Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jueves, 5 julio 2018 | Leída 1470 veces
confidencial

El runrún: ¿Ola de calor? Va a ser que no

Marcar como favorita

Lo reconocemos: a todos los medios de comunicación nos encanta ejercer de meteorólogos y no hay pronóstico del tiempo sin titulares de esos que invitan a refugiarse ante la llegada del Apocalipsis en forma de diluvio, vientos huracanados u olas de abrasador calor africano.

[Img #206694]De esta fiebre por vender la peor predicción posible no se salvan ni populares aficionados al tema como @meteohuelva, que en su afán por advertir de forma altruista a sus seguidores de lo que está por venir, también se deja llevar por esa tendencia a lo superlativo de la que hablamos. Nos referimos a las noticias que a comienzos de semana alertaban en algunos medios onubenses de la llegada, a partir del próximo lunes, de la primera ola de calor del verano. Afortunadamente, siempre podemos acudir a los profesionales del asunto, los técnicos de la Agencia Estatal de Meteorología, por ejemplo, para que nos aclaren conceptos como este que nos ocupa. Así pues, ¿qué es una ola de calor?, ¿qué valores deben alcanzar las  temperaturas?, ¿cuántos días tienen que mantenerse? Tomen nota: ”Se considera ‘ola de calor’ un episodio de al menos tres días consecutivos (...) en el se registran máximas por encima del percentil 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000”. Esto quiere decir que hablamos de valores distintos según la zona de la que se trate. Incluso si nos ceñimos a nuestro territorio, la ‘temperatura umbral’ para poder hablar de ‘ola de calor’ con propiedad es bastante variable, como vemos en el mapa que nos muestra la Aemet. Yendo al grano, y para no desviarnos por vericuetos estadísticos, las temperaturas deben ser inusualmente elevadas y mantenidas en el tiempo. Y claro, 40ºC en julio en el [Img #206742]Andévalo o el Condado, por poner un ejemplo, entra dentro de la normalidad. Resumiendo, que de ola de calor, de momento, nada de nada (entre 31 y 37 grados de máxima el lunes), aunque si alguna vez nos sorprende anunciando una, por si las moscas... no nos haga mucho caso.

 

Adiós a Juan, del bar Casa Miguel. Día triste el de este jueves para la gran familia del Mercado del Carmen, que se ha despedido para siempre de uno de sus miembros más queridos, Juan Amor Rodríguez, propietario del centenario bar Casa Miguel. Sorpresa es la palabra que mejor cuadra a una noticia que ha provocado una oleada de cariño que se ha echo patente en las redes sociales, donde quienes le conocieron –innumerables, teniendo en cuenta su vinculación al mundo rociero, cofrade y recreativista– no han dudado en destacar sus mayores virtudes: su humanidad, por encima de todo, y un amor desmedido por todo lo relacionado con su tierra. Descanse en paz.

 

Nueva vida para una burra. En el panorama nacional existe, dentro del mundo animalista, numerosas campañas para la protección de animales que animan a la adopción en lugar de comprar animales, en su mayoría, de compañía. Por desgracia, es común en estos meses de verano que estas asociaciones cuenten con avisos de abandono, mayormente de mascotas, dobre todo perros y gatos. Sin embargo, el pasado miércoles, en las inmediaciones del hospital sevillano de Bormujos apareció una burra adulta [Img #206743]que se encontraba perdida. La Policía, que acudió para poder reconocer vía microchip la procedencia del animal, observó cómo carecía de él, así que tras darle agua alguno de ellos tuvo la feliz idea de ponerse en contacto con quienes se han convertido en los ángeles salvadores de estos cuadrúpedos en peligro de extinción. Nos referimos a la asociación 'El Burrito Feliz', ubicada en el Parque Nacional de Doñana, donde ya se encuentra adoptada y disfrutando de una nueva vida. El presidente de la asociación, Luis Bejarano, ha reconocido que “de forma continuada organizaciones animalistas inundan los medios de comunicación de noticias de maltrato animal que acaban en tragedia o denuncias y, realmente, nos olvidamos del trabajo constante de servidores del orden como estos policías de Bormujos, que son capaces de resolver este problema de una forma tan rápida y profesional”. Enhorabuena, pues, a los policías, a la asociación... ¡y desde luego a la burra!

 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress