Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel Rayo
Viernes, 1 junio 2018 | Leída 414 veces

Opositores de primera, opositores de segunda

Marcar como favorita

Hace dos días llegó a mi correo electrónico el examen de las oposiciones en Cataluña. En concreto, era el de la especialidad de Geografía e Historia del Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria. Y claro. Tal y como está el patio, pues lo primero que se me vino a la cabeza fue el tema del independentismo. Ansiaba abrir el PDF para ver donde estaba la polémica. Es decir, encontrar en que parte del texto que se proponía como práctica decía que Cataluña fue un reino o en la práctica de Geografía, ver si Cataluña era uno de los países más industrializados del mundo, obviando a España.

Pero por más vueltas que le di al examen -incluso una compañera me lo tradujo del catalán al español- no había tal polémica. Era un examen correcto. Su contenido carecía de cualquier atisbo de manipulación. Es más. Quién no haya aprobado ese examen, es que no ha estudiado.


Pero claro. El asunto estaba en que YA SE HABÍAN CELEBRADO LAS OPOSICIONES EN CATALUÑA. Sí, lo resalto en mayúsculas porque ahí está el quid de la cuestión, no en el contenido del examen. Es decir. Se han celebrado dos meses antes que en Andalucía y en el resto de Comunidades Autónomas o las cuartas taifas que tenemos en esta cosa llamada España.


Es muy sencillo de deducir. Aquellos catalanes que no hayan aprobado el examen o la nota no les de para trabajar, pues bajan a Andalucía y hacen también el nuestro. Y claro. En la especialidad a la que se presenta un servidor, ofertan unas 550 plazas. Casi nada. Así que lo más normal es que el 24 de junio, fecha aproximada en la cual se celebre el primer examen, me vea rodeado de otros aspirantes que no sean de Andalucía. Lo cual no me parece mal. No me parece mal si nosotros, tanto andaluces como el resto de ciudadanos de este simulacro de nación que pertenecemos a regiones que no tienen lengua cooficial, pudiéramos hacer lo mismo. Pero no. Para opositar en Cataluña, Galicia, País Vasco, Islas Baleares o la Comunidad Valenciana necesitas saber su segundo idioma. Da igual que seas la reencarnación de don Ramón Menéndez Pidal o lo más parecido a Ian Gibson. Lo importante es saber alguno de estos idiomas. Si luego no sabes en que época fue la Batalla de Lepanto o el Concilio de Trento, es lo de menos. Pasa como con los médicos o enfermeros. Para saber pinchar una nalga, nada mejor que saber euskera, oiga. Vamos, que sino parlas ese idioma -que sólo se habla en lo más profundo del País Vasco- no hay forma de optar a una plaza de medicina o de profesor.


Y me parece genial que en este país haya esta diversidad cultural, porque eso dice mucho de España. Somos uno de los países más antiguos y con más historia del mundo y de ahí viene esta riqueza lingüística. Pero no hagamos discriminación con ello, sino igualdad.


Ahora que está de moda el artículo 155 -de garrafón, por cierto- habría que modificar aquel que dice que “todos los españoles somos iguales antes la ley”. Bueno. Habría que modificar muchos, muchísimos. Como el de “derecho a una vivienda digna”.

 

¿Por qué vienen a disputarme una plaza a mi región cuando yo no puedo ir a la suya? ¿Es esto igualdad ante la ley? Pues no. No lo es. Y quién lea este artículo probablemente apele al descalificativo fácil: “facha”, “reaccionario”, “casposo”… Esos que, por cierto, no tienen ni puñetera idea de lo que fue el fascismo. Ahí tienen a la alcadesa de Barcelona, llamando “facha” a un militar que participó en la Guerra de Cuba, o sea, 24 años antes de nacer el Fascismo con Benito Mussolini.


Evidentemente, sólo me queda el derecho al pataleo. A darle a la tecla. Y no voy a reprocharle nada a ningún opositor que venga desde otra comunidad autónoma con lengua cooficial. Faltaría más. Ellos no tienen la culpa.
Y no creo que esto cambie. Desgraciadamente, en este país el peso del nacionalismo catalán y vasco es muy importante. Tanto, que somos una colonia de ellos. O un protectorado, llámenle como quieran. Tampoco sería justo meterlos sólo a ellos en el saco. En comunidades gobernadas por el Partido Popular, ocurre tres cuartos de lo mismo con el acceso a la administración pública. Da igual de tus aptitudes. O hablas su idioma o no te aceptamos.

 

Por eso siempre he echado de menos un partido político en Andalucía que defendiera lo andaluz con la fuerza que lo hacen otros, aunque sin traspasar ciertas líneas rojas. Hubo un momento en el que el Partido Andalucista parecía que podía ser, pero el pesebre socialista en nuestra región es un lastre muy pesado.


Y, para finalizar, soy pesimista en este sentido. No creo que la situación cambie. Porque todos los gobiernos siempre han necesitado tanto de Cataluña como de País Vasco para apuntalar su sillón. Y eso repercute en el hecho de que cada vez más dinero de nuestros bolsillos va hacia el Norte y Este de nuestro país, mientras aquí abajo esperamos que nuestros bisnietos puedan viajar en AVE entre Sevilla y Huelva -para entonces ya existirán los coches volantes-, el desdoble de la Hueva-Badajoz o la finalización de las obras del CHARE de Aracena. Y también incluyo a nuestros hermanos extremeños, donde las dos provincias más grandes de España tienen unas infraestructuras ínfimas. Pero claro, lo importante es que el AVE llegue directamente hasta el aeropuerto de El Prat o se le den 70 millones de euros en infraestructuras al País Vasco. Mientras tanto, el resto de españoles seguiremos remando en galeras.
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Domingo, 3 junio 2018 a las 22:54
Juan José Bejarano Lepe
Pues me parece una reflexión muy acertada y se corresponde mucho con la realidad que tenemos en esta España que no se cuanto durará con esta clase política tan nefasta y tan falta de realidad
Fecha: Domingo, 3 junio 2018 a las 12:38
Masa
Estimado opositor, bienvenido al club...... Es complicado entrar en el mercado laboral cuando tienes una edad en la que quieres iniciar-afianzar una vida y estas situaciones te enervan, con toda la razón, cuando además se lleva repitiendo, no sólo en las oposiciones que comentas , sino en todos los aspectos de la vida económica de este bendito país..... Te escribo esta reflexión para que también pienses en otras personas que, además de tener ese gravísimo inconveniente del que hablas,han cumplido muchos años para buscar trabajo cara a cara, pero pocos para poder ver la vida desde la jubilación y se enfrentan a oposiciones donde el que se sienta junto a ti puede ser tu [email protected] Son situaciones que no comentas en tu reflexión y que también podrías incluir en todos los inconvenientes que se encuentran otros opositores.....SALUDOS
Fecha: Domingo, 3 junio 2018 a las 01:10
Otro opositor
Digo que el planteamiento del artículo es erróneo: no hay opositores de primera y de segunda, las pruebas no vulneran la "igualdad ante la ley", los exámenes exigen lo mismo a todo el mundo. En Cataluña, obviamente, se precisa saber catalán, porque el catalán es una de sus lenguas oficiales, porque es la lengua materna y predominante de gran parte de su población y porque la enseñanza se imparte en catalán. Es necesario conocerla, pero es una necesidad común a todos los opositores, independientemente de la comunidad autónoma de la que provengan. No es un caso de discriminación, cualquier aspirante que oposite en Andalucía también tendrá que adaptar su programación a nuestra legislación, conocer nuestras Órdenes y Decretos e incluso priorizar el estudio de ciertos contenidos cuyo manejo se requiere en mayor medida en nuestra comunidad que en otras (arte andaluz, población andaluza etc).

¿Que la pluralidad lingüística "sólo sirve para dividir"? Es sólo una opinión (que no comparto). Se oposita para ser funcionario/a, lo que implica garantizar el derecho del alumnado a recibir una educación conforme a lo que la legislación prescribe, no conforme a lo que uno opine.
Fecha: Viernes, 1 junio 2018 a las 15:56
Para otro opositor!
Lo de la necesidad de aprender otras lenguas.........
Si se refiere usted al vasco, por ejemplo, no lo hablan ni las personas nacidas allí. Cuando URKULLU habla lo hace en español, porque de otro modo no se enteraria la mayoría de los vascos.
Transformar en necesidad algo que sólo sirve para dividir, cuando hay 10000necesidades más urgentes es simplemente sectarismo.
¿ Qué oposición realizan los políticos Asesores,cargos, personal de confianza.........?
¿Q. oposición ha hecho Pedro Sánchez para ser presidente de Gobierno?
Fecha: Viernes, 1 junio 2018 a las 09:46
Otro opositor
Las condiciones son las mismas. Usted podría haberse presentado en Cataluña e incluso haber aprobado si, además de conocer y manejar su idioma, demuestra las aptitudes que requiere el proceso. Si no sabes cuándo fue "la batalla de Lepanto o el Concilio de Trento" no habrías tenido posibilidades de aprobar ni hablando un perfecto catalán. Cualquier catalán puede presentarse y aprobar aquí si, además de conocer el castellano, demuestra los conocimientos requeridos en las tres disciplinas que se abordan. Es decir, conocer varias lenguas oficiales del Estado redunda en una mayor empleabilidad, al igual que saber otros idiomas extranjeros.

Hay injusticias reales que sí son evidentes. Por ejemplo, que la escuela concertada, que supone un alto porcentaje de la cobertura del sistema educativo público, tenga libertad de contratación y su personal no tenga que superar ninguna oposición, con la merma en la calidad educativa que esto supone. Ataquemos eso y no a la necesidad de aprender otras lenguas para trabajar sobre otras realidades culturales; esa actitud es antipedagógica, incompatible con los principios de la profesión.

© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress