Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

huelva24.com
Martes, 29 mayo 2018 | Leída 132 veces
magazine

Cuántos downlight LED hay que instalar para conseguir la iluminación perfecta

Marcar como favorita

A la hora de decantarnos por downlight LED en la instalación de la iluminación del hogar, primero hay que conocer bien sus características y beneficios. De esa forma se podrá calcular cuántos hay que instalar para que la luz de cada habitación sea la adecuada.

Las luces downlight son focos con un ángulo de apertura muy amplio y si son LED, quiere decir que proporcionan una luz más natural y eficiente, con un encendido más rápido. Por lo tanto, si se va a optar por downlight LED, estas características son esenciales para saber cómo distribuirlos y además, forma parte de sus principales ventajas.

 

Ventajas en la instalación de downlight LED

 

  • Como el ángulo de luz que ofrecen los downlight LED es amplio, lo más aconsejable es separar su instalación de la pared y además, establecer una distancia apropiada entre ellos. Si el espacio entre cada foco es el adecuado, se puede conseguir la misma cantidad de luz en una estancia, pero instalando menos puntos. Esto se transforma por tanto, en ahorro, tanto por menor número de luces a comprar como por la menor cantidad de electricidad usada cuando se enciendan.
  • Este tipo de bombillas son especialmente recomendables para las habitaciones o zonas del hogar con un encendido y apagado de luces más intermitente, como pueden ser los baños, los recibidores, las zonas de pasillo y escaleras o incluso en la cocina.
  • La calidad de la luz que ofrecen es mucho mayor que una bombilla LED tradicional, siendo más natural y aportando una mejor visibilidad a la estancia. Esto no solo beneficia a la luminosidad de la habitación, sino también a la salud, porque no daña tanto los ojos ni hace forzar la vista. Son muy recomendables por tanto para zonas de lectura y habitaciones infantiles.
  • El consumo de los downlight LED es mucho más bajo que otros modelos de iluminación. Si incluyen además un transformador en su montaje, proporcionan hasta un 25% de consumo más eficiente, ahorrando en la factura mensual de electricidad.

 

Pasos para conseguir una iluminación perfecta

El nivel de iluminación de cada estancia viene recomendado en función de su uso y la actividad que va a tener lugar en ella. No es lo mismo la cantidad de luz necesaria en una habitación usada a modo de estudio o despacho que la de un pasillo o un aseo. El nivel luminoso se mide en la unidad lux e incluso, dentro de la propia estancia puede haber áreas con diferentes necesidades. Esto pasa sobre todo en zonas más grandes como salones o comedores y cuando es posible, conviene adaptarlas.

 

[Img #204032]Iluminación para un salón: la cantidad de luz general sería de unos 100 lux, pero las diferentes actividades realizadas en ese entorno varían la cifra. Leer en uno de los extremos del sofá necesitaría hasta 500 lux, pero para ver la televisión, serían unos 70 lux como máximo. Por eso, si el área es lo suficientemente grande, habría que realizar diferentes distribuciones de los puntos de luz teniendo en cuenta la ordenación del espacio.

 

Iluminación para la cocina: esta estancia es más pequeña que el salón sin embargo, necesita entre 300 y 600 lux dependiendo de si es un uso general o se está en la encimera cocinando. Como no suelen ser estancias grandes, se pueden establecer dos puntos de luz complementarios para no sobrecargar de luminosidad el espacio cada vez que se entre en él.

 

Iluminación en los dormitorios: el uso de la habitación de un adulto, normalmente no necesita más de 100 lux, incluso si se lee a menudo en la cama, se pueden instalar hasta 500 lux como se indicaba en el apartado del salón. Para los niños sin embargo, que hacen más uso de este espacio y tienden a realizar actividades como manualidades o deberes, lo ideal es llegar a los 500 lux.

 

Iluminación para aseos y cuarto de baño: los aseos tienen un uso de menos tiempo, por lo que una iluminación general de unos 100 o 200 lux bastaría. Para los cuartos de baño, donde se suele pasar algo más de tiempo al arreglarse, se deberían instalar algo más de 300 lux. En este apartado es importante comprobar que los focos utilizados cuentan con las protecciones recomendadas y adecuadas contra la humedad y los vapores (llamada certificación IP).

 

Iluminación en zonas de paso: por último, los pasillos, recibidores y escaleras no necesitan más de unos 100 lux ya que son áreas de encendido breve e intermitente.

 

A pesar de todas estas recomendaciones, lo mejor es acudir a profesionales que ayuden a distribuir eficientemente la cantidad de luz en todo el hogar. De esta forma, no se comprarán más bombillas de las necesarias y además, supondrá un ahorro considerable en la factura de la luz. A largo plazo, es posible amortizar la inversión.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress