Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Jueves, 31 mayo 2018 | Leída 275 veces
Confidencial

El runrún: Baile y efectos especiales con Man o Matic

Marcar como favorita

Un video anuncia que algo va a ocurrir. Cuando imaginación, talento y ganas de expresar se juntan el resultado no puede ser malo, pero cuando los implicados son Man o Matic, 100 Kill-Ates y la gente de ‘Yo soy Loco’ la mezcla es mucho mejor.

[Img #204243]

 

Baile, ritmo, música y rapeo, trazos de graffiti a golpe de spray, un mural de fondo y efectos especiales con el ‘free style’ más genuino son los ingredientes en un vídeoclip de una gran carta de presentación del arte urbano onubense. El motivo no es otro que el undécimo aniversario de la comunidad ‘Yo soy loco’, una legión de bailongos sin complejos que ya demostraron en la plaza de las Monjas de lo que son capaces y que prometen que pasarán más cosas. Varios de ellos han usado como fondo las originales obras de Man o Matic para bailar al ritmo de un tema del grupo onubense 100 Kill-Ates, otros destacados en su género, y con unos imaginativos efectos especiales como complemento. “El XI aniversario está a la vuelta de la esquina y esta es nuestra manera de recordártelo. Junto a uno de los mejores artistas urbanos Manomatic y el rap de 100 Kill-Ates. El 22, 23 y 24 de Junio pasará algo parecido a esto”, advierten en las redes sociales, donde han dejado más pistas, aunque más enigmáticas. El evento del evento es “un menage a trois entre un unicornio, un cerdo y pablo iglesias en [Img #204244]traje. El unicornio representa la magia, el cerdo la lujuria y pablo iglesias al unicornio”. El viernes habrá almuerzo de bienvenida y workshops por la tarde. El sábado por la mañana más workshops y por la tarde jam, compety, shows, comida, banda de música, etc. Afterparty y un domingo chill con actividades muy chulas. Prometen más detalles.

 

La desesperación de ARBA Huelva. Tras denunciar una y otra vez actos vandálicos y robos en su vivero del parque Moret, parece que los responsables de ARBA Huelva han decidido tirar la toalla, impotentes ante una situación a la que no se pone remedio. Así lo ha anunciado, en una entrada de lo más amarga, el perfil de Facebook del colectivo, que ha explicado que el último asalto a su espacio es la gota que ha colmado el vaso, pues su generosidad a la hora de brindar ejemplares gratuitos para su plantación al Ayuntamiento de Huelva no se ha visto correspondida con un aumento de las medidas de seguridad tras las reiteradas denuncias. Por sus comentarios en esta red social, se ve que los impulsores de la iniciativa se sienten olvidados y consideran que la Administración local no agradece lo suficiente el trabajo –y los gastos que el mismo conlleva- desinteresado que realizan. Y ojo, porque hablamos de árboles, los que limpian nuestro aire, nos ayudan a regular la temperatura y hacen nuestra ciudad más habitable. Igual sí que había que darle cariño a ARBA Huelva, ¿no?

 

Nuestros ‘chochos’, un ‘superalimento’. Hace años eran productos desconocidos para el ciudadano medio y hoy podemos encontrarlos en los estantes de cualquier supermercado. Nos referimos a esos alimentos con propiedades ‘supersaludables’ que a todos nos resultan familiares: quinoa, chía, lino, sésamo,... Pero si es usted de los que cuando recorre con su carro los pasillos del Mercadona tiene la sensación de estar en una pajarería, sepa que tiene a su disposición otro ‘superalimento’ que, aparte de compartir con aquellas la misma condición humilde, tiene una ventaja que muchos onubenses apreciarán: son muy nuestros y al contrario [Img #204245]que las semillas, exóticas y no especialmente apetecibles, lo venimos considerando uno de los aperitivos más tradicionales y genuinamente choqueros. Hablamos de los altramuces, o los ‘chochos’, como popularmente los conocemos en esta tierra. Según nos cuenta el científico del CSIC José Carlos Jiménez-López en el blog ‘Ciencia para llevar’, del diario ’20 minutos’, las semillas del altramuz, que se convirtieron casi en el único sustento de muchas familias tras la Guerra Civil, hoy no están tan ‘de moda’ como la soja o alimentos como los citados al comienzo. Sin embargo, por sus excelentes valores nutricionales, su harina se usa para la fabricación de horneados como pizza, pan, y repostería, además de usarse en platos más elaborados, «dignos de restaurantes renombrados con estrella Michelín». Nuestro humilde altramuz, por lo tanto, comsumido o no en salmuera –la forma en que habitulamente lo encontramos por aquí– nada tiene que envidiar a aquellos otros tan publicitados, por lo que se le puede considerar igualmente un “superalimento”: es una fuente muy importante de proteínas, conteniendo el doble que los garbanzos y cuatro veces más que el trigo, mientras su contenido en fibra es del 34%, con bajos niveles de grasa (menos de un 6%) y abundantes ácidos grasos insaturados, sobre todo omega-6 y omega-9. Por si fuera poco, un cuarto de su contenido son hidratos de carbono más sanos que el de otros granos y está libre de gluten, pero no de vitaminas como la B12 o de minerales como el hierro, el calcio, el magnesio, el fósforo o el zinc. Podríamos seguir, pero creemos que con esta loa al altramuz, seguro que la próxima vez que nos los sirvan en un bar los miraremos con otros ojos.

Noticias relacionadas
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress