Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Agencias
Martes, 8 mayo 2018 | Leída 172 veces
ASESINATO DE JOSÉ RACHÓN

La Audiencia deliberará este miércoles si el crimen del Campillo es con jurado popular o profesional

Marcar como favorita

19.05 h. Esta vista se lleva a cabo a raíz de dos recursos al citado auto interpuestos por las defensas. En el primero solicita que los hechos sean juzgados por un jurado profesional al entender que "en los mismos no hubo asesinato ni homicidio sino un fallecimiento accidental". Por otro lado, en el otro recurso pide que no se utilice la información hallada en un teléfono móvil que entregó a los agentes la madre de unos de los acusados al principio de las actuaciones.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva deliberará este miércoles, tras una vista que comenzará a las 10.30 horas, si el crimen de José Rachón, el hombre de 78 años cuyo cadáver apareció el 1 de septiembre de 2016 con signos de violencia en la finca que guardaba, ubicada en El Campillo, será juzgado por un jurado profesional o popular, como ya dictó en un auto el pasado mes de enero el Juzgado de Instrucción 2 de Valverde del Camino.

 

Por estos hechos se encuentran en prisión preventiva cuatro varones y un menor, entre 17 y 24 años cuando ocurrieron los hechos, estando ya el menor condenado a seis años en un centro de internamiento y a otros dos de libertad vigilada tras una sentencia de conformidad, al considerarlo la jueza de Menores culpable de un delito de asesinato, de otro de robo con fuerza y otro de robo con violencia, con la agravante de abuso de superioridad, imponiéndole además el pago de una indemnización de 30.000 euros para los hijos de la víctima.

 

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, esta vista se lleva a cabo a raíz de dos recursos al citado auto interpuestos por las defensas. En el primero solicita que los hechos sean juzgados por un jurado profesional al entender que "en los mismos no hubo asesinato ni homicidio sino un fallecimiento accidental". Por otro lado, en el otro recurso pide que no se utilice la información hallada en un teléfono móvil que entregó a los agentes la madre de unos de los acusados al principio de las actuaciones, un recurso que en estos momentos podría carecer de sentido, ya que cabe recordar que los detenidos reconocieron los hechos.

 

El pasado mes de enero el juez que investiga la causa citó en el auto que los hechos investigados suponen un delito de robo con fuerza, otro de robo con violencia en casa habitada y de asesinato, por lo que correspondería ser juzgados por un tribunal del jurado. Hace unos meses se realizó en la vivienda, donde apareció el cadáver, la reconstrucción de los hechos del crimen, por los que se encuentran privados de libertad cinco varones con edades comprendidas entre 17 y 24 años, estando condenado ya el menor.

 

La misma se llevó a cabo de mano de uno de los adultos y del citado menor, los cuales reconocieron los hechos cuando fueron detenidos cinco meses después, en febrero de 2017, y cuyas explicaciones coincidían plenamente con los indicios existentes, no obstante repartieron más responsabilidad a los demás.

 

El móvil, el robo

La Guardia Civil confirmó que el móvil fue el robo, ya que los presuntos autores pensaban que este hombre guardaba en la casa 14.000 euros procedentes de una posible compra y venta de animales o de pienso, una circunstancia que no era real, y únicamente pudieron sustraer 20 euros, un televisor, una motosierra, seis paquetes de tabaco y dos cartillas de ahorro, tras golpear al anciano.

 

Al respecto, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, Ezequiel Romero, informó en rueda de prensa de la secuencia de los hechos cuando estos varones fueron detenidos y se mostró convencido de la autoría de estas personas -una de ellas ya estaba en prisión por unos hechos ocurridos en Barcelona-, a la par que aseguró que se esclarecieron tres casos más de robo en los que estos hombres estarían también implicados.

 

Tal y como la Guardia Civil pudo reconstruir la secuencia, esa misma noche iban estas cinco personas en un mismo vehículo, pero tras pinchar una rueda emprendieron la marcha a pie por el camino que discurre entre los municipios de Minas de Riotinto y El Campillo, para dirigirse a la piscina municipal de la segunda localidad, donde cometieron un robo con fuerza en el interior del bar, apoderándose de algunos comestibles y bebidas, llegando incluso a consumir algunos de ellos in situ, y guardando el resto en bolsas de basura, que ocultaron en las inmediaciones, para continuar acto seguido hasta el lugar del crimen.

 

Una vez en las inmediaciones de la finca, que guardaba José Rachón, se escondieron alrededor de la puerta y cuando éste abrió recibió un fuerte puñetazo en la cara por parte de uno de los jóvenes, cayendo al suelo de espalda, siéndole imposible su defensa a pesar de portar un palo de fregona, ni pedir ayuda, debido a la superioridad de los agresores y su aislamiento.

 

Durante casi cuatro horas, mientras unos registraban la vivienda en busca del dinero, otros les golpearon con el fin que les indicara el lugar donde se encontraba, negando siempre el fallecido tener en su poder ese dinero.

 

Los presuntos autores portaron los enseres sustraídos utilizando un carrillo de obra, que previamente habían robado en la piscina, emprendiendo el camino de regreso a Minas de Riotinto, teniendo que abandonar y esconder el televisor y la motosierra, al encontrarse durante el trayecto con algunos vecinos que paseaban por la vía verde y con un vehículo, pues ya eran las 7,00 horas.

 

La detención

Así, el 1 de febrero de 2017, justo cuando se cumplían cinco meses de los hechos, los agentes que realizaron la investigación, con el auxilio de otras unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, coordinadas por el Juzgado de Instrucción número dos de Valverde del Camino y de la Fiscalía de Menores de Huelva, procedieron al registro de cuatro domicilios, dos en El Alto de la Mesa-Minas de Riotinto, uno en la barriada de La Naya de Minas de Riotinto y otro en El Campillo, procediendo a la detención de estas personas.

 

Igualmente los agentes encargados de la investigación, durante el periodo que duró la misma, esclarecieron otros tres delitos contra el patrimonio y recuperado algunos de los efectos sustraídos, dando por desarticulada esta organización de la que alguno de sus integrantes ejercían una actividad delictiva muy intensa, que causó una gran alarma social en las comarcas de la Cuenca Minera, Andévalo y Serrana.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress