sus destinos. Capitanes junto a los cuales los océanos empequeñecen, y las travesías son un fin en sí mismas.

 

El fútbol tiene sus héroes, y uno muy importante para nosotros los recreativistas de este Recre clásico e histórico que estamos viviendo es Don Antonio Núñez. Queremos que se despida del fútbol en nuestro equipo; queremos que nos guíe de nuevo; queremos que la última camiseta que vista sea la de el Decano del fútbol español, porque sabemos que es lo que quiere, porque piensa que eso es un orgullo para él, pero sobre todo porque el Recre debe cuidar a los que le dan todo lo que tienen; porque honrar a hombres como Antonio Núñez es lo que realmente hace que los clubes se hagan grandes; porque por encima de títulos y ascensos están el honor, la humildad y el eterno agradecimiento a los nuestros. Si queremos ganar títulos y conseguir ascensos el camino es ese, hacernos grandes honrando a los Capitanes Intrépidos. Si nadie se encarga de esta tarea en el Recre nos tocará a nosotros, los aficionados de infantería, hacer que el club honre a los suyos.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress